Paco Martínez: "Basilea fue la cumbre del barcelonismo"

Paco Martínez: "Basilea fue la cumbre del barcelonismo"

Paco Martínez, autor del libro Las mejores anécdotas del Barça
Paco Martínez, autor del libro Las mejores anécdotas del Barça | IGNASI PAREDES

Recoge 733 anécdotas relacionadas con el FC Barcelona en el libro. ¿Se le fue la mano?

Un poco. Empecé a recopilar episodios, uno detrás de otro, y no veía el momento de parar. Hubiera podido recopilar 800 o más.

El Barça es inagotable...

Es un club popular, muy conocido en el mundo y con una historia que arranca en 1899. Muchos años en los que ha pasado prácticamente de todo.

¿Cuánto tiempo ha invertido en el libro?

Unos tres meses. Y una férrea disciplina. Cada día, de diez de la noche a una de la madrugada. Hay, además, mucho trabajo de hemeroteca y de contrastar anécdotas.

¿Por qué un libro de este tipo?

Faltaba. Del Barça se han escrito libros de historia y diccionarios, libros estadísticos y las biografías de sus mitos, pero no sus mejores anécdotas. Además, si el Real Madrid y el Atlético de Madrid tenían un volumen de este tipo, el Barça no podía ser menos.

El punto fuerte de la obra es...

Que no tiene orden cronológico. Es la gracia. No sabes en qué año o época vas a entrar después de leer una anécdota. Puede empezar a leerse desde cualquier página.

De todas las historias que cuenta, ¿cuál ha tenido mayor impacto en usted?

Hay varias. Pero hay una que todavía sigue teniendo su misterio... Resulta que Migueli perdió una medalla de la Virgen de África en un Yugoslavia-España, el del gol de Rubén Cano, en 1977. La versión más extendida dice que la recogió un jugador yugoslavo y se la entregó al alemán Breitner, que a su vez se la dio a un jugador del Madrid para, finalmente, llegar a manos de Migueli. Pero resulta que Breitner, por aquel entonces ya no jugaba en el Real Madrid...

Habrá más...

Sí, claro. Como curiosa, recordar que lo primero que hizo Romario después de fichar por el Barça fue ir a misa. Estaba con Gaspart en Llavaneras. También una protagonizada por Biosca, que un día se presentó en un entrenamiento en Les Corts montado en un caballo de color blanco.

¿Cuáles son los personajes que más anécdotas atesoran?

Samitier, Helenio Herrera y Cruyff. De Cruyff, por ejemplo, se puede contar que llegó a un acuerdo para jugar en el Barça en 1970, incluso se fotografió con el uniforme y se fue a comer una paella en Castelldefels.

El Barça es más que un club...

Sí. Quedó demostrado en 1979, en la final de Basilea. La gente cerró negocios, lo dejó todo, se subió al tren, al 600... Fue la cumbre del barcelonismo. Se salía del franquismo, se superó a un equipo alemán. Aunque se ganen veinte Champions, ese éxito fue único. Fue como gritar: "¡Sí, somos europeos!".

Usted es de la vieja guardia. Cubrió la información del Dream Team en los noventa. Alguna anécdota personal podrá contar...

¡Muchas! En las concentraciones de Holanda, por ejemplo, sin móviles, teníamos que buscarnos la vida para enviar las crónicas desde los pueblos donde jugaba el equipo. Solíamos recurrir a hoteles o restaurantes de alrededor para conseguir una línea telefónica, que nos facilitaban encantados después de mostrar el carnet de prensa del Barça... 

¿Se atreve con otra?

Vivir 'in situ' el baño de Gaspart en el río Támesis después ganar la Copa de Europa en 1992. Histórico. O la imagen de la ‘orejona’ esa noche, con miles y miles de huellas dactilares. Todo el mundo quiso tocarla, comprobar que existía.

¿Tiene otro proyecto en mente?

¡Seguir trabajando! (risas) No, pero me gustaría profundizar sobre personas que, sin ser jugadores, entrenadores ni presidentes han sido igualmente leyendas del Barça. Personas como Papi Anguera, Rossend Calvet, Ricard Combas, el Avi Torres, Manel Vich, Àngel Mur padre e hijo...