Salones

Salón de Frankfurt

Salón de Frankfurt, BMW Concept 4

BMW adelanta en Frankfurt las líneas estéticas sobre las que podría basarse el futuro Serie 4.

BMW Concept 4.
BMW Concept 4. | BMW
@alexsoler66

Los salones no son solo el escenario en el que las marcas presentan sus novedades, sino también un escaparate en el que mostrar su visión del futuro y anticipar detalles de cómo serán los coches que circularán por dicho futuro. En el Salón de FrankfurtBMW ha hecho ambas cosas. En primer lugar, ha presentado el Serie 1 y el M8 y, en segundo lugar, ha desvelado el Concept 4, que adelanta los rasgos estéticos que podría tener un futuro Serie 4.

El BMW Concept 4 es un ejercicio meramente estético, por lo que la firma bávara no ha hablado de motorizaciones ni tecnologías, dando todo el protagonismo a un diseño tan deportivo como agresivo y atrevido con detalles interesantes.

En el frontal, riñones verticales muy grandes

Hace apenas un mes, BMW publicó la historia de sus riñones, su típica parrilla que ha acompañado a sus coches desde 1933. Precisamente, es la parrilla lo que más destaca del frontal del Concept 4. Los riñones del prototipo son enormes, casi cuadradas pero verticales, y están escudadas por dos enormes tomas de aire en los laterales y otra más estrecha justo debajo, además de por los grupos ópticos, largos, muy finos y ligeramente inclinados. Según destaca la marca, la rejilla de los riñones y de las entradas de aire está compuesta "por pequeños números "4" unidos entre sí".

El diseño se basa en líneas rectas muy marcadas y esculpidas, que le dotan de un carácter imponente y, según la firma bávara, "transmiten de una forma directa su rendimiento".

Perfil y trasera, menos atrevimiento

El resto del vehículo reinterpreta el lenguaje estético actual de BMW con menos atrevimiento que el frontal. De perfil, el Concept 4 destaca por su enorme capó, su línea del techo, que cae hasta el portón del maletero, una línea de cintura en una posición baja y otra línea de carácter que asciende desde la rueda delantera hacia el maletero. Las líneas en este punto son más fluidas en general, aunque no abandona la tendencia escultural en la zona inferior del lateral.

Entre los detalles a destacar más allá de sus formas, llaman la atención los retrovisores, muy pequeños y de diseño aerodinámico del color de la carrocería. Según BMW, "en el interior de los retrovisores hay un logotipo de la marca que parece flotar", un detalle que no puede apreciarse en el material distribuido por el fabricante. También impactan las llantas de 21 pulgadas con diseño de cinco radios con un acabado que combina su intensidad para crear un efecto claroscuro de contraste.

Por último, su trasera se asemeja más a lo visto ya en vehículos como el BMW Z4 o el Serie 8. Como todo el vehículo, la trasera se posiciona baja sobra la carretera y presenta un diseño muy limpio, con menos líneas que no los modelos antes mencionados, pero manteniendo su apariencia poderosa y deportiva. Destacan los grupos ópticos, finos también, formados por un elemento de fibra óptica sin cubierta de cristal. Por debajo, si presenta un gran difusor del que sobresalen las salidas de escape.