Competición

VUELTA A LA COMPETICIÓN

Cuenta atrás para las 500 Millas

Alonso prepara su segunda Indy500 y Oriol Servià busca poder competir por 12ª ocasión.

Alonso, en el test de Indianápolis
Alonso, en el test de Indianápolis.  | MCLAREN
@F1Viaplana

La cuenta atrás de la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis empezó ayer miércoles en el mítico trazado americano con la celebración del primer test oficial. 29 de los 36 pilotos que optan a una de las 33 plazas para competir en una de las pruebas más grandes del universo automovilístico se dieron cita y entre ellos figuraban Fernando Alonso, que había tenido su primera toma de contacto con el McLaren-Chevrolet el pasado 9 de abril en Texas, y Oriol Servià, que se postula para el volante que aún está vacante en el equipo Arrow Schmidt Peterson Motorsports para disputar la prueba por duodécima vez.

No fue un estreno de proyecto positivo para Alonso, que se ha quedó parado en su vuelta de instalación por un fallo eléctrico y cerró el día con solo 29 vueltas, sin buscar tiempos y cerrando la tabla de cronos ( 218,690 millas por hora (351.947km). Servià, 38 vueltas, ha marcado el tercer mejor registro de su sesión. Servià acabó con el tercer mejor registro, con 222,755 millas (358.489 km), en la vuelta número 37 de las 38 que completó.

Este tradicional test, en el que se da el pistoletazo de salida para la Indy 500, empezó con retraso por las adversas condiciones climatológicas. Consta de siete horas de actividad en pista, empezando los pilotos que tienen experiencia con las dos primeras horas, en las que prácticamente no hubo actividad en pista por la aparición de la lluvia. Hay que recordar que si llueve la carrera se detiene.

Les siguieron otras dos horas destinadas a aquellos que debutan en esta edición y también a pilotos que no participaron en el 2018, como era el caso de Alonso, con la intención de que se familiarizara con el trazado. Finalmente hubo tres horas de máxima actividad con todos en pista para trabajar en la puesta a punto de sus monoplazas.

Poco antes de empezar la actividad en pista, el asturiano, que este año ya ha ganado las 24 Horas de Daytona y las 1000 Millas de Sebring, comentaba que “me siento muy cómodo en los óvalos. El tráfico nunca fue un problema cuando corrí en 2017, pero hay muchas cosas a las que les tengo respeto en esta prueba. Quiero aprender lo máximo en estas semanas”.

Mayo 'movido'

Ha sido el primer aperitivo de un mes de mayo de gran actividad, que empezará con el IndyCar Grand Prix los días 10 y 11 de mayo. La prueba, puntuable para el campeonato Indy, se celebra sobre el antiguo trazado de F1. La actividad en el óvalo empezará el 14 de mayo, prolongándose los entrenamientos cada día hasta el 20. El 18 y 19 habrá ya  entrenamientos cronometrados. El viernes 24 se celebrará la última tanda de entrenamientos y la carrera empezará el domingo 26 a las 12:30 hora local.