Lewandowski, un líder en todos los sentidos

HISTORIA SPORT

Lewandowski, un líder en todos los sentidos

Robert Lewandowski celebra su hat trick contra el Viktoria Plzen
Robert Lewandowski celebra su hat trick contra el Viktoria Plzen | Javi Ferrándiz

El polaco animó ante el Viktoria a Ansu en un par de ocasiones y está siempre muy pendiente de sus compañeros

Su inteligencia táctica le permite buscar el mejor desmarque o no caer en fuera de juego; verlo en directo es todo un espectáculo

Hay futbolistas que han nacido para ser líderes y Robert Lewandowski sin duda es uno de ellos. Verlo en vivo sobre un terreno de juego en toda su dimensión permite hacerse una idea mejor de lo que significa el fichaje del delantero polaco por el Barça. No para quieto, está pendiente de todos los detalles.

Lewandowski ha caído de pie en el vestuario azulgrana. Pero es que se lo ha currado de verdad. Su ascendente ha calado muy rápido entre sus compañeros, se nota que le respetan y se lo creen. En el debut europeo contra el Viktoria Plzen, el polaco ejerció su liderazgo, porque le sale de forma natural, no es impostado. Por ejemplo, cuando se fue raudo a animar a Ansu después de alguna ocasión del canterano, que buscó el gol con insistencia pero sin recompensa. Está continuamente hablando con los jugadores, apoyando y tratando de corregir aspectos tácticos.

Lewy está muy encima de los jóvenes, consciente de que el camino siempre es largo y complicado y necesitan apoyo, sobre todo cuando no les salen las cosas.

Calculadora sobre el césped

Una de las cosas que más llaman la atención es su capacidad para desmarcarse y encontrar el hueco. Lo hace siempre viniendo un poco desde atrás y avisando al compañero con un leve movimiento, casi imperceptible. Son muchos años ejerciendo la profesión de goleador.

También es increíble cómo se sitúa Lewandowski al límite del fuera de juego sin caer en él. Ese metro que gana respecto a los defensas rivales cuando dan el paso hacia adelante acostumbra a ser definitivo para celebrar goles. De momento, ya son ocho con el Barça en cinco partidos. Una barbaridad.