Con qué frecuencia se debe hacer ejercicio en el gimnasio

Con qué frecuencia se debe hacer ejercicio en el gimnasio

Compartir
gimnasio frecuencia

La actividad física periódica y un estilo de vida activo son dos de los hábitos saludables que hay que incorporar a nuestro día a día para gozar de buena salud. A este debemos sumarle el de una dieta sana y equilibrada y un descanso reconfortable. De ese modo, y por supuesto alejando o evitando hábitos perjudiciales como el tabaco o un consumo elevado de alcohol, se previenen enfermedades y se mantiene un peso saludable.

Sin embargo, el exceso de ejercicio también puede ser perjudicial y tener un impacto negativo sobre la salud. Si se acostumbra a hacer ejercicio con frecuencia, hay que planificar algunos días de descanso para que el organismo repare el daño muscular y se recupere de la actividad física.

¿Hay que hacer ejercicio físico a diario?

Únicamente por salud preventiva es aconsejable hacer entre 30 y 60 minutos de ejercicio moderado entre 3 y 5 veces por semana, o bien reducir un poco el tiempo y el número de veces pero aumentar la carga de intensidad.

Si a esto se le suma entrenamiento de fuerza y resistencia muscular dos veces a la semana, el resultado será una importante prevención de enfermedades y un mayor grado de autoestima.

¿Cada cuánto tiempo hay que visitar el gimnasio?

La frecuencia de visitas al gimnasio va a depender de los objetivos a conseguir. No es lo mismo un deportista de alta intensidad, como un crossfiter avanzado, que una persona que visite el gimnasio solo para gozar de un mejor estado de salud general y forma física.

Para deportistas no específicos, hacer el mismo tipo de ejercicio aeróbico todos los días puede ser perjudicial para la salud, de ahí que sea recomendable variar el tipo y la intensidad de los entrenamientos, pues esto es sinónimo de lograr mejor salud y acelerar el cumplimiento de los objetivos a alcanzar en el gimnasio, al tiempo que se reducen las posibilidades de sufrir una lesión.

Las formas más comunes de ir al gimnasio

El modo más habitual de contabilizar los días a los que se va al gimnasio es hacerlo en el periodo de una semana. Así, tenemos que hay personas que entrenan uno o dos días a la semana, tres días a la semana, cuatro o cinco días e incluso deportistas que no descansan ni los fines de semana, haciendo deporte 6 ó 7 días.

Ir un día o dos a la semana es una frecuencia un tanto insuficiente, ya sea para un nivel principiante o para un nivel avanzado. Los principiantes, con este esquema, no consiguen que su organismo se adapte al nuevo trabajo muscular, por lo que los cambios físicos tardarán en aparecer y la mejora en el rendimiento deportivo tampoco será muy alta.

Si se combina ir al gimnasio con hacer ejercicio aeróbico periódico: salir a caminar, trotar un poco, nadar o montar en bici, es evidente que esa persona sentirá una autoestima más alta y más salud, pero no ganará mucha masa muscular.

Ir tres días a la semana al gimnasio es la frecuencia mínima para observar resultados apreciables en el físico y en la resistencia, aunque para ello es importante dotar estas sesiones de gimnasio de suficiente intensidad.

Un paso más allá es el de ir cuatro o cinco días a entrenar. Es la frecuencia más recomendada, pues se pueden maximizar los resultados sin sobreentrenar el cuerpo y con menos riesgo de lesiones. Con esta dinámica de visitas al gimnasio, el cuerpo se acostumbra al nuevo gasto energético y los resultados son satisfactorios y progresivos en pocas semanas.

Si aumentamos aún más la carga de entrenamientos hasta seis o siete días a la semana es porque somos deportistas de élite o personas que trabajan en el mundo deportivo. Una persona de a pie, si quiere entrenarse por motivos de salud y estética, no es aconsejable que vaya con tanta frecuencia, pues el cuerpo necesita de periodos suficientes de descanso para recuperarse.

La importancia de la recuperación muscular

El tiempo de descanso no es solo importante por este motivo, sino que lo es porque los músculos durante este periodo se preparan para un nuevo entrenamiento. Como mínimo se ha de descansar un día a la semana, especialmente en el caso de personas que se preparan para una prueba deportiva o su profesión tiene que ver con la actividad física.

En el resto de casos, lo más recomendable es descansar de dos a tres día a la semana. Hay una serie de síntomas que son habituales cuando aparece el sobreentrenamiento, y estos son: fatiga, cansancio, mal humor, falta de apetito, malestar muscular, mareos y náuseas y una reducción en el rendimiento deportivo.

Los músculos necesitan entre 48 y 72 horas para recuperarse después de entrenar. Atendiendo a este tiempo, una persona  debería dejar un día de descanso entre visita al gimnasio y visita al gimnasio. Pero en la practica, este tiempo no solo depende de la intensidad del entrenamiento, sino también de la edad (con los años, los procesos de recuperación son más lentos), y de los grupos musculares que se trabajan.

Suele ser común que pasadas unas horas tras el entrenamiento, los músculos comiencen a doler, pero esto no es más que una manifestación de que la recuperación muscular se está llevando a cabo, eliminando las toxinas producidas en el entrenamiento.

La recuperación activa, ir más días al gimnasio

Como esta fórmula de ir día sí y día no al gimnasio obliga solo a ir tres o cuatro días a la semana, existe también lo que se denomina recuperación activa, que consiste en realizar actividades físicas moderadas en los días en los que no se practica un entrenamiento intenso, para aumentar el flujo sanguíneo e incrementar la velocidad con la que se eliminan las toxinas del organismo, al tiempo que se acelera la regeneración y crecimiento de fibras musculares.

De este modo, hacer ejercicios cardiovasculares moderados durante 20 ó 25 minutos en los días de descanso de entrenamiento es aconsejable para acelerar la recuperación muscular. La natación y la sauna también tienen efectos positivos.

Compartir

Te puede interesar...

1 Comentario

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad