Inicio Noticias & Blog Receta de ajos marinados, alimento curativo bien conocido desde tiempos ancestrales.

Receta de ajos marinados, alimento curativo bien conocido desde tiempos ancestrales.

receta ajos marinados

Las propiedades nutritivas y medicinales del ajo son múltiples, pero destacan su poder alcalinizante, depurativo, bactericida y fibrinolítico.

No es recomendado su consumo en personas que toman antiagregantes o anticoagulantes por el riesgo aumentado de sangrado.

Para beneficiarse  al máximo de todo su potencial, hay que consumirlos crudos o semicrudos…y es muy cierto eso que dice el refrán de  “ajo cocido, ajo perdido”. De todas formas, a ver quién es el valiente que los ingiere tal cuál.

Aquí te dejamos una receta fácil para consumirlos semi crudos :

Ingredientes y materiales:

  • 1 bote de cristal con cierre hermético
  • 1 ó 2 cabezas de ajos
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharada de vinagre de manzana /vinagre de vino blanco.
  • 1-2 hojas de laurel
  • Opcionalmente 1 cucharadita de sal.

El vinagre de manzana es un sustrato fermentado que ayudará a la conservación de tus ajos, al mismo tiempo que refuerza la flora bacteriana. En su defecto podrías usar vinagre de vino blanco.

El laurel, a parte de dar un toque aromático, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que se sumaran a las de los ajos.

La sal ayudará a realzar el sabor y la fermentación, pero puedes abstenerte de utilizarla si no eres un persona que usa el salero regularmente por cuestiones saludables.

La cuchara de palo es aconsejada antes que una cuchara de acero inoxidable porque ésta última puede podría perturbar el balance ácido/ base de nuestra preparación.

Pasos


1/Esterilizar el bote si fuera necesario:

Poniéndolo boca abajo en agua hirviendo durante unos 30 minutos .

Tras ese tiempo lo sacas con cuidado de no quemarte, y lo dejas en una rejilla limpia para que escurra todo el vapor de agua.

2/ Pela los ajos

Puedes hacer varios gajos de una vez, ya que una vez preparados, puedes consumirlos durante varias semanas.

Para facilitarte la tarea del pelado y al mismo para activar la alicina que contienen (que es uno de los principios activos fundamentales), tendrás que darle agresividad al asunto y golpearlos con la base de tu mano o con algún utensilio como un cuchillo ó un vaso.

3/Pon a hervir 1 vaso de agua y 2 cucharadas de vinagre.

En cuanto hierva (puedes añadir una cucharadita de sal si te place) hecha los gajos y remueve durante unos 2-3 minutos máximo.

Aquí sentirás cómo emana de tu cocina un olor algo fuerte debido al vinagre, pero sacando el lado positivo de las cosas, esto hará espantar a todo tipo de insectos que haya en el habitáculo.

4/ Últimos pasos:

-Retíralos con una espumadera y riégalos con un buen chorro de agua fría o introdúcelos en un recipiente con agua fría para cortar su cocción.

-Reserva el agua de la cocción hasta que se enfríe o métela en la nevera para que se enfríe más rápido.

-Introduce los gajos en el bote de cristal, a continuación el agua enfriada de la cocción, añade por último una ó dos hojas de laurel.

-Cierra bien el bote y déjalo en la nevera al menos 24h antes de consumirlos.

Bon appétit !


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad