Sara Gallego, una Femke Bol en versión catalana

HISTORIA SPORT

Sara Gallego, una Femke Bol en versión catalana

Sara Gallego sigue maravillando en los 400 metros vallas
Sara Gallego sigue maravillando en los 400 metros vallas | EFE

Con solo 21 años, destrozó su récord español absoluto de 400 vallas (54.34) y sigue la estela de la neerlandesa

La discípula de Àlex Codina ha cambiado dos veces la métrica de pasos y ya no renuncia a nada en Múnich ni en Eugene

El atletismo español tiene una nueva estrella que empezó a brillar en 2016 con su bronce en 400 vallas en el Europeo sub’18 con 15 años y ya por debajo del minuto (58.73). Ese año, Maryia Roshchyn ganó el Nacional absoluto con peor marca (59.68).

Con un espectacular físico cincelado a base de trabajo y de disciplina, Sara Gallego está incluso superando las expectativas a sus 21 años con una versatilidad en las vallas y el liso que recuerdan a la portentosa neerlandesa Femke Bol.

Tras ser bronce en 2019 en el Europeo sub’20 de Boras con 18 años (57.44), la barcelonesa hizo historia en 2021 cuando fue plata en el Europeo sub’23 de Tallinn con 55.20, borrando de las listas el récord español absoluto que poseía la grancanaria Cristina Pérez desde los Juegos de Seúl 88 con 55.23.

Sara Gallego, esta temporada en el Mitin de Madrid

| EFE

La pupila de Àlex Codina brilló con fuerza en invierno cuando se quedó a solo cinco centésimas de Laura Bueno en la final de 400 lisos en los Nacionales de Ourense. La estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona estaba haciendo los deberes para el verano y ahora lo está demostrando con creces.

Tras su medalla de plata en los Iberoeamericanos, Sara Gallego rebajó su récord en la Copa de Clubs en La Nucía el 11 de junio (54.87) y el pasado sábado lo destrozó en los Campeonatos de España (54.34) con la tercera mejor marca europea de la presente temporada.

Por delante están la británica Jessie Knight (54.09) y Femke Bol (52.62), que es la también la segunda del mundo tras la estadounidense Sydney McLaughlin (51.41). La neerlandesa también tiene 50.37 y nació solo ocho meses antes que la catalana, quien ha cambiado dos veces la métrica para adaptarla a su potencia porque literalmente se las 'comía' y ya pasa las dos primeras vallas a 15 y las últimas, a 17. 

Sara Gallego, este año en los 400 lisos del Mundial de Belgrado

| EFE

¿El podio en el Europeo de Múnich el próximo mes de agosto o incluso ser finalista en el Mundial de Eugene de aquí a un par de semanas son dos objetivos quiméricos? Para nada a juzgar por su continúa mejoría, por sus ambiciosas palabras y por su capacidad competitiva.

"Estas marcas ya son palabras mayores para mí. No pensaba que podría estar en estos niveles, pero cada vez tengo más cerca el sueño de estar entre las mejores y voy a seguir luchando para conseguirlo", explicó tras colgarse en Nerja su quinto oro absoluto en las vallas bajas desde 2017 (en 2019 se impuso Carmen Romero).

Temas