FORD MUSTANG

Nuevo Ford Mustang, un americano muy europeo

Ford presenta el nuevo Mustang en Europa, mercado donde las ventas del modelo han explotado.

ford 2017 iaa mustang 29
El nuevo Ford Mustang rodando cerca de Montserrat. | FORD

Pocos vehículos representan más un país que el Ford Mustang, que, junto con coches como el Chevrolet Camaro, el Dodge Viper o el Buick Riviera, han sido la imagen del motor norteamericano y culpables de que Michigan sea la casa del sector en Estados Unidos. Pocos de estos coches se han visto en Europa, donde su estética y sus enormes motores no ilusionaban a tanta gente. De hecho, el propio Mustang tardó 50 años, en los cuales se vendieron más de 9 millones de unidades, en dar el salto al mercado europeo y, ahora, esa decisión va a ser su salvación.

La última generación del Mustang, del 2015, que recibió importantes cambios estéticos y mecánicos, se lanzó por primera vez en 140 países y recibió un alud de pedidos de fanáticos del modelo que llevaban décadas enamorados del coche pero no podían comprarlo. Mientras que tras los primeros meses, las ventas en Estados Unidos empezaron a caer, a lo largo del mundo seguían comprándose Mustangs. De hecho, hoy en día una de cada cuatro unidades se destina a otros mercados, como China, Inglaterra o Alemania, los países fuera de Estados Unidos donde más se vende.

Según la agencia BloombergFord asegura que la demanda del Mustang fuera de Estados Unidos dobla la esperada, resultando en un negocio muy rentable. En Estados Unidos, el precio del Mustang parte de los 26.000 dólares (21.086 euros). Sin embargo, fuera del país, por ejemplo en España, los compradores pueden plantearse la compra a partir de 40.350 euros, eso sí, con el 'Performance Pack' de serie. Este aumento encuentra su explicación en que para hacer que el Mustang llegue a Europa se debe adaptar a los estándares de seguridad y emisiones europeos, que varían de los estadounidenses, y en que hay que aplicar cambios estructurales para que, en el caso de Ingaterra o Japón, se cambie el volante de lado. Estos cambios tienen costes elevados y por eso Ford no puede permitirse vender el Mustang más asequible en otros mercados. Aun así, las ventas europeas siguen subiendo, mostrando al fabricante que se han estado perdiendo un gran negocio desde hace más de 50 años.

EL NUEVO MUSTANG

Quizá es por eso que Ford ha presentado en Europa la nueva generación del Mustang, que llega con un lavado de cara estético, mejoras mecánicas y con sistemas clásicos en el continente que, hasta ahora, jamás había montado. 

Estéticamente es continuista y mantiene la esencia de los últimos modelos. Sin embargo, Ford ha afinado sus líneas y ahora, pese a mantener su carácter rudo, es más estilizado. Como novedades, el perfil del capó es más bajo y las luces antiniebla son más pequeñas para dejar espacio a unas nuevas entradas de aire. Además, se ha realizado una mejora aerodinámica gracias a unos deflectores detrás de los pasos de rueda que mejoran el flujo de aire por debajo del vehículo y al difusor trasero. También incorpora un paragolpes remodelado y un faldón frontal más grande. 

Para aumentar el grado de personalización, además de los tres nuevos colores exteriores, el Azul Kona, el Naranja Fury y el Escarlate Real, Ford ofrecerá la posibilidad de añadir franjas de competición, que atraviesarán la silueta del coche en colores blanco o negro, y de elegir nuevos acabados para las llantas, Níquel, Negro Ébano y Aluminio Pulido.

En el interior, según la marca, se ha trabajado para dar una sensación 'más premium', con materiales suaves en la zona de las puertas, manetas de aluminio, un tapizado suave cosido a mano con hilo en color de contraste en la consola central y con cuatro nuevas posibilidades de acabado para el entorno del panel de instrumentos.

MOTORIZACIÓN Y EQUIPAMIENTO

La oferta mecánica del nuevo Mustang, que estará disponible con carrocería fastback y descapotable, se compne de dos motores de gasolina. El primero, y más modesto, es el famoso EcoBoost de Ford de 2.3 litros, 290 CV y 440 Nm de par máximo. Por otro lado, se ofrecerá con un V8 de 5.0 litros de 450 CV y 529 Nm de par máximo, un motor más acorde con la tradición del modelo. Ambos bloques pueden ir asociados a una caja de cambios automática de 10 velocidades o manual de seis.

Con el propulsor más potente, que incorpora un nuevo sistema de inyección de combustible dual, inyección directa de alta presión y puerto de baja presión, para mejorar el par a bajas revolciones, asociado a la caja automática, según Ford, el nuevo Mustang alcanza los 100 km/h desde parado en solo 4,3 segundos.

La marca ha trabajado también en las suspensiones, que se han endurecido para mejorar su comportamiento en curva a altas velocidades. También se ha incorporado un nuevo sistema de amortiguación MagneRide, que ofrecerá una resistencia de amortiguación mayor o menor dependiendo del estado del terreno gracias a unos sensores que monitorizarán las condiciones más de mil veces por segundo. 

Vea la ficha del Ford Mustang en Motor Zeta.

El nuevo Ford Mustang es, probablemente, el mejor equipado de la historia en cuanto a sistemas de confort y tecnología de seguridad activa. Por ejemplo, incorpora por primera vez volante calefactado y asientos refrigerados tapizados en cuero, control de crucero adaptativo y tecnologías de alerta de distancia y alerta de cambio involuntario de carril. Todo esto se suma a otros sistemas más conocidos en el modelo como el asistente de colisión con detección de peatones y una pantalla LCD de 12 pulgadas con compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto

TEMAS: Ford