Consejos

SEGURIDAD VIAL

Consejos para conducir tras el cambio de hora

La luz del sol puede llegar a tener consecuencias graves en la conducción.

Conducir con alergia
Conducir con alergia | DGT
@Gemmagf_

Cuando pensamos en las condiciones meteorológicas o ambientales adversas para conducir, nos imaginamos la lluvia, la nieve, el hielo, la niebla e, incluso, el viento. Cuesta imaginar que la luz solar puede suponer un peligro igual o, en ocasiones, mayor que el que puede suponer cualquiera de las otras condiciones. Pero lo cierto es que sí. Los rayos solares pueden llegar a producir deslumbramiento al incidir sobre los ojos, tanto en las salidas como en las puestas de sol. Por esta razón, tendremos que vigilar con el aumento de horas de luz con el cambio de hora programado para la madrugada de este próximo domingo.

Es cierto que los rayos de sol pueden suponer un grave peligro, pero también es verdad que podemos hacer algo para minimizar este riesgo. Para protegernos de ellos o de su reflejo sobre superficies brillantes, tendremos que orientar el parasol adecuadamente y, a poder ser, usar gafas de sol. También puede resultar de gran utilidad el tintado homologado de la franja horizontal superior de la luna del parabrisas, que evitaría el contacto directo de los rayos con nuestros ojos. Si estas recomendaciones no bastan, se debería moderar la velocidad y, si fuera necesario, detener la marcha de nuestro coche.

A partir de ahora, las temperaturas también empezarán a subir y es importante tener en cuenta que el calor, por su parte, también puede llegar a suponer un grave peligro en la carretera. En este caso, podremos utilizar el aire acondicionado (o bajar la ventanilla, en su defecto) para intentar calmar sus efectos. Además, también se debe beber abundantes líquidos, hacer descansos con más frecuencia y utilizar ropas claras, ligeras y que no nos opriman. Otros consejos útiles para evitar el excesivo calor pueden ser tales como la buena elección de la hora de conducción. Y recuerda que, aunque no te parezca que el calor pueda llegar a suponer un peligro en la carretera, lo cierto es que circular a 35º C o más significa un peligro similar a conducir con un grado de alcoholemia de 0,5 g/l de sangre. Así que, ¡ten mucho cuidado!