LAS ASPIRACIONES DE LA MARCA

Después del BT62, Brabham apunta a las carreteras y a las carreras

Brabham explicó que empezar con el BT62 era la mejor estrategia, pero quieren competir y hacer coches de carretera.

Subida del Brabham BT62 en Goodwood. | GOODWOOD
@alexsoler66

Brabham renacía el pasado mayo con la presentación del BT62, un superdeportivo solo para circuito creado para realizar lo que se conoce como 'Trackdays', eventos de la propia marca para que sus propietarios disfruten de los coches en trazados de todo el mundo, como hacen también Ferrari con el FXX-K Evo o Aston Martin con el Vulcan, por ejemplo.

El pasado fin de semana, en el Festival de la Velocidad de Goodwood, el Brabham BT62 debutaba ante los ojos de miles de personas, que hasta ahora solo lo habían visto en vídeo. Aunque ni siquiera subió la subida a un ritmo alto, quedó claro que el BT62 es espectacular y que su V8 de 5.4 litros y 700 CV suena muy bien. De este modelo, la marca producirá solo 70 unidades, siendo las primeras 35 parte de una edición limitada para conmemorar las 35 victorias de Brabham en la Fórmula 1. ¿El precio? 1,14 millones de euros.

EL FUTURO

En el mismo Goodwood, David Brabham, hijo de Sir Jack Brabham y responsable del renacimiento de la marca, dijo que el BT62 es solo el comienzo de lo que ellos esperan que sea algo mucho más grande. En principio, este superdeportivo contruirá los cimientos de lo que quieren crear más adelante, asegurando unos ingresos muy valiosos para seguir con su idea. Brabham quiere volver a competir, pero también aspira a crear coches homologados para carretera abierta. Aun así, para empezar y para evitar las enormes inversiones que suponen estas aspiraciones, han crado el BT62.

"El ADN de Brabham es competitivo, así que creamos un producto que se relaciona más con las carreras que con la carretera. Un producto que nos sitúa en el mapa. Es rápido, es muy bonito y podría circular por carretera o competir con futuras variantes. Haber ido directamente a por un coche de carretera habría sido una inversión masiva. Simplemente, no parecía que esa fuera la estrategia correcta para nosotros", explicó Brabham. "Cuando nacimos el 2 de mayo presentamos el BT62, que es un coche solo para circuito, pero también dijimos que queríamos volver a competir y también queremos salir a las carreteras", añadió.

Poco más se conoce de las intenciones de Brabham, o de cualquier calendario o estrategia de producto de la marca. Sin embargo, la intención de abarcar mucho más espacio en la industria la tienen y, con el BT62, el inicio no podría ser más esperanzador.