Sport.es Menú

La imparable decadencia de Arda Turan

El blaugrana cedido al Basaksehir se vio implicado esta semana en una pelea con el cantante Berkay Sahin quien lo acusa de una agresión

El mediapunta otomano todavía cumple una sanción de 16 partidos por empujar, amenazar e insultar a un árbitro asistente

El turco agredió al cantante Berkay, que acabó hospitalizado con la nariz rota | sport

Arda Turan es una de las mayores decepciones blaugrana de la última década y, desde el pasado miércoles, el ídolo caído de todo un país tras su incidente con el cantante Berkay Sahin. Cuando el FC Barcelona firmó al mediapunta procedente del Atlético de Madrid todo apuntaba a que el talentoso jugador otomano había llegado a su paraíso futbolístico.

Arda Turan

El Camp Nou debía ser el escenario ideal para su juego técnico y creativo. Nada más lejos de la realidad. Tres años y medio después, ArdaTuran toca fondo en Estambul cedido, sancionado y ahora al borde de ser acusado gravemente por la Fiscalía

Las imágenes reproducidas por 'Magazinn TV' en su cuenta de Instagram desde el pasado miércoles 10 de octubre son terribles; la prueba fehaciente de la decadencia personal de Arda Turan:  

Arda Turan Berkay Şahin kavgası kameralarda #ardaturan #berkay

Una publicación compartida de  MagazinGündemi (@magazin.gundemii) el 

Arda Turan es sujetado a las puertas de un bar de moda en Estambul cuando intenta intimidar a otra persona en una discusión. A continuación, Arda Turan entra en un hospital de la metrópoli turca acompañado por su hermano Okan. Aparentemente, el futbolista porta un arma de la que después se desprende.

Graves acusaciones

Son imágenes de diferentes cámaras situadas en ambos recintos y sus aledaños y que apoyarían las acusaciones de la Fiscalía contra Turan a partir de las denuncias presentadas por el cantante Berkay Sahin y su esposa: por amenazas con armas e intento de causar heridas, así como de agresión y acoso sexual.

Según esta versión, el jugador del FC Barcelona cedido al Basaksehir habría propinado un cabezazo al artista durante la discusión y le habría roto la nariz. Berkay Sahin habría acudido a un hospital de Estambul junto a su esposa para ser atendidos. Arda Turan, supuestamente bajo efectos del alcohol, los habría seguido hasta allí, habría sacado una pistola y la habría emprendido a tiros con una fotocopiadora.

El diario 'Hürriyet' adelantaba la historia, así como una posible rueda de prensa en la que Arda, un auténtico héroe en su país hasta hace muy poco, debía ofrecer su versión de los hechos... y una disculpa al país que espera una sanción que se uniría al castigo deportivo que ya está cumpliendo.

La caída de un ídolo de masas

Porque en esta caída en barrena de Arda Turan, la 'Gent blaugrana' ha perdido a un gran futbolista. Pero Turquía contempla con horror la destrucción de un ídolo de masas, que incluso tiene un estadio a su nombre en el popular barrio de Bayrampasa de Estambul en el que se crió. Si al vestirse con la camiseta del Barça en el verano de 2015 elevó el orgullo patrio a cotas insospechadas, ahora lo ha degradado a una cota infame, para algunos.

Tras su brillante trayectoria en el Galatasaray, Turan recalaba en el Atlético de Madrid en 2011 a cambio de 13 millones para convertirse en el hecho diferencial del Cholismo, la revolución futbolística de Diego Pablo Simeone que devolvió a la entidad colchonera a la élite futbolística. Arda Turan brilló en el Atlético. El Cholo consiguió explotar la calidad del mediapunta otomano al mismo tiempo que lo disciplinaba tácticamente.

Así, su pase al Barça triplicando las cifras de traspaso (34 millones de euros más 7 millones en variables) se interpretó como un excelente negocio, una evolución natural; el crecimiento de un Arda que abordaba madurez futbolística en su marco ideal. El propio jugador expresaba su alegría aquel 10 de julio de 2015:

No pareció tener mayor importancia que en el momento de su fichaje, el Barça estaba sancionado por la FIFA y Arda Turan no podría jugar hasta enero de 2016. Tampoco, que en las demarcaciones en las que se encontraba más cómodo Luis Enrique Martínez contaba con Neymar Junior y Andrés Iniesta. Menos aún, que Simeone dejara escapar a un futbolista de su talento...

Un millón por partido

La realidad futbolística fue muy dura con Turan y con el Barça. Siempre estuvo a la sombra de Neymar e Iniesta, y sus dificultades para mantener una vida ordenada y acorde con las exigencias de un deportista de élite en cuanto a dieta y descanso hicieron el resto. El talento no es suficiente en el fútbol hoy en día.

Para entonces, Arda Turan no entraba en los planes de Luis Enrique y había perdido su relevancia en la selección turca. Fue significativo que en el duelo entre Turquía y España de la Eurocopa 2016 fuera abucheado por los aficionados de su país. Los únicos aplausos que cosechó esa tarde partieron de los seguidores españoles, que todavía recordaban sus tarde de gloria, así como de sus compañeros en la selección.  

El declive de Arda Turan se acentuó paulatinamente. Si en la campaña 2016/17 participó en 30 partidos (13 goles y 7 asistencias), en la 2017/18 se quedó en 5 apariciones (2 asistencias). El fracaso en una posible cesión en el mercado de invierno empeoró su situación en el club.

A su llegada al banquillo del Barça, Ernesto Valverde comunicó a Turan algo obvio: que no contaba con él. Oficialmente, sufrió una lesión, un hematoma metatarsiano, que le permitió faltar a más de un entrenamiento o limitarse a trabajar en el gimnasio y seguir tratamiento.

El Barça no consiguió cerrar la cesión de Arda al Basaksehir hasta el mercado de invierno de 2018 después de que la alta ficha del futbolista complicara la operación en más de una oportunidad.

Oportunidad desperdiciada

Al menos, el club turco se hacía cargo de la ficha durante el tiempo de cesión -el tiempo que le resta de contrato- y aceptaba una opción de compra. El balance: cada partido de Turan había costado al Barça un millón de euros.

Parecía que Arda disponía de una nueva oportunidad, pero su aventura con el Basaksehir duró 11 partidos (2 goles y una asistencia). El 4 de mayo de 2018, durante el Basaksehir-Sivasspor (1-1) de Liga, protagonizó un grave incidente tras empujar, insultar y amenazar a un árbitro asistente. Fue castigado con 16 partidos de suspensión que todavía está cumpliendo.   

A tenor del último incidente fuera de los terrenos de juego del pasado 10 de octubre, parece que Arda Turan no remonta el vuelo. Tiene contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2020 y en teoría, cuando cumpla el castigo, deberá volver a estar a disposición del técnico Abdullah Avcı. 

¿Tendrá minutos de juego? No lo tendrá fácil Arda Turan pues a pesar de su indudable talento, el equipo sigue en un momento dulce y es segundo en la Superliga con 15 puntos, a 3 del líder Galatasaray. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil