Ter Stegen pide tiempo antes de operarse

El portero del FC Barcelona quiere estudiar todas las opciones antes de pasar por el quirófano

Ter Stegen continúa con sus molestias en la espalda que también le impidieron jugar ante el Atlético

Xavi, sobre el estado físico de Ter Stegen: "Está triste. Se ha probado pero tiene una molestia"

SPORT.es

Jordi Gil

Jordi Gil

Los problemas de espalda de Marc-André Ter Stegen continúan siendo el principal quebradero de cabeza en los servicios médicos del FC Barcelona. El jugador no ha podido participar en los tres últimos partidos y se está llegando a una situación límite.

Ter Stegen no quiere precipitarse ante la amenaza del quirófano. El alemán estudiaría, conjuntamente a los doctores del Barça, todos los escenarios posibles. El tratamiento seguido hasta la fecha no le ha permitido volver a los terrenos de juego y se han planteado alternativas.

La más drástica de todas es pasar por el quirófano. La intervención podría dejarlo entre cuatro y seis semanas fuera de los terrenos de juego, pero probablemente a la larga sea la opción más efectiva.

Ter Stegen está tratándose a diario con los recuperadores del Barça y se probó antes de los encuentros frente al Oporto y Atlético de Madrid. En los dos casos, los resultados fueron negativos y el jugador se quedó fuera de la convocatoria.

Una decisión muy relevante

En cualquier caso, el portero quiere meditarlo bien y durante la jornada de este lunes no tomará una determinación. Quiere tiempo antes de decantarse por alguno de los tratamientos más conservadores o finalmente optar por el quirófano.

El FC Barcelona esperará su decisión y, como mínimo, respira un poco más tranquilo por el buen rendimiento que está ofreciendo Iñaki Peña. El canterano ha sido decisivo para salvar las victorias ante el Oporto y Atlético de Madrid y todo apunta a que tendrá continuidad frente al Girona.

Aunque opte por una recuperación más conservadora, parece difícil que el alemán esté a disposición de Xavi Hernández para el siguiente partido de Liga del domingo frente al colider de la Liga.

No es el primera vez que Ter Stegen tiene problemas en la espalda. El año 2014 estuvo un mes de baja tras sufrir una contusión lumbar durante el entrenamiento vespertino del Barça. Desde entonces los problemas físicos del meta siempre habían estado vinculados a la rodilla. En 2020 aparecieron los primeros problemas con el tendón rotuliano de su rodilla derecha.

Las lesiones de Ter Stegen

El meta sentía molestias y buscó soluciones. Ter Stegen vivió el 2-8 del Bayern y después se puso en manos del doctor Ramon Cugat. Una solución que no resultó definitiva, porque las molestias no desaparecieron del todo. En un Barça en reconstrucción, Ter Stegen no terminaba de encontrar su mejor versión y hubo un runrún alrededor de su figura.

El alemán estaba incómodo y un año después renunció a la Eurocopa para centrarse en su rodilla. Ter Stegen acudió al sueco Hakan Alfredson para acabar de una vez por todas con sus molestias. La intervención fue un éxito, pero el proceso para recuperar su mejor versión fue cuestión de meses e incluyó un verano clave, el de 2022.

El meta le pidió al seleccionador alemán, Hansi Flick, que no lo convocara para la Nations League. Tras varios veranos ocupados, entre competir y recuperarse, quiso hacer un reset. Ter Stegen disfrutó de unas semanas de desconexión total con el fútbol. Un reset que incluyó, según El País, sesiones de yoga, lecturas y escapadas a Francia e Ibiza con la familia.

El resultado se vio la temporada pasada: Ter Stegen fue clave en LaLiga que ganó el Barça. El alemán volvió a codearse entre los mejores del mundo. A ser ese portero capaz de dar puntos y títulos. De no ser exigido en todo el partido y marcar diferencias con una acción aislada. El meta ideal para el Barça porque pocos porteros son tan decisivos en situaciones de uno contra uno.

Desde su llegada a Barcelona asombró con su precisión con los pies y su juego académico. A diferencia de Valdés, un portero más instintivo, el alemán parecía más un guardameta de laboratorio. Un meta de la escuela alemana capaz de resolver situaciones de uno contra uno con movimintos de balonmano.

Ter Stegen ha sido siempre un jugador con ambición por mejorar. "Entreno mucho con pelotas de tenis, las uso, por ejemplo, en el periodo de activación antes de un partido para estar totalmente activado. Me ayudan para optimizar ciertos movimientos y mi capacidad de reacción", explicó hace unos meses.

Esta temporada, antes de sufrir los problemas lumbares, seguía en la misma línea ascendente. Ahora tendrá que decidir qué camino sigue para recuperarse. El alemán ha pedido un tiempo antes de tomar una decisión definitiva y Xavi desveló que no lo está pasando bien. "Tiene molestias y no acaba de hacer limpio", dijo el técnico. Ter Stegen confiaba en que las molestias ya habrían desaparecido a estas alturas.

La realidad es que el alemán no ha vuelto a jugar desde el parón de selecciones en noviembre, cuando regresó de la concentración con Alemania a Barcelona con problemas lumbares.

El germano encadena ya tres partidos, Rayo, Porto y Atlético, en los que no ha podido jugar con el Barça. La buena noticia ha sido el impacto de Iñaki Peña, que está creciendo en cada partido. La adaptación del equipo ha sido rápida, porque el canterano comparte algunas de las virtudes de Ter Stegen.

Se ha visto en estos primeros encuentros como titular: tiene un golpeo muy preciso, grandes reflejos y transmite serenidad como demostró ante el Atlético. Peña fue decisivo con dos intervenciones claves en la recta final del partido. Una gran estirada en un lanzamiento de falta de Griezmann, primero. Y, en los últimos instantes, poniendo una mano derecha salvadora a Correa. A la espera de ver qué ocurre con Ter Stegen, el Barça queda de momento en buenas manos.