Inicio Entrevistas La estudiante de ADE que ha hecho historia 33 años después

La estudiante de ADE que ha hecho historia 33 años después

A los 20 años, Sara Gallego ha derribado el récord de España de 400 metros vallas que estaba en el Museo de cera. Y ha sido tan grande que ni se lo había imaginado. Pero las vallas no sólo le han enseñado a resistir. También a ser valiente. 

Tiene 20 años y ya tiene el récord de España de 400 metros vallas: 55’20”.

A los 20 años, ha sucedido algo más importante: Sara Gallego ha tocado el cielo con los pies.  

Los 400 metros vallas le han concedido este deseo.

Por eso hablar con ella es como entrar en un centro comercial en el que se encienden las luces y nos sobran los motivos para aplaudirla: “Sara, eres la mejor, estamos orgullosos de tí”. 

– Yo la verdad es que flipo con esto -dice.

– No me lo podía ni imaginar. No sabía siquiera ni cuál era el récord de España.

El récord tenía 33 años de antigüedad: año 1988, Cristina Pérez, 55’23”.

Habíamos aparcado la esperanza.

Pero en el Europeo sub-23 de Tallín apareció Sara Gallego que, para mí, es una valiente que pasó “primera en la segunda valla” y que se acordó de que “quien arriesga a veces gana”. 

Y ganó.

Y hoy aquí está uno hablando con ella, con Sara Gallego, una chica de Barcelona que estudia tercero de ADE (Administración y Dirección de Empresas), que ha aprobado todas las asignaturas y que ahora mismo se considera “una atleta que estudia”. 

– Quizá el día de mañana, cuando empiece a trabajar, sea diferente, pero ahora mismo, para mí, lo primero es el atletismo porque esta es la edad en la que puedo conseguir lo que busco – explica.

Y tiene razón: la juventud se pasa y no vuelve.

–  Desde los 6 años hago atletismo. He aprendido lo más importante: “Si no lo disfrutas no vale de nada’. Lo aprendí de mi padre, que hizo obstáculos y 800 y que incluso es preparador físico. De hecho, es el entrenador de mi hermana que ha hecho 2’13” en 800 esta temporada.

– ¿Y por qué no le entrena a usted?

– Fue mi hermana la que se lo pidió. Mi padre nunca se ofrecería y conmigo, pues, mire, yo creo que es mejor así.  Mi padre me pregunta pero no se mete. Respeta mi espacio: “Al final, la que corre eres tú”, me dice. A lo sumo, me puede dar consejos pero nunca me van a exigir. Sabe que nadie puede saber de mi misma tanto como yo misma o mi entrenador.

Las vallas forman parte de la personalidad de Sara Gallego.

– Yo hacía 600 y hacía miles. Incluso, no le voy a engañar. También me he propuesto correr un 100 a tope. Pero el día que descubrí las vallas cambió mi vida, porque las vallas no son solo correr. En las vallas hay ritmo, hay técnica, hay velocidad. De una carrera a otra no sabes lo que puede pasar. Sé que a veces las vallas te lo hacen pasar mal. Pero creo que esto ocurre con todas las pruebas en el atletismo. Quizá por eso luego disfrutas tanto lo que logras.

Hoy, Sara Gallego es el ejemplo más puro.

Me atrevo a preguntarla si a su edad ya se puede morir tranquila y a ella no le sorprende la pregunta.

– Hace poco me preguntaron que buscaba en el atletismo y dije que cuando hiciese el récord de España ya me sentiría satisfecha. Así que ahora que lo he logrado puedo aceptar que lleva usted razón y que ya me podría morir tranquila -ironiza.

Tiene 20 años.

– Quién me lo iba a decir -contesta-. No me había dado tiempo ni a imaginarlo. No sabía siquiera cuál era el récord de España. Pero esa es la grandeza del atletismo. 

En 33 años nadie ha corrido tan rápido en España como Sara Gallego: han pasado generaciones enteras que se marcharon sin lograrlo.

Y, de repente, ella a los 20 años.

– Me lo dicen y vuelvo a flipar. Hace nada estaba en 57 segundos y ahora ya tengo que pensar en 54. Pero es que desde muy joven se pueden hacer cosas grandes. La edad no te limita nada. Por eso siempre hay que pensar en algo más.

Y está feliz.

– Pero tampoco le voy a ocultar que al mismo tiempo ya estás pensando en algo más, ¿y si puedo correr en 54 segundos? Pero es que el atletismo es así. Nunca terminamos de conformarnos.

– ¿Entonces el récord no es suficiente?

– Sí es suficiente. Y lo valoro. Y lo he disfrutado. De hecho la noche que hice la marca me sentía totalmente completa. Había hecho algo que me llenaba al máximo. Creo que nunca me había ocurrido algo así. No hay ni siquiera ningún examen que haya aprobado en la universidad que me haya llenado tanto como el récord de España de 400 vallas. Pero es que ahora no hay nada que me mueva tanto como el atletismo.

En la vida hay tiempo para todo.

– Son etapas. Creo que soy responsable en los estudios. No tengo nada que echarme en cara. Sé que el atletismo es difícil que me vaya a dar de comer, pero a mí me gusta. Desde pequeña me han enseñado que el deporte es una de las mejores escuelas de vida.  Te enseña a resistir y te da alegrías que no olvidas nunca como el abrazo que me di con mis padres tras el Europeo. Eso quedará ahí siempre.

¿Las vallas le hacen más joven?

Es una prueba muy longeva, lo dice todo el mundo.  Con casi 30 años puedes hacerlo muy bien. A mí aún me falta experiencia. Pero no me gusta mirar más allá. Tengo 20 años y aún he de asimilar que he batido el récord de España. Y cuando me enteré abrí los ojos y dice ‘¡cómo es posible!, si yo tenía 56’13”

– Me parece tan fuerte -añade-.  La mayoría de la gente me dice, ‘eres muy joven, te queda mucho por delante’ y supongo que llevarán razón. Yo estoy dispuesta a demostrarlo.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad