Inicio Entrenamientos Perder grasa localizada, ¿es posible? La guía con todo lo que necesitas...

Perder grasa localizada, ¿es posible? La guía con todo lo que necesitas saber

perder grasa localizada

Corrientes actuales como la del “body positive” se extienden por las redes para invitarnos a practicar la autoaceptación, lo que resulta muy necesario. No se debe entender como una actitud pasiva, sino activa: la autoaceptación nos ayudará a ver nuestro cuerpo como un templo valioso que nos permite estar vivos, e interiorizarlo nos llevará a cuidarlo para también estar sanos. Además, no seremos tan permeables a mitos como el de perder grasa localizada.

Al estar demasiado influenciados por los cánones estéticos, daremos importancia a la imagen por encima de a cómo nos sintamos. No importa si la dieta y el ejercicio físico te hacen sentir bien, pues si das prioridad a la imagen sentirás frustración por no haber perdido caderas y sí pecho, por ejemplo, lo que te desmotivará y te llevará a abandonar.

Dos claves para evitarlo: 1) trabaja tu autoestima para quererte y aceptarte como eres, sin perjuicio de la implementación de hábitos saludables; y 2) infórmate bien para no dejarte llevar por esas mentiras del marketing que te crean una necesidad que no tienes para luego tratar de aliviarla con productos que no funcionan (aumentando tu frustración). Precisamente en el mito de perder grasa localizada nos ocupamos a continuación.

Qué es la grasa localizada

Lo primero es saber qué es la grasa y cómo se forma. Se suele pensar en ella como algo negativo, pero que hay que diferenciar la grasa esencial de la grasa de almacenamiento, cuyos rangos variarán en función de la edad y del sexo.

En el almacenamiento de grasa intervienen factores como la genética, pero los hábitos de vida son incluso más determinantes. Cuando comemos más de lo que gastamos, las calorías convertidas en triglicéridos se almacenan en los adopocitos, que son las células que contienen los triglicéridos, y su tamaño aumenta. Los adipocitos pueden llegar a tener hasta cinco su tamaño, así como multiplicarse para crear nuevas células con la misma función.

Ahondado en la cuestión y como explica MedLine Plus, los triglicéridos son el tipo de grasa más común en el cuerpo. Provienen especialmente de los alimentos ricos en grasas (como la mantequilla o el aceite), pero también de las calorías adicionales. El cuerpo liberará triglicéridos cuando necesite energía, pero tener un nivel alto aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

La grasa se acumula de manera desigual por el cuerpo, de manera que hay zonas que tienden a almacenarlas. Variarán entre sexos: los hombres almacenan grasa en la parte superior del cuerpo, y las mujeres en la parte inferior. Es lo que se conoce como grasa localizada. Ellas, además, tiene un porcentaje de grasa superior al de ellos.

¿Se puede perder grasa localizada?

Sentimos decepcionarte, pero el deseo de saber cómo perder grasa localizada tiene que ver con la desinformación generalizada y con el calado que el marketing tiene en nuestras vidas. Para quemar grasa localiza solemos enfocar la actividad física en esa zona, pero nuestro cuerpo estará utilizando grasa intramuscular (almacenada dentro del músculo) que no influye sobre nuestro nivel de salud o en el aspecto físico. No oxidará la grasa subcutánea específicamente en esa zona.

Si quieres eliminar grasa localizada de los brazos, por ejemplo, no te va a servir hacer muchos ejercicios de pesas varios días seguidos y dejar de lado el resto de zonas del cuerpo. La National Strength and Conditioning Association cita varios estudios para constatar esto, como el de Ramírez-Campillo y otros autores de 2013: tras 12 semanas entrenando solo la pierna no dominante, se redujo la masa grasa en tronco y brazos, mientras que no hubo cambios significativos en la masa magra, la masa grasa ni el porcentaje de grasa en las piernas.

No podemos perder de vista que el cuerpo funciona como una unidad funcional, y no como con conjunto de compartimentos estancos que forman un todo. Cuando hacemos ejercicio, el gasto calórico se aplica a todo el organismo, así que tu preocupación debe ser mantener esos hábitos saludables y no la acumulación de grasa en una zona determinada.

En qué zonas corporales se acumula más grasa

Como decíamos, la grasa localizada varía entre hombres y mujeres, pues mientras ellos suelen acumularla en la parte superior, ellas lo hacen en la inferior. Repasamos las zonas habituales de acumulación de grasa:

  • Abdomen. Los hombres suelen acumular más grasa en esta zona del cuerpo que las mujeres, y es la que se considera más peligrosa para la salud. Por lo tanto, eliminar la grasa localizada en la barriga va más allá de lo estético.
  • Caderas. Las famosas cartucheras son más habituales en mujeres, lo que se debe a cuestiones genéticas y de hormonas. Pese a la censura social, hay estudios que indican que producen sustancias útiles para prevenir enfermedades del corazón y del metabolismo. En su justa medida, claro, pues de lo contrario el deseo de eliminar grasa localizada en las caderas puede convertirse en una obsesión.
  • Muslos. También es más frecuente en mujeres, y es donde aparece la también censurada celulitis.
  • Glúteos. De nuevo, los estrógenos son los que explican que las mujeres acumulen más grasa en esa zona.

Son las zonas del cuerpo que más grasa suelen acumular, pero no las únicas. También es frecuente preguntarse cómo eliminar la grasa localizada en las rodillas, así como en los brazos o la papada. Un aumento de volumen en las rodillas también puede deberse a la retención de líquidos, lo que puede generar hinchazón, rigidez y dolor. Si es así, debes consultarlo con tu médico.

