El once de gala depende de Messi

Koeman mantendrá ante el Athletic el dibujo y el equipo base de los últimos partidos

La única duda es la presencia de Messi, al que sustituiría Braithwaite si acaba siendo baja

Leo Messi se vistió de corto en su llegada al campo y dispara las especulaciones sobre su participación en el encuentro | Valentí Enrich

El Barça viaja con todos sus futbolistas a Sevilla. Ronald Koeman ha convocado a toda la plantilla, incluidos los lesionados, para afrontar la final de la Supercopa de España ante el Athletic, que se disputa mañana domingo en el estadio de La Cartuja a partir de las 21 horas. Los blaugrana realizarán este sábado el último entrenamiento previo al encuentro a las seis de la tarde, una sesión clave para conocer el estado físico de Leo Messi, la gran incógnita de la alineación con la que el equipo buscará el primer título de la temporada.

La presencia o no del capitán es prácticamente la única duda que tiene el técnico holandés para medirse al conjunto que dirige Marcelino, al que ya superó hace diez días en San Mamés (2-3) en un encuentro correspondiente a la jornada 2 de LaLiga. El '10' se probará en las horas previas para saber si está en condiciones de disputar la final o no. De su titularidad depende que el Barça salga con, precisamente, el mismo once con el que sumó los tres puntos en Bilbao o haya alguna variación.

Parece evidente que Koeman, tras meses de prueba y error, ha encontrado el dibujo base a partir del que hacer funcionar a sus futbolistas, un 4-3-3 clásico al que ha añadido algunos matices, pero en el que los blaugrana parecen encontrarse muy cómodos y haber encontrado los automatismos necesarios para explotar sus virtudes, además de la confianza para competir al máximo nivel.

Ter Stegen, fijo en la portería, como volvió a demostrar ante la Real Sociedad, jugará con una defensa en la que no faltará Jordi Alba en el lateral izquierdo. Dest, al que sustituyó con solvencia Mingueza en las semifinales por precaución, tiene todos los números para regresar a la banda derecha de la zaga, que completarán en el centro Araujo, en un estado de forma espectacular, y Lenglet.

El centro del campo contará con la presencia algo más atrasada de Sergio Busquets, al que el sistema de los últimos partidos parece haber rejuvenecido. Delante del pivote de Badia del Vallès estarán, de nuevo, De Jong, otro de los futbolistas a los que el cambio táctico de Koeman más ha beneficiado, y Pedri, titular indiscutible desde hace muchas semanas.

Dembélé, cuya presencia habitual ha aportado al equipo frescura, capacidad de sorpresa y energía, tiene un sitio asegurado en el once blaugrana, como Griezmann, al que Ronald no ha retirado la confianza. El francés, más allá de estar más o menos acertado a nivel ofensivo, ofrece un trabajo impagable. La única incógnita está en saber quién acompañará a ambos. Si está bien y no hay riesgo físico, Messi volverá a liderar al Barça tras perderse las semifinales. En caso contrario, Braithwaite sería el hombre elegido como referencia en ataque.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil