Coche Autónomo

PORSCHE

Porsche prueba tecnología autónoma en su planta de Ludwigsburg

Porsche pretende que sus vehículos vayan de su aparcamiento al taller y vuelvan de forma autónoma.

Porsche probará primero su tecnología en un entorno virtual.
Porsche probará primero su tecnología en un entorno virtual. | PORSCHE

Motor Zeta

Porsche ha iniciado un proyecto para probar tecnología autónoma para sus coches en sus instalaciones de Ludwigsburg. Trabajando junto a la startup Kopernikus Automotive, la firma de Stuttgart instalará un espacio de pruebas para que sus vehículos vayan solos al taller desde su lugar de estacionamiento y vuelvan después al mismo sitio.

Según las primeras informaciones desveladas por la marca, el proceso será sencillo. Los trabajadores podrán controlarlo todo a través de una tableta y el vehículo podrá circular por sus instalaciones orientándose totalmente solos y detectando todos los objetos y posibles obstáculos para sortearlos. El proceso debe ponerse se ha puesto en marcha ya gracias al trabajo de expertos de campos como el de la conducción autónoma y asistencia a la conducción automatizada o el tecnológico.

Porsche y Kopernikus Automotive presentarán el proyecto, que deberá terminar a mediados de año, este mismo jueves en el ''Expo Day'' de Startup Autobahn, una plataforma fundada en 2017 para que startups de todo el mundo presenten sus ideas en Stuttgart. Compañías como PorscheDaimlerZF Friedrichshafen BASF, entre otras, ya han colaborado con varias startups bajo el paraguas de Startup Autobahn. Sin ir más lejos, Porsche asegura que ya ha puesto en marcha cerca de 50 proyectos.

Primero una prueba virtual

Antes de probar su tecnología en sus instalaciones reales, la marca y Kopernikus Automotive han creado una copia virtual de su planta de Ludwigsburg para practicar a través de una red de inteligencia virtual que podrá realizar más de un millón de kilómetros de prueba aprendiendo de cada uno de ellos para mejorar su respuesta.

Porsche pretende que la Inteligencia Artificial aprenda a identificar los objetos y los obstáculos, además de todos los caminos planeados antes de la prueba con vehículos reales. Tras esta fase virtual, el proyecto contempla una fase de pruebas reales, aunque con medidas adicionales de seguridad como una limitación de la velocidad máxima a 7 km/h y la obligación de que un conductor de seguridad esté siempre tras el volante. "La conducción autónoma revolucionará el tráfico en unos años. No obstante, ya podemos usar las posibilidades tecnológicas hoy para hacer que los procesos de trabajo sean aún más efectivos y eficientes", explica Alexander Haas, director del proyecto de conducción autónoma de Porsche.