Guardiola y Tuchel: de los bares de Múnich a la gran final

Guardiola y Tuchel: de los bares de Múnich a la gran final

Guardiola vs. Tuchel, la previa de la final de la Champions League | sport

Guardiola y Tuchel se conocieron en una famosa cena en Múnich. Seis años después, se reencontrarán. No en un bar, sino en la final de la Champions

"Era como ver a dos maestros de ajedrez, era difícil seguir su ritmo. Incluso los camareros temían acercarse. Duró casi cuatro horas”

La cena en el Schumann's Bar de Múnich forma ya parte de la historia de la Bundesliga. El restaurante bávaro fue el primer punto de encuentro personal entre Pep Guardiola y Tomas Tuchel. Corría la temporada 2014-2015, Pep estaba en el Bayern y Tuchel en un año sabático tras dejar el Mainz. Con la ayuda de Michael Reschke, entonces directivo del Bayern, el técnico catalán conoció un joven que le había llamado la atención.

 

El año anterior, Guardiola se había enfrentado al Mainz de Tuchel y quedó impresionado con la propuesta de su rival, por lo que cuando surgió la oportunidad de conocerse en Múnich, no dudó en aprovecharla. Reschke, que estuvo presente en la cena, la definió así en The Athletic.

 

“Fui un mero espectador. Era como ver a dos maestros de ajedrez, era difícil seguir su ritmo. Eran capaces de recordar docenas de movimientos tácticos de muchos años atrás y hablar sobre su influencia. Era todo acción, reacción. Estaban tan implicados que incluso los camareros temían acercarse. Duró casi cuatro horas”.

 

Años más tarde, Martí Perarnau reveló en su libro ‘Pep Guardiola: La metamorfosis’ un segundo encuentro entre ambos. Se produjo cuando el alemán ya entrenaba en Dortmund.

 

En la primera visita del Borussia de Tuchel al Allianz Arena, Pep dinamitó el plan de su rival con un giro táctico: prescindió de su zona de medios e instó a los zagueros a conectar directamente con los delanteros. El central Jerome Boateng acabó el partido con dos asistencias de gol. El Bayern ganó 5-1. Poco después del partido, Tuchel llamó a Pep para consultar si le apetecía sentarse y analizar lo que había pasado. Guardiola accedió, pese a los recelos de miembros de su ‘staff’, como también relata Perarnau en su libro, conscientes del peligro de revelar cierta información a su gran rival.

 

El último encuentro desenfadado que se les conoce se produjo hace menos de un mes. El pasado 8 de mayo, el Chelsea visitó el Etihad Stadium en partido de Premier League. Antes del inicio del partido, cuando Guardiola se disponía a atender a los medios tras llegar al estadio, se cruzó con Tuchel en el túnel de vestuarios. Lo que prosiguió fueron 10 minutos de charla desenfadada, entre gestos de lo que parecían aportaciones tácticas o sugerencias sobre cómo perfilar el cuerpo respecto al balón. Se despidieron con un amigable choque de manos, de los que saben que el destino les volverá a juntar.

 

Seis años han pasado por encima desde la cena del Schumann's Bar, y ambos han cambiado de clubes y países, pero la esencia permanece invariable. Este sábado no tendrán a mano los vasos y cubiertos del restaurante bávaro para formular tácticas. Ni tampoco estará a la escucha Michael Reschke, sino que lo hará ‘la orejona’, a la espera de que una mente privilegiada la levante al cielo de Oporto.