Historia

90 AÑOS

Opel lanzó el primer vehículo propulsado por cohetes en 1928

En 1928, se presentó un futurista coche de carreras con alas laterales en el circuito de Avus, Berlín.

Opel RAK 2
Opel RAK 2 | OPEL
@Gemmagf_

Se cumplen nada más y nada menos que 90 años desde que Opel presentara al público de todo el mundo el primer vehículo propulsado por cohetes en el Avus de Berlín, en mayo de 1928. La historia empieza de la mano de Fritz von Opel, nieto del fundador de la compañía, Adam Opel, que puso en marcha 24 cohetes de combustible sólido situados en la parte trasera de su RAK 2. Como resultado, pasó como una bala por delante de las gradas dejando una estela de fuego. Los 3.000 espectadores presentes se sorprendieron cuando este coche logró un nuevo récord de velocidad, alcanzando los 238 km/h. Además, Opel tuvo la oportunidad de demostrar al mundo la potencia de la propulsión por cohetes y la capacidad de controlarla.

El Opel RAK 2 se remonta al otoño del año 1927, cuando Fritz decidió participar en el proyecto de investigación con cohetes del publicista y astrónomo Max Valier. Entonces, el piloto, empresario e ingeniero aportó su propio compromiso junto con la fuerza innovadora y la solidez financiera de Opel, en gran parte porque estaba totalmente fascinado por la tecnología de los cohetes. Así, Opel invitó a Friedrich Sander a participar en el proyecto con la intención de lograr una implementación rápida del motor de cohetes, pues la empresa de Sander fabricaba, precisamente, cohetes de señales con combustible sólido.

Opel RAK 2 | OPEL

La colaboración entre Valier, Sander y von Opel empezó a dar sus frutos en marzo de 1928, cuando los primeros prototipos propulsados por chetes se probaron en el circuito de pruebas de Opel en Rüsselsheim. El día 11 de abril, el Opel RAK 1 alcanzó los 100 km/h en ocho segundos. El vehículo se impulsó gracias a doce cohetes Sander con unos 40 kilogramos de explosivos, demostrando la viabilidad del uso de cohetes. Entonces, el equipo se propuso realizar pruebas a mayores velocidades, teniendo que cambiar el circuito de Rüsselsheim por otro más adecuado, el de Avus en Berlín.

Así pues, el Opel RAK 2, que resultó una versión perfeccionada del RAK 1, se diseñó especialmente para intentar batir el récord de velocidad en el Avus, preparado con una longitud mayor que su predecesor y con unas alas más grandes. El coche de carreras de aspecto futurista y 560 kg de peso carecía de motor y de transmisión.

Opel RAK 2 | OPEL

A la hora de la verdad, Fritz von Opel decidió ser el piloto y se preparó para batir el récord en Berlín. Unos 3.000 invitados, entre periodistas, celebridades, deportistas y políticos, esperaban a la expectativa. Los mecánicos del equipo retiraron la lona que cubría el Opel RAK 2 y lo empujaron hasta la salida. Entonces, se instalaron los cohetes y se conectaron al mecanismo de ignición, mientras Fritz se colocaba detrás del gran volante de madera. A partir de ese momento, todo sucedió muy rápido. “He pisado el pedal de ignición y los cohetes han rugido detrás de mí y me han lanzado hacia delante. … He vuelto a pisar el pedal, luego otra vez, y –se apoderó de mí una especia de furia- una cuarta vez. Ha desaparecido todo lo que había a mis dos lados. … La aceleración me produjo una gran excitación. He dejado de pensar. He actuado únicamente por instinto, mientras que unas fuerzas incontrolables rugían detrás de mí”, explicó Fritz al recordar todo lo que había vivido.

Y es que, en tan solo tres minutos, todo había terminado. Mientras la cortina de humo blanco se disipaba, los espectadores empezaron a aplaudir de manera ensordecedora. La utopía de hizo realidad y el triunfo fue espectacular.