Sport.es Menú

La pataleta de Florentino Pérez funcionó

El VAR se ha convertido en el gran aliado del Real Madrid desde que su presidente llamó a Rubiales para quejarse

Desde aquella derrota ante la Real Sociedad, los árbitros le han regalado dos penaltis escandalosos

 Casemiro simuló un penalti ante el Levante y ni el arbitro ni el VAR acertaron a evitar el despropósito | LALIGA

El VAR se ha acabado convirtiendo en un gran aliado del Real Madrid. Desde que Florentino Pérez, presidente madridista, telefoneó a Luis Rubiales, presidente de la Federación Española, para protestar por los supuestos agravios de los árbitros y del VAR, el equipo blanco se ha visto claramente favorecido. Desde aquella pataleta por el penalti no señalado de Rulli a Vinicius en el Santiago Bernabéu el pasado 6 de enero, que dio pie a una campaña en toda regla para recuperar un trato de favor, a los árbitros les ha temblado el pulso y han acabado cediendo a la presión para evitar verse en el ojo del huracán.

VAR

Tras aquella humillante derrota ante la Real Sociedad (0-2), el Real Madrid se ha visto favorecido en varios momentos clave. Sólo hay que repasar dos episodios concretos, en los que el VAR validó o se lavó las manos ante las polémicas decisiones de los colegiados de turno. Gracias a esas dos ayudas, el Real Madrid aún no ha dimitido completamente de la lucha por el título de Liga. Gracias a sus quejas, los blancos se han visto recompensados con polémicos penaltis en el Wanda Metropolitano y el Ciutat de València que les mantienen vivos en la competición.

quejas

Desde que Solari se quejara en la sala de prensa después de que Munuera Montero no considerara sancionable el derribo de Rulli a Vinicius, a su equipo le han señalado dos penaltis vergonzosos a favor que el VAR no se ha atrevido a cuestionar. Si ya fue escandaloso que Estrada Fernández señalara una pena máxima a favor del Real Madrid por un derribo de Giménez a Vinicius que se produjo claramente fuera del área, no lo fue menos el penalti que se sacó de la manga Iglesias Villanueva en el Ciutat de València tras una patada al aire de Doukouré que provocó un monumental piscinazo dentro del área de Casemiro. De Oscar fue la actuación del centrocampista brasileño, tal y como se encargó de destacar el ‘Community Manager’ del Atlético de Madrid en las redes sociales.

Sonrojante resultó escuchar tras el partido a Solari o Carvajal defendiendo que Casemiro no se había tirado y que el penalti había sido claro. También lo fue escuchar a Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del club madridista, asegurar que “no nos gusta opinar de los árbitros, nunca lo hemos hecho”.

presión blanca

Gracias a las ayudas arbitrales, el Real Madrid sigue sin tirar la toalla en la Liga. Estrada Fernández fue el primero en rendirse a la presión de los blancos en el derbi madrileño. El colegiado catalán favoreció claramente al equipo de Solari con tres decisiones polémicas en las que el VAR también se inhibió. La más bochornosa fue la señalización de un penalti por derribo de Giménez a Vinicius, pese a que el contacto se produjo claramente fuera del área. Ni el árbitro ni el VAR consideraron que una posterior caída de Morata en el área del Real Madrid mereciera el mismo castigo y entre ambos anularon un gol a Morata por un fuera de juego muy discutible. Sólo acertaron a la hora de dar validez al 1-1 de Griezmann. Los madridistas se acabaron imponiendo por 1-3.

Iglesias Villanueva, el mismo árbitro que la pasada temporada no anuló un tanto de Messi en Mestalla pese a que el balón había rebasado en medio metro la línea de gol, cogió el pasado domingo el testigo de su compañero y protagonizó otra lamentable actuación con la complicidad del VAR. El árbitro gallego se inventó un penalti escandaloso cuando más lo necesitaba el Madrid y dio vida a un equipo que se había visto claramente superado por el Levante sobre el césped

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil