La gran decisión de Ronald Koeman

El técnico busca sustituto para Pedri en la vuelta de las semis de Copa ante el Sevilla

Varios jugadores como Riqui Puig, Ilaix Moriba o Pjanic podrían ocupar su posición

Riqui Puig fue titular ante el Rayo... ¡y la escuadra evitó su gol! | RFEF

Koeman ha convertido a Pedri en una pieza básica de su dibujo. Poco importa el sistema y la disposición de los futbolistas porque el canario siempre aparece en el once del Barça. Con solo 18 años su rendimiento está al nivel de los mejores futbolistas de LaLiga, convirtiéndose, seguramente, en el futbolista relevación del campeonato. Por eso su ausencia será un problema el próximo miércoles para buscar la remontada ante el Sevilla en la Copa. Pero Ronald tiene opciones para minimizar los daños.

Riqui Puig, el cambio natural

El de Matadepera lleva jugando toda su vida en la posición que ocupa Pedri habitualmente y, además, las características de ambos son muy similares. Seguramente el canario tiene algo más de sacrificio defensivo, pero eso es algo que Riqui Puig ha mejorado muchísimo desde su llegada al primer equipo. En cuanto a solvencia con el balón en los pies, el canterano ha demostrado estar preparado de sobras para cualquier reto. Así lo ha podido comprobar Koeman cuando le ha dado minutos, algo que no ha ocurrido en los últimos partidos. De hecho, en LaLiga su última participación fueron los últimos diez minutos ante el Cádiz. En la Copa su protagonismo había sido notable, siendo titular en todas las rondas hasta la ida de semifinales ante el Sevilla, donde solo disputó cinco minutos. El dinamismo del centrocampista y, sobre todo, su verticalidad, pueden ser clave para abrir una defensa hispalense que se prevé férrea en el Camp Nou, puesto que el 2-0 de la ida obliga a los blaugrana a atacar desde el primer minuto en busca de la remontada.

Miralem Pjanic, la experiencia

El bosnio está viviendo una temporada complicada porque juega mucho menos de lo que había previsto. Koeman no acaba de confiar en las prestaciones que le ofrece el ex de la Juventus, que ha ejercido de pivote y de interior. Miralem se quejó en diciembre de su poco protagonismo: “No entiendo por qué no juego más”, dijo. Koeman, hace cuatro días, tras cambiarle al descanso por Dembélé ante el Elche, dijo en público lo que ya le había dicho en privado: “Tiene que mejorar la velocidad de juego y la posición”.  La fe que tiene el técnico en Pjanic obliga a pensar que las posibilidades de que sea titular ante el Sevilla son escasas, aunque a su favor tiene la experiencia de haber disputado multitud de encuentros como el que el Barça jugará ante los andaluces, un factor a tener en cuenta y que dependerá de cómo quiera plantear el duelo el holandés. Hasta la fecha, el bosnio suma 27 partidos en todas las competiciones, con un total de 1.263 minutos y aún no se ha estrenado ni como goleador ni como asistente, un bagaje pobre para un jugador de su ascendencia.

Ilaix, la opción más atrevida

El canterano entró en el Sánchez Pizjuán cuando Pedri se lesionó, con 0-1 en el marcador. Koeman ordenó su entrada cuando faltaban veinte minutos, tiempo en el que demostró estar preparado para grandes retos. Completó un gran partido, encajando a la perfección en el vacío que había dejado el canario. No solo ofreció ritmo, intensidad y fútbol, sino que su aportación defensiva, apoyada en un físico poderoso, fue importante. Lo cierto es que los hispalenses quedaron sorprendidos por la aparición de Ilaix, que tuvo tiempo de combinar con Messi en la jugada del 0-2. Pese a todo, darle la responsabilidad de arrancar de inicio en un encuentro tan exigente y ante un rival que habrá aprendido la lección del pasado sábado es la opción más arriesgada de las que tiene Koeman, pero el técnico ha mostrado pocas dudas a la hora de tomar decisiones. Moriba, eso sí, solo ha jugado hasta la fecha tres partidos y acumula un total de 157 minutos. En la Copa fue titular ante el Cornellà y completó 74 minutos

La cuarta vía

Además del cambio pieza por pieza, Ronald Koeman también tiene otras opciones encima de la mesa. Griezmann es una de ellas. El francés, en el mismo sistema utilizado el sábado, ejercería por detrás del punta elegido, que en este caso sería Dembélé. Su labor defensiva es muy apreciada por el técnico, aunque el holandés le pide que aporte mucho más a nivel ofensivo, algo que no ocurrió ante el PSG. También existe la posibilidad de cambiar el dibujo e introducir dos delanteros puros. En este caso Griezmann podría ser uno de ellos junto a Dembélé, aunque también puede entrar Braithwaite, que, de hecho, fue el elegido en Sevilla para sustituir a Ousmane. Francisco Trincao también espera su turno. Koeman ha demostrado tener mucha confianza en el portugués, que aporta desequilibrio y genera mucho peligro en el rival, aunque hasta la fecha no ha podido traducir sus ocasiones en goles con regularidad.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil