Messi, a un paso de su gran sueño

Leo quiere sacarse por fin la espina y levantar su primer título con la absoluta de la albiceleste

La Brasil de Neymar es el último obstáculo para acabar con la maldición; la implicación del capitán es máxima

Especial del nuevo récord de Lionel Messi con Argentina | Perform

Casi 16 años y 150 partidos después -el de esta madrugada será el 151 para seguir ampliando récords-, Leo Messi se encuentra ante una nueva oportunidad, quién sabe si la definitiva, para conquistar su primer título con la selección absoluta de Argentina. Un sueño que no ha podido cumplir todavía, por increíble que parezca, el mejor futbolista del planeta. La Brasil de Neymar es el último obstáculo para que, de una vez por todas, se haga justicia. 

La historia de Messi con la selección de su país merece una alegría que esperan ya no todos los argentinos, sino también los seguidores del Barça, a quien el ‘10’ les ha dado todo y querrían verle feliz con la única otra camiseta que ha lucido en su carrera, la albiceleste. 

Gráfico Final Copa América Argentina-Brasil

| MARC CREUS

Historia de sinsabores

Leo ganó el Mundial sub-20 de 2005, se enfundó el oro de los Juegos Olímpicos tres años después, pero con la absoluta no ha habido manera. Cuatro finales perdidas, desde la Copa América de 2007 a las dos consecutivas ante Chile cayendo en los penaltis (2015 y 2016), pasando por la más dura, la del Mundial 2014, pese a ser considerado el mejor, el ‘Balón de Oro’ del torneo. Todas con sus historias y sus frustraciones, hasta el punto de decir basta. El amor por su tierra, por su gente fue más fuerte que la desesperación, la incomprensión ante los que le culpaban de todo y Messi volvió a enfundarse la camiseta de su país. Scaloni ha sido uno de los seleccionadores que más le han comprendido, ha armado un equipo a su alrededor con De Paul, Lo Celso, Nico González, Lautaro y compañía, y la albiceleste, sin brillar especialmente pero de forma merecida, se ha plantado en la final de la Copa América. La que se tenía que celebrar en su Argentina natal junto a Colombia y que finalmente se está jugando en Brasil por la virulencia de la pandemia. Una competición silenciosa, sobre todo en contraste con la animada Eurocopa, sin público en las gradas pero que puede ser histórica.

Toda Argentina se aferra a su capitán, al futbolista con más entorchados con la absoluta tras superar durante esta competición a Mascherano. No solo eso, Leo alcanzará esta madrugada al meta chileno de la década de los cuarenta Sergio Livingstone en participaciones en el torneo más antiguo del mundo (34 partidos) y si marca un gol, igualará con 77 a Pelé como máximo realizador de las selecciones sudamericanas. 

Dudas en los onces

Todo esto podría pasar en el emblemático Maracaná, pero si alguna imagen perduraría para el recuerdo, esta sería la de Messi levantando la Copa. Solo Brasil lo puede impedir, la selección de Tite es infranqueable en defensa y peligrosa arriba, con su amigo Neymar como máximo exponente. Pero tampoco está jugando la ‘canarinha’ como para tirar cohetes, Perú le puso en más de un aprieto y la final está abierta.

En el aspecto deportivo, Scaloni podría mantener un once muy similar al que se midió a Colombia en semifinales con la entrada en el centro del campo de Paredes por Guido. Di María apunta a seguir siendo revulsivo, mientras en Brasil, Álex Sandro no llegará a tiempo y seguirá Renan Lodi en el lateral izquierdo, mientras el tridente de ataque formado por Everton 'Cebolinha', Neymar y Richarlison es inamovible.

En clave Barça

Ha llegado el momento para Messi y los suyos de sacarse las dolorosas espinas que, empezando por la propia Brasil y aquel 3-0 hace 14 años en la final disputada en Maracaibo, se han ido clavando durante años. Demasiados.

Tampoco Maracaná trae buenos recuerdos a la albiceleste. De 13 visitas, solo dos victorias y tres empates. Nunca pudo Argentina ganar un título en el templo del fútbol brasileño, ahí cayó desolada ante Alemania y el gol de Götze en el 113’. Pero la historia está para reescribirla y nadie mejor que el número 1, un líder implicado al máximo que vivió con pasión y sin filtros la angustiosa tanda de penaltis frente a Colombia que dio el acceso a la gran final. Leo es el máximo goleador de la competición, con 4 dianas, y quien ha repartido más asistencias (5).

A miles de kilómetros son muchos los que quieren ver al ‘10’ triunfar de una vez por todas con Argentina y buscar una interpretación en clave Barça. Aunque ahora mismo sin contrato, los culés lo sienten como suyo, quieren compartir su felicidad. Ni siquiera la intempestiva hora, las dos de la madrugada, impedirá encender la televisión y desear que se cumpla el sueño de Messi.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil