Javier Clemente: “Si no eres superior, con el ADN Barça te mandan a freír churros”

EXCLUSIVA SPORT

Javi Clemente habla para SPORT de la final de Copa, de cómo ve al Barça de Koeman y de la diferencia con aquel de Cruyff que él vivió en sus carnes

"El Barça de Maradona no supo perder en la final de Copa de 1984"

Clemente habla sin tapujos de muchos temas de actualidad
Clemente habla sin tapujos de muchos temas de actualidad | SPORT

A Javier Clemente (12/03/1950) simplemente hay que dejar hablarlo. Escuchar y no andar justo de tiempo. Las dos claves para entrevistarlo. Ah, y para los que no hayan tratado nunca con él (como era mi caso), mejor olvidarse de guiones. Así como con otros perfiles pueden ayudar, querer seguir una hoja de ruta preestablecida es una pérdida de tiempo y una contradicción cuando el 'Rubio de Barakaldo' está al aparato.

De un análisis de la final de Copa puede derivar al Barça de Cruyff, al ADN Barça y de ahí a por qué Menotti se equivocó metiendo a Maradona y Schuster en la final del 1984 después de un largo periodo de inactividad. Es el último entrenador que ha logrado un gran título con el Athletic. Ha llovido mucho. Muchísimo (tanto como 37 años). Pero este dato, este honor, por lo menos hasta el sábado, no se lo puede arrebatar nadie.

¿Cómo se quedó después del palo de la final contra la Real? 

Creo que tanto la Real como el Athletic salieron muy temerosos y se ganó con lo mínimo. La Real controló el partido, pero tampoco generó casi. Y el Athletic fue poco valiente. No salió a ganar el partido. Hay que hacer cosas espontáneas. El partido dura 90’ y hay que llegar a la meta contraria. No creo que fuera un problema de planteamiento de Marcelino.

¿Cómo levantarse de un golpe moral de ese calibre?

La final ante el Barça es más difícil que la anterior, así lo dice la clasificación. El Barcelona ha pasado jornadas muy buenas, pero la carga física está pasando mucha factura a todos. A los jugadores hay que hablarles de fútbol. Decirles que tienen que hacer más cosas que el contrario. No sirve de nada no atacar si robas el balón. Lo más importante para ganar una final es ser valiente.

¿Qué visualiza para la final del sábado?

El Athletic no ha rendido a su nivel tras la final ante la Real. De hecho, creo que el Athletic ha bajado en estructura de renidmiento de equipo los últimos años. Han perdido identidad, no tiene la personalidad que tenía antes. Eso viene del pasado. Los dos vienen rindiendo por debajo de su nivel. 

¿Le está gustando la evolución que lleva el Barça de Koeman hasta ahora? 

Pues a ráfagas. Ha habido partidos que han sacado una chispa positiva, con una racha bonita de resultados. Pero cuando juegan mal hacen mucho peloteo y poco ataque. Un fútbol lento, predecible, sin ritmo. Cuando juegan bien el balón rueda. Para mí el fútbol de posesión del Barça no se asemeja en nada al de Cruyff. Si no eres superior, con el ADN Barça te mandan a freír churros a la primera de cambio. 

Explíquese, por favor.

No tiene nada que ver. Cruyff era velocidad pura y dura. El primer año fue muy malo hasta que ficharon a Stoichkov. Velocidad de banda acojonante, iba el balón a una leche increíble. Pero no era posesión. No se por qué se usa lo de la herencia de Johan.

No fue a la final ante la Real. Imagino que tampoco estará el sábado en La Cartuja...

No, no. Mientras esté la pandemia, no yendo las aficiones no voy yo. Ni como exseleccionador, ni como exentrenador del Athletic. A la hora de ver fútbol soy un aficionado y como tal si no va la gente no voy.  

Han pasado ‘solo’ 37 años desde el último gran trofeo del Athletic. Usted tuvo bastante que ver... 

Como no retome el espíritu, el estilo y forma de jugar de los tiempos que hizo historia, el Athletic lo tiene muy difícil. Entrando en la final del 84, para mí el Barça de Maradona no supo perder y Menotti se equivocó. 

Cambiando de tema. ¿Qué le pareció la reacción de Koeman tras el clásico?

Los poderosos cuando hacen declaraciones llevan mucho el ascua a su sardina. No me pareció muy correcto lo que hizo. Para Koeman el trance de perder contra el Madrid le puso muy nervioso. Estuvo muy precipitado. No le vi nada afortunado, no, pero entiendo el momento también.

Messi. Casi 34 años. ¿Es de los que cree que ha dado un bajón ya?

No es por la edad. Le quedan cuatro años buenos de fútbol. Lo que pienso es que no debería jugarlo todo. Hay que convencerle y decirle que deje de jugar 70 partidos al año. Yo soy el Barça y le daría el Pichichi, Bota de Oro y lo que sea cada año. Es imposible que juegue tanto, lo estropeas. Es el mejor del mundo, hace cosas que solo puede hacerlas él. 

¿Le ve de azulgrana el año que viene? 

Creo que se lleva muy bien con Laporta, que es un tipo fantástico, muy abierto, muy barcelonista. La impresión desde fuera es que va a a continuar. No soy economista, pero creo que el Barça tiene carta blanca con la banca. En unos meses volverá a ingresar mucho. Harán lo que sea para que siga. Yo no podría fichar a Messi, pero muchos clubes pueden asumir su ficha, ojo. Pero claro que lleva toda su vida aquí y la familia está muy adaptada. Yo he estado en Serbia, en Camerún, en Libia. He vivido mucho y veo que tiene mucho apego a Barcelona. No le veo aprendiendo francés y en el frío de París, la verdad. Él sí, él igual juega en Rusia que en Antequera. Hablo de la adaptación fuera del campo. Yo es que en los últimos años me he hecho muy del Barcelona.

¿Cómo dice?

Sí, antiguamente le tenía mucho respeto. Ojo, me llevaba muy bien con todos. Ten en cuenta que cuando era seleccionador convocaba a nueve del Barça. Pero me hice mucho más del Barcelona desde la llegada de Pep y luego con Luis Enrique. Pongo lo que sea para ayudar a los dos. Son dos tíos fantásticos, buenos entrenadores y mejores personas. Me hicieron más hincha del Barça.

Volviendo a Messi. No está rodeado como antes...

Griezmann o Dembélé son grandes jugadores, me gustan mucho. Pero es que el problema es el sistema para mí. Yo era más del Barça de Johan. Más rápido, más vertical, toque directo. Con Cruyff no podías perder el balón porque si fallabas un pase te decía que no podías jugar a fútbol. Porque él la perdía muy pocas veces.  

Nos comentaba antes que usted ha vivido mucho. ¿Cuál es la anécdota más rocambolesca que recuerda de sus aventuras exóticas? 

(risas). Ha habido cosas muy curiosas, pero no para contar. Te digo dos: una, tener de capitán de Camerún a Samuel Eto’o y llevarme fenomenal con él. Qusieron hacerle una putada en su país y tuve que salir públicamente a defenderle. La otra, ir a Libia, una selección muy modesta, y quedar campeones de África. El ver la alegría de aquel equipo fue una gozada, nunca habían ganado nada.  

¿Con lo de Euskadi ya mata el gusanillo o sigue en el mercado con ganas de marcha?

No, me gustaría seguir en danza por ahí entrenando. Lo que pasa que ya no tengo ofertas. A mí me llega algo y me piro echando leches a entrenar. Ya no estoy como para ir a cualquier lado porque me tengo que cuidar, pero seguiría entrenando, claro. Lo que pasa que ahora entre scoutings, preparadores, etc, los equipos tienen 14 tíos en cada equipo. El fútbol ha cambiado mucho.

La última ya. ¿Pronóstico para el sábado?

A mí me gustaría que ganara el Athletic por encima de todo. Lo necesitamos más que ellos. Si el Barça pierde no sé si Koeman seguirá o no. Si veo algún día a Laporta le pregunto y luego te lo cuento, tranquilo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil