El Sevilla sobrevive al ‘fenómeno Adeyemi’

El empate a uno, con dos goles de penalti dejó más contento a los hispalenses que al Salzburgo, que marró dos penaltis más en la primera parte

Adeyemi volvió loca a la defensa sevillista y forzó tres pena máximas en una primera mitad muy accidentada

El resumen del empate entre el Sevilla y el Salzburgo | Movistar

Joel Gadea

Agonía y suspense en el Pizjuán, que sufrió para mantener el empate ante el Salzburgo, en un partido de lo más accidentado en el que brilló Karim Adeyemi

FICHA TÉCNICA

Champions League

SEV

1-1

SAL

Sevilla

Bono; Navas (Montiel, 87’), Koundé, Diego Carlos, Acuña; Fernando, Jordán (Delaney, 45’), Rakitic (Rafa Mir, 65’); Suso (Ocampos, 45’), En-Nesyri, Papu Gómez (Lamela, 58’).

RB Salzburgo

Kohn; Kristensen, Solet, Wöber (Piatkowski, 51’), Ulmer; Sucic, Aaronson, Camara, Seiwald (Capaldo, 79’); Sesko (Adamu, 67’), Adeyemi (Okafor, 79’).

Goles

0-1 M. 21 Sucic (p.). 1-1 M. 41 Rakitic (p.).

Árbitro

Aleksei Kulbakov (Bielorrusia). TA: Diego Carlos, En-Nesyri (2, 50’), Rakitic, Delaney, Navas / Seiwald, Capaldo, Camara y Okafor.

Estadio

Sánchez Pizjuán. 26.000 espectadores.

No fue el debut esperado por el sevillismo. Pese al buen inicio de los hispalenses, los austriacos, con un planteamiento que noqueó a Lopetegui, comenzó a percutir con balones largos y con una presión asfixiante. 

El partido de los penaltis

Uno a los diez minutos, de Diego Carlos sobre la estrella visitante, sembró el pánico en las gradas sevillanas. Sin embargo, Adeyemi lo lanzó fuera para que Bono respirase.

No contento con ello, Navas cayó en la trampa del extremo alemán y cometió otra pena máxima. Ahora, Susic no fallaría para abrir la lata. A la media hora, otra torpeza, en este caso de Bono, sobre Adeyemi, significó otra pena máxima que el esloveno Susic marró. 

La rocambolesca primera mitad no podía terminar de otra manera que no fuera con un penalti, en este caso para el Sevilla. Aquí no perdonó Ivan Rakitic, para poner el empate antes del descanso. Nunca antes un equipo visitante en Champions había gozado de tres penas máximas. 

Nada más volver de los vestuarios, En-Nesyri fingió un penalti, vio la segunda amarilla y dejó a su equipo con 10 hombres. A hombros de un gran Erik Lamela, el Sevilla buscó la heróica sin suerte, ante un Salzburgo que trató de pescar en río revuelto y llevarse la victoria del Pizjuán.

Ni unos ni otros, entre trifulcas y más amarillas el partido terminó con un empate que sabe mejor al Sevilla que al conjunto de la Red Bull. Pese a los dos penaltis fallados, los de Matthias Jaissle fueron más consistentes que un cuadro hispalense timorato, que nunca se encontró sobre el terreno de juego.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil