Coches eléctricos

Volkswagen planea vender un eléctrico por menos de 20.000 euros

El grupo ofrecerá respuestas a muchas preguntas tras una reunión del consejo de administración el día 16 de noviembre.

Imagen del I.D. compacto, uno de los futuros eléctricos de Volkswagen.
Imagen del I.D. compacto, uno de los futuros eléctricos de Volkswagen. | VOLKSWAGEN
@alexsoler66

El Grupo Volkswagen planea producir hasta tres millones de vehículos electrificados en 2025, una cifra que pretende conseguir a través de sus modelos híbridos enchufables (PHEV) y eléctricos que llegarán próximamente y con los que quieren ser líderes en el mercado. De momento, como totalmente eléctricos, se conocen el Porsche Taycan y el futuro Mission E Cross Turismo, el nuevo Audi e-tron y los futuros vehículos de la familia I.D., la gama eléctrica de Volkswagen. No obstante, según una fuente no identificada por la agencia Reuters, uno de sus deseos sería ser capaces de vender vehículos eléctricos por menos de 20.000 euros, coches que llegarían para rivalizar con Tesla. Además, su plan también contemplaría la adaptación de tres factorías para la producción de eléctricos, Emden, Zwickau y Hannover.

Según la fuente, este vehículo es conocido internamente como MEB entry (MEB es el nombre de la plataforma del grupo para vehículos eléctricos) y Volkswagen querría producir hasta 200.000 unidades. Según sus declaraciones, los planes serán discutidos en la reunión del consejo de administración que la marca llevará a cabo el próximo 16 de noviembre y en la que se discutirán otros temas como sus planes de asociarse con empresas como SK Innovation, de baterías, o Ford, tanto en el ámbito de los coches eléctricos como en el de coches autónomos. Volkswagen no ha ofrecido comentarios respecto a estas informaciones.

Volkswagen I.D. Buzz, una furgoneta eléctrica. | VOLKSWAGEN

Una reunión para ser líderes

Esta renuión servirá para diseñar los planes con los que el consorcio alemán quiere afrontar la transición de ser el grupo que produce más vehículos de combustión a ser un productor masivo de coches eléctricos. Según Reuters, las restricciones y prohibiciones de circulación de vehículos diésel en Alemania han sido la motivación de estos movimientos apresurados hasta la movilidad eléctrica, ya que las marcas deben buscar el modo de asegurar hasta 600.000 trabajos, de los cuales 436.000 pertenecen a sus compañías y proveedores.

De hecho, el cambio de los motores de combustión a los coches eléctricos podría reducir 14.000 empleos solo en Volkswagen para 2020 porque cuesta menos tiempo producir un eléctrico que un coche convencional y, además, la parte del volumen de producción perteneciente a las baterías se trasladará a las firmas asiáticas que actualmente las fabrican, por lo que habrá menos puestos de trabajo a ocupar. En Europa hay 126 fábricas dedicadas a la producción de motores de combustión cuyos 112.000 empleados ven peligrar su trabajo ante la llegada de la propulsión eléctrica. No obstante, el cambio hacia la movilidad eléctrica es necesario para adaptarse a los objetivos de descarbonización impuestos por la Unión Europea, que se ha propuesto reducir un 35% de las emisiones de los vehículos para 2030