Maxi Gómez, el verdugo que necesita a su víctima favorita

El delantero uruguayo, que ha marcado cinco goles al Barça en las últimas cuatro temporadas, no ve portería desde el 4 de enero de 2021

El charrúa va camino de completar su peor temporada desde que llegó a la Liga Santander

Maxi Gómez lleva casi cuatro meses sin ver portería
Maxi Gómez lleva casi cuatro meses sin ver portería | EFE

Maxi Gómez afronta el partido entre el Valencia y el FC Barcelona como una gran oportunidad para redimirse. Los delanteros viven del gol y él lo echa de menos. Mucho. El atacante uruguayo está completando su peor temporada desde que aterrizó en España. Cinco goles y cuatro asistencias en 26 partidos es un balance demasiado pobre para un futbolista nada acostumbrado a tener la pólvora mojada. Frente al conjunto azulgrana, su ‘víctima’ preferida, intentará mejorar unos registros que, de momento, no están a la altura de las expectativas. Y poner fin a una sequía anotadora de casi cuatro meses.

El charrúa llego a la Liga en 2017, cuando el Celta pagó alrededor de cuatro millones de euros para obtener sus servicios. Una gran temporada en el Defensor Sporting de Montevideo llamó la atención del club vigués y el impacto de Maxi Gómez fue inmediato: en su primer curso en Balaídos, celebró 18 goles y repartió cinco asistencias en 39 partidos. El delantero ofreció un rendimiento inesperadamente magnífico. Los mejores equipos del continente se fijaron en él y empezaron a seguir sus pasos. En su segundo año en Vigo, el Celta sufrió muchísimo para certificar la permanencia y sus números, aunque volvieron a ser buenos, empezaron a empeorar. Anotó 13 dianas y se volvió a apuntar cinco pases de gol.

Números discretos en Mestalla

Durante las dos últimas temporadas, Maxi Gómez ha defendido la camiseta del Valencia. En verano de 2019, el club che pagó unos 15 millones más Santi Mina para incorporar el uruguayo a su plantilla y dar un salto cualitativo competitivo que, por razones futbolísticas y extradeportivas mucho más allá de su figura, no se ha acabado produciendo. En Mestalla, las cifras goleadoras del uruguayo han continuado disminuyendo. El curso pasado vio portería en 10 ocasiones y en éste solo lo ha hecho cinco veces. En ambos ha realizado cuatro asistencias. Especialmente preocupante está siendo su productividad en los últimos meses: desde octubre de 2020, únicamente ha marcado dos tantos. No saborea las mieles de la red rival desde el 4 de enero de 2021.

Y eso que Javi Gracia no ha dejado de contar con él en ningún momento: los únicos encuentros de Liga que se ha perdido han sido por sanción o problemas físicos. Solo se ha quedado sin minutos por decisión técnica una jornada. Su respuesta sobre el terreno de juego, sin embargo, ha sido insuficiente. La condición de único ‘punta’ nato de la plantilla le ha permitido conservar la titularidad pese a su desafinada puntería. Actualmente acumula 1.065 minutos sin marcar. El Valencia, que encadena cinco partidos sin conocer el triunfo y se encuentra a seis puntos del infierno del descenso, echa de menos la eficacia del uruguayo. Carlos Soler, con nueve dianas, es el máximo artillero de un equipo que navega sin rumbo desde hace mucho tiempo.

El Barça, de pretenderle a ser su ‘víctima’ favorita

El nombre de Maxi Gómez, un delantero que no negocia la entrega y que se caracteriza por su trabajo sin balón más allá de su eficacia de cara a portería, ha sobrevolado varias veces el Camp Nou. El charrúa ha formado parte de la prestigiosa lista de futuribles del club azulgrana en distintas ocasiones. Sonó en un primer momento para compartir la posición de ‘9’ con Luis Suárez y volvió a ser relacionado con el conjunto catalán el verano pasado, cuando su compatriota hizo las maletas en dirección al Atlético de Madrid. Los problemas económicos del Barça imposibilitaron a su dirección deportiva realizar alguna incorporación más allá de la de Sergiño Dest, no obstante, y no permitieron ni que el fichaje del de Paysandú, una de las ciudades más importantes de Uruguay, se llegara a poner sobre la mesa.

Si a Maxi Gómez se le conoce muy bien en Barcelona es también porque en los últimos años se ha convertido en una auténtica pesadilla para el equipo culé. Desde que llegó a la Liga Santander ha marcado cinco goles al Barça, dos con el Celta y tres con el Valencia. Es uno de los futbolistas que más daño ha hecho a los catalanes recientemente. Fue precisamente en el Camp Nou, en la primera vuelta de la actual edición de la competición de la regularidad, donde el ‘22’ anotó su penúltimo tanto del curso. En el compromiso disputado el 19 de diciembre de 2020, los de Javi Gracia se llevaron un punto de la Ciudad Condal que puede acabar siendo clave en la lucha por el título doméstico.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil