El Barça no hace los deberes contra sus rivales directos

Los blaugrana tan solo han sumado un triunfo frente a los candidatos a la Liga: 0-2 contra el Sevilla

Dos derrotas ante el Real Madrid y una derrota y un empate contra el Atlético de Madrid alejan a los de Koeman del título

Con los deberes a medio hacer, el examen final se antoja difícil de aprobar. El Barça tan solo ha sumado un triunfo contra sus rivales directos en la lucha por el título de Liga: 0-2 en la segunda vuelta contra el Sevilla, mientras que en la primera empataron 1-1 en el Camp Nou. Dos derrotas frente al Real Madrid, 1-3 en el Camp Nou y 2-1 en Valdebebas; derrota por 1-0 en el Wanda Metropolitano y este último empate sin goles contra los colchoneros en el Camp Nou.

El Barça tenía en sus manos, o en sus botas, la posibilidad de dar un golpe sobre la mesa para darle la vuelta a la clasificación. A cuatro jornadas para el final de la Liga, el Barça ha recibido al Atlético de Madrid en el Camp Nou y el resultado no se ha movido en el marcador. Una victoria les habría situado muy cerca de lograr el título, sin embargo, el empate coloca a los blaugrana en la posición menos favorable para proclamarse campeón.

A los blaugrana le restan nueve puntos por disputar (Levante a domicilio, Celta de Vigo en el Camp Nou y Eibar en Ipurua). A priori, tres enfrentamientos asequibles para los de Koeman; pero si algo ha demostrado la competición esta temporada, es que ningún equipo puede confiarse lo más mínimo.

Los blaugrana no dependen de sí mismos para alzar el título de Liga. Faltará por ver el resultado entre Real Madrid y Sevilla, que se ven las caras el domingo a partir de las 21:00h en el estadio Alfredo di Stéfano. Actualmente, el Atlético de Madrid es el líder con 77 puntos, seguido del Barça con 75 y del Real Madrid, con 74. Los blancos, con un partido menos, podrían convertirse en los nuevos líderes si vencen al conjunto hispalense, dado que tienen el goal-average favorable respecto a los colchoneros.

Empequeñecidos en las grandes citas

La sensación que provoca el Barça ante los rivales de peso es que se empequeñece, que le falta meterle una marcha más para verse superior en los 90 minutos. La realidad a veces es cruel y los blaugrana no logran trasladar la superioridad ni ganas al terreno de juego en los momentos decisivos.

La dolorosa eliminación en la Champions League, a cargo del Paris Saint-Germain es un claro reflejo: 0-4 en el Camp Nou y un insuficiente 1-1 en la capital francesa. También fue dolorosa la derrota por 0-3 contra la Juventus en la fase de grupos de la competición europea. O incluso el 2-3 en contra frente al Athletic Club en la final de la Supercopa de España, cayendo en la prórroga.

Mención aparte merece la meritoria remontada en el camino de la Copa, con las remontadas ante el Rayo Vallecano, Granada y en la decisiva eliminatoria contra el Sevilla para acceder a la final contra el Athletic Club, en el que fue, con diferencia, uno de los mejores partidos de toda la temporada.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil