Sport.es Menú

El Barça reacciona a tiempo ante el Madrid

Lucas Vázquez adelantó al equipo blanco, pero el Barça fue mejor a partir de la media hora de partido

Malcom empató en el arranque de la segunda mitad y Messi solo disputó los últimos 30 minutos

Malcom protagonizó su mejor partido con la camiseta del Barça ante el Real Madrid | LaLiga

En un clásico muy intenso, típico de la Copa, el Barça supo reponerse a un inicio dubitativo para acabar dominando al Madrid, que solo tuvo cuajo en el primer cuarto de hora y en un tímido arreón final: el empate premió el buen inicio del equipo blanco, pero no dejó el todo satisfecho a un Barça que mereció más en el global del encuentro. 

FICHA TÉCNICA

Copa del Rey

FCB

1-1

RMA

FC Barcelona

Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets (c), Rakitic (Arturo Vidal, min. 62), Arthur, Malcom (Aleñá, min. 75), Coutinho (Messi, min. 63) y Luis Suárez.

Real Madrid

Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos (c), Marcelo, Llorente (Casemiro, min. 63), Kroos, Modric, Lucas Vázquez (Marco Asensio, min. 84), Vinicius Junior (Bale, min. 63) y Benzema.

Goles

0-1, min. 5: Lucas Vázquez aprovecha un pase de Benzema desde la línea de fondo. 1-1, min. 57: Malcom, tras un disparo de Luis Suárez al palo.

Árbitro

Mateu Lahoz (comité valenciano). Amonestó con cartulina amarilla a Sergio Ramos (min. 9), Semedo (min. 43), Luis Suárez (min. 55), Marcelo (min. 56), Jordi Alba (min. 57) y Arturo Vidal (min. 88). Expulsó a José Ramón de la Fuente, entrenador de porteros del Barcelona, en el minuto 69.

Incidencias

Partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey 2018-19, disputado en el Camp Nou ante 92.008 espectadores

Sin Messi, que no fue titular, el Barça fue de menos a más durante el clásico, a excepción del tramo final del partido, en el que las fuerzas se igualaron, cuando ya ambos equipos parecían dispuestos a firmar una tregua hasta final de mes, cuando se jugará el partido de vuelta. 

El Real Madrid empezó el partido especialmente enchufado: bien plantado en el campo, el conjunto de Solari supo ahogar la salida de balón del Barça, que arrancó desnortado, añorando a Messi y con las ideas muy confusas. 

Aprovechó la circuntancia el Madrid para afilar colmillo y lanzar la primera dentellada: ya había avisado Vinicus, atrevido y descarado en su primer clásico, profundizando por la banda izquierda del ataque del Madrid, y fue precisamente ahí donde nació la jugada del primer gol, en un balón del brasileño a la cabeza de Benzema.

Más listo que Jordi Alba, el francés la bajó y se la regaló a Lucas Vázquez, que se anticipó a Lenglet para batir a Ter Stegen.  

El gol resumiría lo que fue el primer cuarto de hora de partido: el Barça era un sonánmbulo, durmiente ante la energía del Madrid, que estuvo a punto de sentenciar en un contragolpe bien dirigido pero mal rematado por Vinicius, que vivió todo un bautismo en el Camp Nou. 

El Barça no trenzaba juego: no fluía la circulación y faltaba profundidad, pese a la voluntad de Semedo y las ganas de Malcom. Huérfano de Messi, Suárez se equivocaba en la toma de decisiones y apenas había noticias de Coutinho, nuevamente diluido, condenado a un papel secundario. 

Tampoco disfrutaban Arthur y Rakitic, escuderos de un superado Busquets. Boqueaba el Barça, incapaz de dar con la tecla para contrarrestar el dominio del Madrid, pero poco a poco, el partido se fue equilibrando: el Madrid cedió en su presión, aunque los de Solari jugaron en todo momento con más frescura física.

PROTAGONISTA MALCOM

El Barça supo leer el partido en el ecuador de la primera parte, momento en el que el partido comenzó a equilibrarse: apareció entonces la chispa de Malcom, punzante como extremo derecho. Irregular y caótico, el brasileño es imprevisible para bien y para mal, pero supo traer de cabeza a su compatriota Marcelo (que vive una temporada para olvidar) por el costado diestro. Le acompañó Semedo, que ha ganado en confianza y juega con una solvencia asombrosa

Reculó el Madrid, que dejó a Benzema como único argumento ofensivo: Carvajal y Lucas Vázquez mantuvieron bien atados a Alba y a Coutinho, así que la acción se trasladó a la banda derecha, con Malcom como protagonista: el brasileño la pidió al espacio y llegó a tener incluso un mano a mano con Keylor Navas, anulado por fuera de juego. El VAR hubiera podido revisar la jugada, pero el delantero del Barça ni siquiera embocó a gol. 

Un remate de cabeza de Rakitic a la media hora de partido retrató el cambio de gobierno en el partido. Se lo empezó a creer el Barça a medida que Busquets y Arthur ganaban presencia en el centro del campo. Incomprensiblemente, el Madrid dio un paso atrás. 

EMPATA EL BARÇA, IRRUMPE MESSI

En la reanudación, el Barça retomó el guion con el que terminó el primer acto: el Barça ocupó el campo del Madrid, pero al equipo de Valverde le faltó profundidad y acierto en el último pase. Más que piernas, el Barça echó de menos la inspiración futbolística que representa mejor que nadie Messi, sentado en el banquillo y reclamado por la grada en cuanto arrancó la segunda mitad.

En cuanto salió el argentino a calentar, se encendió el Camp Nou y se reactivó el Barça: tanto, que logró igualar el marcador en un contragolpe que tuvo tres actos: primero Alba, que estuvo a punto de superar a Navas, luego Suárez, que estrelló su remate en el palo y finalmente, Malcom, que recogió el rechace para firmar el empate

Valverde aprovechó la ola de euforia para recurrir a Messi, que sustituyó a Coutinho. Empezó un nuevo partido, porque Solari también movió dos piezas (entró Casemiro en lugar del lesionado Llorente y Bale, por Vinicius), absolutamente gobernado por el Barça, con Messi como referencia indiscutible del partido.  El '10' del Barça se enchufó al partido sin problemas, esprintando desde el primer balón que tocó, recuperado del golpe que sufrió ante el Valencia. 

TODO SE DECIDIRÁ EN EL BERNABÉU

Todo empezó a girar en torno al argentino: buena noticia para el Barça, que sin embargo no supo capitalizar la presencia de Messi. Volvieron a igualarse las fuerzas y de hecho, el Madrid estuvo a punto de firmar el 1-2, en una salida de Ter Stegen fuera del área que dejó a Benzema dispuesto a rematar a gol. El francés, sin embargo, prefirió buscar a Bale, que se entretuvo demasiado, hasta que Semedo logró despejar.

En los últimos diez minutos, Messi pareció guardar fuerzas: lo notó el Madrid, que dio un paso adelante en busca del segundo gol. El asunto se quedó en una declaración de intenciones: el Barça aguantó en defensa y el Madrid no tuvo la pegada suficiente. Cansados, los jugadores de ambos equipos parecieron estar de acuerdo en dejarlo para final de mes, cuando se disputará la vuelta en el Bernabéu. Chamartín decidirá el finalista de la Copa

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil