Sport.es Menú

Los deberes del Barça

La derrota en la final de la Supercopa deja claro que el equipo tiene aún mucho margen de crecimiento

Cohesionar los cinco fichajes al colectivo, definir los roles y lograr un rendimiento homogéneo son algunos de los retos

El Barça deberá crecer compitiendo; no queda otra
El Barça deberá crecer compitiendo; no queda otra | EFE

El Barça cayó en la final de la Supercopa Endesa ante el Madrid. Es ese trofeo al que, según quien lo gane, se le da rango de primer título oficial de la nueva campaña o simplemtente de entorchado de pretemporada. Sea como fuere, en la cita del ‘Wizink Center’ se evidenció que al colectivo de Pesic  aún le queda mucho tramo por recorrer de cara intentar alcanzar la excelencia que apunta el elenco reforzado este verano con cinco nombres propios de lujo. Pero un calendario inmisericorde (esta  semana alza el telón la Liga y la próxima semana la Euroliga) obligan  a ser pragmáticos. Habrá que crecer compitiendo con todo lo que  ello implica. Pero no queda otra.  ¿Cuáles son los retos del Barça 2019-20?

,      
 1- Acoplar los  fichajes y crear automatismos

Hace una semana, Delaney aterrizaba en Barcelona y se incorporaba al equipo. Días después lo habían los tres mundialistas (Oriola, Claver  y Ribas). Eso quiere decir que hasta prácitcamente el umbral de la Supercopa,Pesic no pudo trabajar con todo su elenco al completo salvo la ya conocida baja de larga duración de Thomas Heurtel. A partir de aquí, los nuevos deben acoplarse a la filosofía global del equipo y también deben acoplarse a sus nuevos compañeros. Todo ello para lograr un baloncesto coral y pleno de automatismos, que consiga que el equipo funcione como un reloj. En definitva que todos sus mimbres interioricen lo que se espera de ellos y que pueden esperar de sus compañeros. Con ello se debe lograr la adecuada regularidad en el rendimiento en las dos mitades de la pista. Esa fue la diferencia en la final de la Supercopa con un Madrid que sigue apoyándose en su núcleo duro de los últimos años.


 2-El siempre difícil reparto de roles en el equipo

El Barça ha incorporado un repóker de fichajes que cualquiera firmaría como un cinco inicial capaz de conquistar la Euroliga. A saber. Delaney (base), Higgins (escolta), Abrines (alero), Mirotic (ala-pívot) y Davies (pívot). Cinco nombres que se añaden a los diez que ya continuaban del ejercicio anterio. A partir de aquí, la clave es que cada uno de los implicados tenga claro cúal será su papel en la plantilla y lo que se espera de él. Cuestión de Pesic de repartir esos papeles y que cada jugador se implique al máximo le toque evolucionar cinco o veinticinco minutos en pista.  Y un tema tan sensible se ha de gestionar con delicadeza y eficacia.


3-Interiorizar la filosofía de Svetislav Pesic

Como reza el refrán, cada maestrillo tiene su librillo. Y Pesic lo tiene grabado a fuego en su dilatado ADN cestista. Todo fluye a partir de la defensa. Innegociables son las vacilaciones a la hora de defender,  que concedan puntos fáciles al contrario en contraataque o no ser contundentes en el bloque o directo. Y en la otra mitad de la pista ser capaces de efectuar una buena selección de tiro y saber ir con presteza al rebote ofensivo. Todo ello crea el ‘microclima’ ideal para que el equipo sea capaz de dar pasos adelante.


4-Jugadores que marquen el camino al resto

Un apartado intimamente relacionado con el tema del reparto de roles que hemos desarrollado anteriormente. Todo gran equipo sabe quién o quienes son los jugadores que acabarán jugándose los balonces decisivos o asumen la responsabilidad cuando los partidos entran en su fase ‘caliente’. Ya se empieza a intuir que Pesic va ir circunscribiendo la rotación en partidos importantes a determinados nombres. Por elenco no será porque el Barça tiene muchos nombres de calidad y numerosos jugadores a los que, como vulgarmente se dice, se les caen los puntos de las manos. Eso  sin importar las circunstancias y el partido.

 5-Todos deben  sumar en un año maratoniano

Otro concepto que está muy relacionado con el de los roles que ya hemos pormenorizado. La cosa está clara. Con dos equipos más de Euroliga, la Liga Endesa, los play-off de ambas competiciones, las perspectivas son que el Barça acabe disputando alrededor de los 90 partidos. Una enormidad. Por eso Pesic debe ser capaz de extraer el máximo provecho de los 14 efectivos de los que dispone a día de hoy. Dicho de otro modo.  Conseguir que la segunda unidad tenga protagonismo en partidos, digamos, que sean de segundo rango. Cruzando los dedos para que no se produzcan más lesiones de importancia será clave que los jugadores sean  capaces de ganarse minutos de calidad, conscientes de que en los partidos importantes, serán los ‘primeros espadas’ los que aglutinarán la responsabilidad. No es fácil de elegir ni repartir minutos entre tantos jugadores y más difícil será cuando vuelva  Heurtel con lo que Pesic tendrá tres directores de juego de primer nivel. Pero, como dijo aquel, bendito problema. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil