El Villarreal aleja sus fantasmas

El equipo de Emery se impuso 2-1 al Arsenal en la ida de las semifinales de la Europa League con goles de Trigueros y Albiol

El resultado podría haber sido mejor si el colegiado no se hubiera inventado tras el descanso un penalti de Trigueros sobre Saka que transformó Pépé

El Arsenal sale vivo de la cerámica | MEDIAPRO

Alba López

Era una noche señalada. Una cita para la historia. Y no defraudó el Villarreal, que pone rumbo a Polonia, donde se disputa la final de la Europa League, tras imponerse en la ida de las semifinales al Arsenal con goles, quién lo iba a decir, de Trigueros y Albiol. Pépé marcó de penalti para los 'gunners' tras un penalti que no existió de Trigueros sobre Saka.

FICHA TÉCNICA

Europa League

VIL

2-1

ARS

Villarreal

Rulli; Foyth (Mario Gaspar, 70'), Pau Torres, Albiol, Pedraza (Alberto Moreno, 80'); Capoue, Parejo, Trigueros (Moi Gómez, 80'); Chukwueze, Gerard Moreno, Alcácer (Coquelin, 46').

Arsenal

Leno; Chambers, Holding, Pablo Marí; Smith Rowe (Elneny, 95'), Ceballos, Partey, Xhaka, Saka (Aubameyang, 85'); Odegaard (Martinelli, 63'); Pépé (Willian, 95').

Goles

1-0 M. 5 Trigueros. 2-0 M. 29 Albiol. 2-1 M. 72 Pépé, de penalti.

Árbitro

Soares Dias (Portugal). TA: Pau Torres (37') Y Capoue (2A, 77') / Ceballos (2A, 57'), Thomas (58') y Aubameyang (90').

Incidencias

La Cerámica. A puerta cerrada.

Pero es el de Unai Emery un equipo superlativo. Con un entrenador mayúsculo que se conoce la competición como la palma de su mano. Llevó al Sevilla a cotas milagrosas y está a punto de hacerlo con este 'Submarino', cuyo periscopio apunta a la final. Sonríen Riquelme, Forlán, Quique Álvarez, Senna y compañía, quienes no iban hoy a bordo del navío, pero saben que Europa le debe una al Villarreal y este año toca cobrársela. En el Emirates Stadium, el próximo jueves, el desenlace.

No hubo sorpresas en el once que presentó Emery en La Cerámica, pero sí en el del Arsenal. Arteta amagó en la previa señalando que los tocados Lacazette y Tierney estaban listos y a la hora de la verdad no los incluyó siquiera en la convocatoria. Sí entró Aubameyang tras superar la malaria, aunque fue suplente. Odegaard y Ceballos, que apuntaban al banquillo, salieron de inicio. La verdad es que si la idea del exayudante de Guardiola en el City era esconder sus cartas, lo hizo de maravilla.

Aun así, supo adaptarse el Villarreal a la nueva coyuntura. Emery, zorro viejo, vio el percal y cambió de planes en ataque sobre la marcha. Lo natural hubiera sido ver a Gerard Moreno por la derecha, Chukwueze por la izquierda y Alcácer en punta de lanza. Pero intuyó el técnico vasco la debilidad de Xhaka en su nueva posición y tiró a Chukwueze hacia ese lado para que desequilibrara con sus cabriolas.

INICIO SOÑADO

La jugada le salió a pedir de boca al de Hondarribia, porque por ahí empezó a descoserse el Arsenal a los cinco minutos, cuando el nigeriano le hizo el lío al suizo en el vértice del área y Trigueros, que pasaba por ahí, fusiló a Leno.

Era el inicio soñado, pero quedaba mucho partido por delante todavía. Lo entendió el Villarreal, que se echó hacia atrás y dejó hacer a los 'gunners'. Hasta que empezó a carburar Parejo, un maestro cuando tiene el día. Como Trigueros, futbolista de teórico perfil bajo al que le sobra fútbol en sus botas.

En pleno aletear 'groguet' cayó el segundo. Nacido de la pizarra de Unai. Parejo sacó la escuadra y el cartabón en un saque de esquina para poner el balón en la cabeza de Gerard Moreno y el incombustible Albiol abrió el regalo del catalán en el segundo palo. No había público en las gradas de La Cerámica, pero tembló el estadio.

Tras el 2-0 despertó el Arsenal y pudo recortar distancias al filo del descanso. Lo evitó el VAR. El colegiado había señalado penalti por un derribo de Foyth sobre Pépé dentro del área. Tras consultar con el videomarcador previo chivatazo desde arriba, sin embargo, Soares Dias vio que el marfileño previamente había tocado la pelota con la mano al controlarla y rectificó su decisión.

El alivio le duró al Villarreal lo que duran dos peces de hielo en un 'whisky on the rocks'. Porque arrancó la segunda parte y tocó zafarrancho el equipo de Arteta, como era de esperar viéndose fuera de la eliminatoria. Hubo que hacer entonces de tripas corazón. Emery había metido en el campo a Coquelin por Alcácer para fortalecer el centro del campo. Y el francés ayudó a detener las embestidas inglesas, pero no fue suficiente para frenar la hemorragia con un Pépé desatado por la derecha.

EXPULSIONES Y VÉRTIGO

La expulsión de Ceballos cambió el devenir de los acontecimientos. Al andaluz se le fue el pie en una entrada sobre Parejo y vio una segunda cartulina amarilla más que merecida. A partir de ahí reinó la locura. Gerard Moreno tuvo la sentencia y perdonó. Y poco después a los 'gunners' les bajó la virgen a ver cuando el colegiado se inventó un penaltito de Trigueros sobre Saka que aprovechó Pépé para hacer el 2-1.

Otra expulsión, esta vez del lado del Villarreal, terminó de dinamitar el encuentro. Capoue dejó a su equipo con diez y en la misma acción se lesionó. Entraron entonces Alberto Moreno y Moi Gómez en busca de oxígeno para el equipo. Se consiguió. Queda faena por hacer en el Emirates Stadium la semana que viene, pero tiene a tocar el Villarreal su primera final continental. Ya va siendo hora.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil