Fórmula 1

Fórmula 1

Las claves del GP de Mónaco de Fórmula Uno

Hamilton dominó de principio a fin una carrera en la que el gran protagonista fue Max Verstappen, quien fue cuarto.

Verstappen atacó a Hamilton en la segunda parte de la carrera
Verstappen atacó a Hamilton en la segunda parte de la carrera. | AFP
@F1Viaplana

Lewis Hamilton consiguió en Mónaco la cuarta victoria de la temporada, la 77ª de su carrera deportiva y reforzó en las calles del Principado su liderato en el campeonato. El británico, que el sábado logró la pole position, mantuvo la primera posición de principio a fin para sumar su tercera victoria en este circuito urbano que es un icono de la historia de la Fórmula 1 y el único que ha estado presente en todas ediciones del Mundial.

1.- La penalización de Max Verstappen

Max Verstappen fue sancionado con cinco segundos de penalización por los comisarios del gran premio después de que su equipo le permitiera reincorporarse a la pista de forma insegura tras la parada en boxes en la vuelta 12. En la maniobra, acelerada porque había la segunda plaza en juego, se tocó con Valtteri Bottas, que entonces era quien ocupaba la segunda posición, al que adelantó después de arrinconarle contra el muro y provocar un pinchazo en su coche después de tocarse. ¿Mereció la sanción el holandés? Es cierto que Bottas llega por detrás, pero Max no le dejó espacio y el reglamento es taxativo en estas circunstancias. Los 5 segundos los tenía que cumplir si hacía una segunda parada y si no la hacía, como fue el caso, se le sumaban al tiempo total al final de la carrera, con lo que pasó de la segunda posición a la cuarta, perdiendo el tercer podio del año.

No fue el único susto que provocó Max, puesto que a tres vueltas del final, en un intento desesperado por pasar a Hamilton, se tocó con Lewis en la chicane a la salida del túnel y solo la pericia del británico evitó un accidente que les pudo dejar a ambos fuera de juego.

2.- La madurez de Carlos Sainz

Carlos sigue creciendo a pasos agigantados. No solo estuvo en la crono entre los diez más rápidos, como ha conseguido siempre en Mónaco desde que debutó en la F1 en 2015, sino que se metió en los puntos por tercera carrera consecutiva, aupándose a la séptima plaza del campeonato de pilotos. Ha pasado página a los problemas del inicio de temporada y está siendo una de las grandes realidades de esta temporada, con Red Bull y Renault tirándose de los pelos por haberlo dejado escapar. Carlos lo intentó en Bahrein cuando trató de adelantar a Verstappen y le salió mal porque estuvo blando ante un piloto que siempre va al límite, pero desde Bakú los resultados le acompañan y él demuestra que está por delante de las prestaciones del monoplaza. Es clave para que McLaren conserve la cuarta plaza en el campeonato de constructores. Bravo.

3.- Ferrari no ha aprendido la lección

La segunda posición de Sebastian Vettel enmascara la realidad de Ferrari, que en Mónaco volvió a estar por detrás del potencial de los Mercedes -Hamilton le sacó 8 décimas a Vettel- pero de la misma forma también de los Red Bull, que les superaron tanto en crono como en carrera. Pese a tener el mejor motor, los resultados no llegan y el fin de semana de Charles Leclerc puede ser un reflejo de sus males. Hay muchas voces que apuntan a que la Scuderia podría dejar de evolucionar pronto este coche y centrarse ya en el diseño del monoplaza del 2020.

El error del sábado con Charles Leclerc es inexplicable. Subestimaron a sus rivales en la Q1 y quedó cortado, poniéndole en serios aprietos para la carrera al tener que salir muy retrasado en un circuito en el que es casi imposible adelantar. El monegasco, muy agresivo, trató de remontar en un circuito en el que es tremendamente difícil y después de tocarse con Grosjean y Hulkenberg, se tuvo que retirar ayer al sufrir daños en el coche por un pinchazo. Los errores se acumulan, de toda índole, y sucediéndose es imposible pensar en optar a metas mayores.