Industria

Vehículos de pila de combustible

Michelin y Faurecia se asocian para desarrollar sistemas de hidrógeno

Ambas compañías pretenden ser líderes en sistemas de pila de combustible de hidrógeno y venderlos a los fabricantes.

Michelin apuesta por la movilidad basada en hidrógeno.
Michelin apuesta por la movilidad basada en hidrógeno. | MICHELIN

Motor Zeta / Agencias

Michelin Faurecia han firmado un acuerdo para crear una empresa conjunta con el fin de desarrollar, producir y comercializar sistemas de pila de combustible de hidrógeno para turismos, camiones y otras aplicaciones, con el objetivo de conseguir una movilidad sin emisiones, según han informado las compañías.

La nueva compañía reunirá todas las actividades relacionadas con la tecnología de pila de combustible que hasta ahora desarrollaban ambas compañías de manera individual. Tanto Michelin como Faurecia están convencidos de la importancia de la tecnología del hidrógeno en la búsqueda de una movilidad sin emisiones, y de la necesidad de crear una fuerte industria, francesa y europea, en torno a este combustible.

Hyundai Nexo, un coche propulsado por hidrógeno. | HYUNDAI

Así, ambas entidades pretenden dar forma a un "líder mundial" en sistemas de pilas de combustible de hidrógeno, combinando los activos existentes y complementarios de cada una de ellas. Para los vehículos eléctricos, la tecnología de la pila de combustible complementa la de sus propias baterías. Además, esta tecnología ha sido seleccionada recientemente por la Unión Europea como uno de los seis proyectos de interés común más importantes de Europa.

La contribución de Michelin será la actividad de Symbio, filial del grupo y proveedor de pilas de combustible de hidrógeno asociadas a una gama de servicios digitales, así como sus propias actividades relacionadas con I+D y producción. Por su parte, Faurecia aportará la experiencia tecnológica en celdas de combustible que ha desarrollado a través de asociaciones estratégicas, además de su conocimiento industrial y sus relaciones estratégicas con los fabricantes de automóviles. 

Coches de pila de combustible

Actualmente hay pocos vehículos que se propulsen mediante hidrógeno, aunque este combustible gana peso y popularidad poco a poco. El coche más conocido ahora mismo es el Hyundai Nexo, aunque su precio de 69.000 euros le alejan de ser un vehículo apto para todos los bolsillos. Este SUV ofrece 666 kilómetros de autonomía (WLTP) propulsándose exclusivamente de hidrógeno. No obstante, antes llegaron el Toyota Mirai o el Honda FCX ClarityToyota, de hecho, apuesta firmemente por esta propulsión y ha desarrollado y está probando el Project Portal, un camión propulsado por hidrógeno.

Los vehículos de hidrógeno almacenan este elemento en los tanques y se usa para abastecer la pila de combustible. Al inyectar aire en dicha pila, reacciona con el hidrógeno para generar electricidad y agua. La electricidad, entonces alimenta la batería que propulsa el motor y el agua se expulsa por el sistema de escape en forma de vapor. De este modo, los coches de hidrógeno no generan emisiones contaminantes.