La importancia del entrenamiento invisible: el arte de “hacer más haciendo menos”

La importancia del entrenamiento invisible: el arte de “hacer más haciendo menos”

Compartir
entrenamiento invisible -

¿Conocéis esos dichos que rezan… “mucha agua mata planta” o “no siempre más es mejor”? Estas citas se suelen utilizar en múltiples ámbitos del día a día, y por supuesto son totalmente aplicables al mundo del entrenamiento de hoy en día, en el que existe una altísima competitividad y búsqueda del profesionalismo, y en el que a la vez nos encontramos con una amplísima oferta de servicios y métodos que pretenden ayudarnos a mejorar el rendimiento.

En este contexto de tanta información y propuestas de trabajo, en el que parece que podríamos estar todo el día trabajando, ya sea con entrenos de running, bicicleta, trail… con entrenamientos de app de fitness para hacer en casa… u otros métodos, entra en escena un concepto relativamente nuevo, que es el del entrenamiento invisible, como una herramienta “para hacer más haciendo menos”; sin duda una de las maneras más efectivas de mejorar nuestro rendimiento!

Entrenamiento invisible: Definición

El entrenamiento invisible nace del desarrollo y mejora de la teoría del entrenamiento deportivo y está muy relacionado con las ciencias de la salud, y es que se basa precisamente de todo aquello que se aleja de las instalaciones deportivas, todo lo que se hace cuando no se está entrenando para optimizar el rendimiento y la recuperación.

Como sabemos el entrenamiento deportivo es un proceso complejo de planificación y organización de cargas bien distribuidas a lo largo del tiempo para producir un efecto concreto sobre el organismo y que después se produzca un efecto físico y/o fisiológico de adaptación en el cuerpo.

Este fenómeno de adaptación se conoce como supercompensación y se basa en el incremento de las capacidades físicas del deportista; inmediatamente después del entrenamiento, el cuerpo disminuye su potencial en cuanto a sus capacidades físicas como consecuencia de éste, y  se pone manos a la obra para recuperarse y no únicamente lograr volver al estado en que se encontraba previamente al esfuerzo, sino que incluso mejorará su estado basal.

Dependiendo del nivel del deportista y de cómo y cuándo se apliquen las cargas de entrenamiento, se logrará una mejora más acentuada del rendimiento del deportista.

En este sentido también debemos conocer otro concepto que es el de potencial de mejora, que nos ayuda a comprender “cuánto se puede llegar a mejorar el rendimiento” de cada individuo. Conocer cuál es el potencial de mejora de cada deportista es una tarea de las más difíciles y de hecho es imposible de cuantificar de forma exacta, pero la experiencia y la metodología de trabajo de un entrenador bien cualificado puede dar mucha información respecto a cuál puede ser ese potencial. Aun así, no se puede saber de ciencia cierta ni mucho menos, si fuera así se podría llegar a predecir cuáles serán los mejores deportistas del futuro.

Seguro que también habéis oído alguna vez que en en entrenamiento deportivo “se tarda mucho tiempo en ganarlo, y muy poco en perderlo”. Se tarda muchas semanas e incluso meses en lograr los cambios deseados, a través del trabajo constante y la perseverancia del deportista, y por el contrario se tarda muy poco en perder estas mejoras cuando se interrumpe dicha actividad regular. A veces trabajar demasiado sin controlar o regular la recuperación puede conducir a algún tipo de lesión deportiva que obligue a parar los entrenamientos y por lo tanto frene el rendimiento en seco. De ahí la gran importancia que tiene no solamente controlar los entrenamientos, sino hacer todo lo posible para recuperarse.

Factores del entrenamiento invisible

Para ayudar en este proceso de recuperación de los entrenamientos, es necesario el trabajo en equipo por parte de distintos profesionales de la salud, formando un equipo multidisciplinar de vital importancia para maximizar las posibilidades del deportista, por encima del papel único del entrenador. Por lo tanto el entrenamiento de hoy en día debe constar tanto de la parte condicional y técnica, como de la prevención y recuperación para asegurar así una óptima recuperación del deportista después de la actividad; este es el entrenamiento invisible, y debe ser una parte más de la preparación del deportista!

Cuando hablamos del deporte empleado como actividad física saludable, el deporte recreacional… todo lo relativo al entrenamiento invisible puede ser considerado como una serie de hábitos saludables que mejoraran la salud y la calidad de vida del practicante. En este caso no hablaríamos de la búsqueda del rendimiento deportivo, pero sí de práctica deportiva en condiciones óptimas que permitan su adecuado desarrollo y disfrute, y es por eso que también en este entorno es recomendable llevar a cabo un adecuado trabajo de entrenamiento invisible.

Por contra, si hablamos del deporte con objetivo de rendimiento (y aquí no incluimos por supuesto sólo al deportista profesional, sino a todo aquel deportista que lucha por un objetivo de forma estructurada y constante) todos estos aspectos que se incluyen dentro del entrenamiento invisible deben ser considerados un parte imprescindible de la rutina diaria para permitir al deportista seguir con su programa de entrenamiento.

Tanto para el deportes recreacional como para el deporte de rendimiento, es súper importante todo aquello que podemos hacer para recuperar nuestro organismo de las cargas aplicadas en el entrenamiento.

Tal y como hemos dicho el entrenamiento invisible tiene una serie de facetas distintas que componen el equipo multidisciplinar, incluyendo entre otras, las siguientes especialidades:

  • Control y valoración por parte de un médico para supervisar los procesos del organismo, determinar necesidades y diagnosticar episodios de patología o lesión.
  • El trabajo de recuperación física, masajes de recuperación y tratamientos de patologías a cargo del fisioterapeuta.
  • El control podológico de forma regular para evitar patologías propias del pie o secundarias a problemas de apoyo.
  • El asesoramiento nutricional para asegurar la cobertura en las necesidades individuales de hidratación y alimentación.
  • El asesoramiento a nivel emocional y mental para afrontar retos o situaciones derivados del entrenamiento y la competición.
  • Y lo más importante, el descanso y el control del sueño, que es nuestro primer elemento de recuperación.

En este otro post os explicamos con detalle qué podemos hacer en cada una de éstas áreas para optimizar vuestra recuperación y mejorar el rendimiento.

Esperamos que con este texto os hayamos ayudado a entender un poco mejor en qué consiste el entrenamiento invisible. Recordad que no solamente se trata de entrenar mucho y bien, sino que es igual de importante saber descansar y lograr las estrategias adecuadas para recuperarse.

Para cualquier duda que podáis tener, nos podéis contactar en info@invisible-training.com o llamando al 93 589 26 62 – 628 20 27 59.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad