Fórmula 1

Fórmula 1

Ferrari, arrepentido de su monoplaza

Mattia Binotto, director de la 'Scuderia' reconoció errores a la hora de plantear el concepto del SF90.

xortunoferrari s monegasque driver charles leclerc and fe190815184958
Los dos Ferrari peleando en pista.  | AFP

Arnau Montserrat

En muchas ocasiones a Ferrari le faltó autocrítica. En muchas. Quizás de ellas aprendieron y la llegada de Binotto al frente del equipo ha aportado la capacidad en Maranello de reconocer errores que en el pasado no lograban ver. Hace mucho tiempo que no ganan nada y la desesperación está enquistada en las oficinas del la escuadra italiana. 2019 tampoco va a ser el año. 

No pintaban mal las cuentas en febrero tras los test invernales celebrados en Montmeló donde los de rojo salieron como principales favoritos. Incluso se decía que el concepto del Ferrari era claramente el ejemplo a seguir y que Mercedes se había equivocado. Habría que buscar esas lenguas que ahora callan.

Ha tenido que pasar más de medio calendario para que en Ferrari salgan a decir públicamente lo que ya se esperaba: “Estos neumáticos requieren más carga aerodinámica para calentarlos y hacer que funcionen. Si pudiera volver un año atrás, me concentraría más en la carga aerodinámica en comparación con lo que hicimos”, dijo Mattia Binotto, director de la ‘Scuderia’.  

Un año más, el concepto de coche no era el adecuado y de eso se dieron cuenta en Australia: “Nos sorprendió nuestro bajo rendimiento al comienzo de la temporada, porque tal vez no estábamos pensando en superar a Mercedes, pero al menos ir tan rápido como ellos, y no fue el caso en Australia”, afirmó.  

Red Bull ya está delante 

Lo están pagando Vettel y Leclerc que se deshinchan con el paso de las carreras. Los dos pilotos ferraristas han visto como el rendimiento de Red Bull no para de crecer y antes del parón de verano Verstappen les ha pasado la mano por la cara. Quedar solo por delante de Gasly distancia mucho de lo que esperaban al inicio de temporada.

Cierto es, que Ferrari mereció ganar en Bahréin donde Leclerc lideraba antes de que su motor dijera basta, y también la tuvieron muy cerca en Austria. Allí, la polémica maniobra de Max acabó por dejar de nuevo sin triunfo a Charles.

Pese al arrepentimiento desde la directiva de Ferrari, seguirán desarrollando el SF90 tras las vacaciones. Siempre con un ojo puesto en el concepto de la temporada que viene del que seguro esperan mucho más rendimiento que el actual.