La intrahistoria del City en el fichaje de Haaland

La intrahistoria del City en el fichaje de Haaland

Haaland: un goleador despiadado para el City de Guardiola | Perform

Desde Manchester definen la operación como “un fichaje brillante”, tras pagar 60 millones de cláusula de rescisión, no 75

“Ha habido una campaña para distorsionar los números de la operación”, aseguran fuentes del club sobre las cifras publicadas anteriormente

El culebrón ha acabado antes de que empiece el verano. El Manchester City confirmó este martes lo que era un secreto a voces: Erling Haaland jugará con la camiseta celeste a partir de la próxima temporada, en un acuerdo del que han empezado a transpirar varias de las cifras finales.

Los ‘sky blue’ han pagado una cláusula de rescisión de 60 millones de euros al Borussia Dortmund. Menos de los 75 ‘kilos’ mencionados durante las últimas semanas. Añadiendo comisiones de agentes y bonus por el fichaje, se espera que el total de la operación ascienda a unos 100 millones de euros.

El contrato que firmará con el City será de cinco años, y va a incluir uno de los sueldos más altos de la plantilla de Guardiola. Haaland será, junto a Kevin De Bruyne, el futbolista mejor pagado del club con un salario cercano a las 400.000 libras a la semana. Una cantidad que aseguran que no va a romper la escala salarial del equipo.

Fuentes del Manchester City argumentan que pagar este precio por un delantero de su edad y su calibre “es una operación brillante”. Los números finales han sido inferiores a los especulados durante las últimas semanas en la prensa, algo que desde el club ‘citizen’ vinculan a “una campaña por distorsionar la operación” por parte de los equipos que estuvieron en la terna por Haaland.

También que todos los competidores ofrecían “cantidades muy similares” a las del City, y que la decisión final del jugador ha sido por motivos deportivos y emocionales: su padre jugó con la camiseta del Manchester City a finales de los años 90, y Haaland ha sido fotografiado desde pequeño con camisetas del club celeste.

La llegada de Haaland no hubiera sido posible, sin embargo, si el verano pasado el Tottenham hubiera vendido a Harry Kane. El Manchester City puso toda la carne en el asador para fichar al capitán de la selección inglesa, pero el presidente Daniel Levy se negó en rotundo a vender a su estrella. Un año atrás, el City aseguró que no quiso acceder a las desorbitadas demandas del club londinense. Hoy, afirman que la decisión de no fichar a Kane “queda legitimada con la incorporación de Haaland”.