Cómo eliminar grasa localizada sin cirugía

Recuerda: para eliminar la grasa localizada, olvídate del mito de que ejercitando solo la zona lo vas a conseguir más rápido. Llevar una dieta sana y hacer ejercicio son las únicas claves como vimos con más detalle en estos consejos para el éxito para perder grasa corporal.

Entrenamiento

Para eliminar la grasa, necesitas quemar más calorías de las que consumes a diario. La alimentación y el ejercicio físico deben darse la mano, aunque respecto a esto último está especialmente recomendados el ejercicio cardiovascular, porque aumenta el gasto calórico; y el entrenamiento de resistencia, que aumenta la masa magra. También debes introducir ejercicios de fuerza.

Por otra parte, y dado que se trata de aumentar el gasto calórico, son más beneficios los ejercicios multiarticulares que los monoarticulares. Es decir, las sentadillas, las zancadas con mancuerna o las dominadas con lastre son mejores que ejercicios aislados como la extensión de piernas o los tríceps con polea.

Dieta

Si has leído con detenimiento hasta ahora, ya sabrás que la dieta para perder grasa localizada no existe. Huye los mensajes publicitarios que pretenden venderte cremas o pastillas, porque gastarás tu dinero e incrementarás tu frustración cuando vas que no funcionan.

Los dietistas y nutricionistas de Nutrygente dan una serie de consejos útiles a quienes quieren eliminar grasa localizada, siempre teniendo muy presente lo anterior. Uno de ellos es cuidar el balance energético, esto es, tener clara la fórmula: ingerir menos calorías de las que tu cuerpo necesita en el día a día.

Una vez estés en déficit energético para bajar de peso, controla la cantidad de proteínas que consumes para preservar la masa muscular y que el cuerpo tire de la masa grasa para quemar energías. Las proteínas, además, resultan saciantes, y las que puedes encontrar en carnes, pescados, lácteos, huevos y legumbres son suficientes sin necesidad de recurrir a los suplementos.

Evita hábitos tóxicos como el exceso de alcohol, pues su consumo se relaciona con el aumento de masa grasa. Y cuida el otro gran pilar del bienestar, que es el descanso. Dormir entre siete y ocho diarias conseguirá optimizar tu cuerpo, y la dieta resultará más efectiva.

Tratamientos estéticos

Eliminar la grasa localizada sin cirugía también es posible, de ahí que sea frecuente buscar opiniones de la mesoterapia en el abdomen y otros tratamientos. Repasamos algunos de ellos.

Inyecciones quemagrasa

Entre ellas citamos a la mesoterapia, que es una técnica estética para eliminar grasa localizada con microinyecciones. Se utiliza para quitar la celulitis o la flacidez, pero basta con que consultes las opiniones para constatar algo: aunque notarás resultados, estos desaparecerán rápidamente si no los acompañas con dieta y ejercicio físico.

Las clínicas también venden la intralitoterapia como tratamiento, con la promesa de que con un único pinchazo por zona y sin cirugía se puede eliminar la grasa localizada. Se trata de una solución microgelatinosa que libera sustancias que actúan sobre el tejido adiposo de manera controlada.

Por otra parte, comprar inyecciones quemagrasa es algo que no te recomendamos en absoluto. Muchas de ellas ni siquiera se venden en medios especializados, así que no sabes qué controles de seguridad han pasado ni cómo te van a afectar. Si quieres, probar con las inyecciones, ponte en manos de los profesionales de los centros de estética.

Otros tratamientos

Comentamos algunos de ellos, aunque se suelen combinar varios para optimizar resultados:

  • Láser lipolítico. El láser de diodo a baja potencia que se emplea en esta técnica transmite energía para disolver la grasa acumulada en los adipocitos.
  • Criolipólisis. Aplica frío para actuar sobre los adipocitos utilizando protección, para que el frío no afecte a la piel. Se le llama también coolsculpting.
  • Radiofrecuencia corporal. Actúa sobre el tejido graso subcutáneo y la piel, por lo que se utiliza para reafirmar. Crea ondas electromagnéticas para proporcionar calor.
  • Presoterapia. Es una de las técnicas menos invasivas porque consiste en un masaje que favorece el drenaje linfático, favoreciendo la destrucción de la grasa localizada, la eliminación de toxinas y la reafirmación.

Falsos mitos sobre perder grasa localizada

Lo de perder grasa localizada es un mito en sí mismo. Insistimos en que el cuerpo es una unidad funcional única, de manera que cuando haces dieta y ejercicio no puedes quemar de donde quieres.

Es frecuente también recurrir a productos como las fajas, las cremas reductoras, la electroestimulación o suplementos en forma de cápsulas y pastillas. Alguno de ellos puede surtir efecto, pero no resultará lo suficientemente significativo como para que inviertas tu tiempo y tu dinero en ello.

Conclusiones

La conclusión global es que, más que afanarte en perder grasa localizada, debes centrarte en mantener una dieta sana y equilibrada y en hacer ejercicio físico regular. Este último debe combinar el cardio con los entrenamientos de resistencia y de fuerza. Si no sabes cómo reconfigurar tu dieta o qué rutinas de entrenamiento te vienen mejor, según tus circunstancias, pregunta a un profesional de la nutrición, en tu gimnasio o a un entrenador personal.

De manera puntual, puedes recurrir a un centro de estética para someterte a algún tratamiento no invasivo, pero ten en cuenta que sus resultados serán poco duraderos si continúas teniendo hábitos que favorecen el almacenamiento de grasa. En todo caso, siempre será mejor ponerte en manos de profesionales que acudir a remedios poco o nada recomendables por tu cuenta.

Cerramos con la idea inicial: trabaja la autoaceptación y los hábitos saludables para no caer en esos falsos mitos que no harán más que generarte frustración.

 


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad