Sport.es Menú

Messi hace más falta que nunca

Un gol de penalti y dos de falta directa del argentino permiten al Barça tumbar al Celta en el Camp Nou (4-1)

El equipo de Valverde ofrece algunos síntomas de mejora y recupera el liderato de LaLiga

FICHA TÉCNICA

LaLiga Santander

FCB

4-1

CEL

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo (Sergio Busquets, 21'), Piqué, Umtiti, Junior, Sergi Roberto, De Jong, Arthur, Messi, Ansu Fati (Dembélé, 45) y Griezmann (Luis Suárez, 72').

RC Celta de Vigo

Rubén Blanco, Hugo Mallo, Aidoo, Araujo, Lucas Olaza, Juncà, Sisto (Brais Méndez, 65'), Lobotka (Denis Suárez, 75'), Fran Beltrán, Pape Cheikh (Gabriel Fernández, 80'), e Iago Aspas.

Goles

1-0, min. 22: Messi (penalti). 1-1, min. 41: Lucas Olaza, de falta directa desde la frontal del área. 2-1, min. 45: Messi, de falta directa desde la frontal del área. 3-1, min. 48: Messi transforma otra falta desde la frontal del área. 4-1, min. 85: Busquets recoge un rechace en la frontal del área y marca con un potente chut.

Árbitro

Cuadra Fernández (comité balear). Amonestó con cartulina amarilla a Umtiti (24'), Messi (40'), Fran Beltrán (45'), Sergi Roberto (50') y Busquets (87').

Incidencias

Partido correspondiente a la 13ª jornada de LaLiga Santander, disputado en el Camp Nou ante 71.209 espectadores.

Dos extraordinarios lanzamientos directos de falta de Leo Messi sirvieron al Barça para despachar al Celta en el Camp Nou, en un partido más bien gris del equipo azulgrana, cuyo juego sigue ofreciendo más dudas que certezas. La figura de Messi, como en tantos otros partidos, se elevó por encima del resto para rescatar al Barça.

En un intento de refrescar al equipo, Valverde introdujo varios cambiosrecuperó a Umtiti, sacrificó a Busquets, apostó por Sergi Roberto como mediocentro defensivo y situó a Griezmann como 'nueve', escoltado por Messi y Ansu Fati en el ataque.

Sin embargo, al Barça le costó arrancar. Se vio sorprendido por el dibujo de Òscar García, que debutó en el banquillo del Celta con una propuesta valiente, tres defensas y una presión muy alta. Los primeros minutos del partido se jugaron en las inmediaciones de Ter Stegen, para desesperación del Barça, que no daba con la tecla, incapaces sus jugadores de conectar con los tres delanteros, de hacer circular el balón con fluidez.

El Barça mostró muy poco en el arranque del partido: apenas una combinación entre Sergi Roberto y Messi por el centro del ataque, culminada por el argentino con un remate inocuo.

asamblea en la celebración del primer gol

El equipo azulgrana necesitó 20 minutos para sacudirse el dominio del Celta. Empezó a hacerlo cuando abrió el marcador, gracias a una progresión de Junior por la izquierda: su centro golpeó en el brazo extendido de Aidoo, un penalti indiscutible que Messi transformó con serenidad.

La celebración del gol fue una asamblea: los jugadores del Barça, reunidos sobre el césped intentando desentrañar un partido que amenazaba con atascarse frente a un rival mejorado con respecto a sus partidos anteriores y muy comprometido en la presión y la defensa. 

Pese al 1-0, el partido continuó espeso: apenas apareció Ansu Fati y tampoco había demasiadas noticias de Griezmann, que no acaba de encontrar su sitio ni como delantero centro puro. Cayó lesionado Semedo y a Sergi Roberto le tocó cubrir el lateral derecho: entró Busquets como pivote mientras De Jong y Arthur intentaban tirar del equipo en la creación, con más voluntad que eficacia.

Transcurrieron en relativa calma los minutos hasta que al borde del descanso, el Celta igualó: Messi perdió un balón en zona de ataque y corrió detrás de Pione Sisto para recuperarlo. Lo hizo cometiendo una falta (más que discutible) en el borde del área del Barça que ejecutó brillantemente Lucas Olaza.

otra falta de messi

Era el minuto 41, pero Messi, enrabietado, se negó a que el Barça se fuera al descanso con ese mal sabor de boca. Aprovechó una falta que Fran Beltrán cometió sobre Arthur (varias faltas seguidas, en realidad) para ejecutar otro de sus magistrales lanzamientos de falta. La pelota entró libre y directa a la red del portero del Celta. Y Messi, ahora sí, lo celebró con ganas, consciente de que el equipo le necesita más que nunca.

dembélé se enchufa y messi resuelve

El Barça empezó la segunda parte más enchufado: Valverde sustituyó a Ansu por Dembélé y el francés protagonizó la primera gran acción de la segunda mitad, con un eslalom culminado con un remate que se fue fuera por muy poco.

Pero fue Messi quien volvió a poner en pie al público del Camp Nou. Repitió de falta directa, con otro golpe inmaculado, inalcanzable para Rubén Blanco. Resignado, el meta del Celta miró al cielo, preguntándose por qué. Pero no es el primero que encaja dos goles de falta de Messi en el mismo partido. Tampoco será el último. Messi ya suma ocho goles en Liga: cuatro de ellos, de falta directa

El 3-1 parecía sentenciar el partido, aunque el Celta intentó agarrarse a sus opciones. Recuperado anímicamente tras la llegada de Òscar Garcia al banquillo, el conjunto celeste puso a prueba a Ter Stegen.

primera conexión leo-antoine

Pero el Barça reaccionó bien: se adueñó del balón y evitó que el Celta ganase metros. Eléctrico, Dembélé aportó unas dosis extra de energía al equipo. Busquets también sostuvo al equipo para que no decayese el ritmo e incluso pareció mejorar la conexión entre Messi y Griezmann: en el ecuador de la segunda parte, el argentino regaló un pase franco al francés, que sin embargo estrelló su remate en el portero del Celta.

El Barça también ofreció algunos detalles de De Jong, siempre a la altura de lo que exige el Barça, o una gran jugada de Dembélé por la banda izquierda, que intentó asistir a Messi. El argentino se estiró para intentar rematar a gol, pero le faltaron unos centímetros. 

reaparece luis suárez

Luis Suárez tuvo un cuarto de hora para recuperar sensaciones: sustituyó a Griezmann, sin suerte de cara a gol pero animado por el público. El uruguayo entró al campo cuando el partido había entrado en 'modo avión': sin Messi, este Barça es plano y por momentos, previsible.

Pero cuando el argentino aparece, puede ocurrir cualquier cosa. Que le pregunten a Òscar Garcia: nunca olvidará que su debut como entrenador en Primera división quedó absolutamente marcado por tres golpeos a balón parado de Messi. 

busquets redondea el marcador

Redondeó el marcador Sergio Busquets: el medio centro se incorporó para seguir una buena acción de Dembélé por la banda izquierda, recogió el balón en la frontal del área, controló con comodidad y chutó seco, al palo derecho de Rubén Blanco, para marcar su primer gol de la temporada. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil