Coche Autónomo

Toyota

Toyota ya prueba coches autónomos en carreteras públicas europeas

Durante los próximos 13 meses, una unidad del Lexus LS autónomo cubrirá un recorrido fijo para recabar datos.

Lexus LS autónomo.
Lexus LS autónomo. | TOYOTA

Redacción / Agencias

Toyota ha iniciado la realización de pruebas de conducción autónoma en carreteras públicas europeas, según informó la empresa, que señaló que los test se están haciendo en el centro de la ciudad de Bruselas. La firma destacó que estas pruebas en Europa se inician después de los resultados "exitosos" registrados en simulaciones y ensayos en circuitos cerrados. Así, una unidad del Lexus LS cubrirá de forma repetida un recorrido fijo durante los próximos 13 meses.

El vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Toyota Motor EuropeGerald Killmann, destacó que, en el marco internacional de operaciones de Toyota, el centro de I+D de la compañía en Bruselas es la instalación por excelencia en 'Computer Vision', con el objetivo de que los ordenadores "vean y entiendan" el entorno que les rodea. "El objetivo último de Toyota es que no haya más víctimas por accidentes de tráfico, y el propósito principal de este programa piloto es estudiar el comportamiento humano, complejo e impredecible, y su impacto en los requisitos del sistema de conducción automatizada", añadió Killmann.

A través de este proyecto, el Lexus LS recorrerá carreteras abiertas al público. El modelo no cuenta con más modificaciones que el conjunto de sensores instalado en el techo, que incluye Lidar, radares, cámaras y un sistema de posicionamiento de alta posición. El vehículo tendrá un conductor por motivos de seguridad que podrá intervenir en cualquier momento y anular el sistema de control de conducción autónoma. También irá acompañado de un operador que supervisará el funcionamiento del sistema.

Proyecto L3Pilot

Este proyecto de Toyota también recabará datos para el proyecto europeo L3Pilot, del cual la firma japonesa forma parte junto con 34 compañías más entre fabricantes de automóviles, proveedores, institutos de investigación y autoridades. El programa, lanzado en 2017, está financiado por la Comisión Europea y sienta las bases para las pruebas de conducción autónoma a gran escala de unos 1.000 conductores y 100 vehículos en países europeos.

Toyota, específicamente, se encargará de investigar los comportamientos de los clientes y el funcionamiento seguro de los sistemas en entornos urbanos complejos y diversos.