Así se ha ganado Christensen la confianza de Xavi

Así se ha ganado Christensen la confianza de Xavi

Christensen, pieza clave en el Barça de Xavi
Christensen, pieza clave en el Barça de Xavi | EFE

El central danés llegó con la carta de libertad, sin hacer ruido, y se ha convertido en una pieza clave del esquema azulgrana en cuestión de meses

El exjugador del Chelsea ha sido titular en todos los partidos importantes de la temporada en los que ha estado disponible

Llegó con la carta de libertad, sin hacer ruido, como teórico refuerzo para el fondo de armario. Andreas Christensen (26 años) no fue, precisamente, el fichaje veraniego que más ilusionó al barcelonismo. La extrema competencia en el eje de la retaguardia azulgrana le relegó inicialmente a un segundo plano: en principio, partía como cuarto central de la plantilla por detrás de Ronald Araujo, Jules Koundé y un Eric Garcia que afrontaba su segundo año con la voluntad (y el deber) de dar un paso adelante. El danés no tardó en romper los esquemas. Fue una de las revelaciones de la pretemporada, donde pidió paso y protagonismo con actuaciones muy solventes.

Aunque en los primeros compases de la temporada no tuvo demasiada continuidad –solo jugó tres de las primeras siete jornadas de Liga y se perdió por lesión las siguientes cinco citas–, Xavi ofreció varias pistas de que le gustaba lo que veía en los entrenamientos. Prueba de ello es que Christensen fue titular en los tres primeros partidos de la Champions League, incluidas las trascendentales visitas al Bayern de Múnich y el Inter de Milán. Fue precisamente en el Giuseppe Meazza donde sufrió el esguince en el tobillo izquierdo que le apartó un mes de los terrenos de juego. El Barça, también sin Araujo y Koundé, le echó de menos en la segunda vuelta de la fase de grupos de la competición continental.

Desde que dejó atrás los problemas físicos, Andreas ha participado en todos los partidos de Liga. En cuatro de cinco compromisos, además, ha sido de la partida. Solo ha sido sustituido en dos ocasiones y una de ellas, ante el Getafe, fue por precaución. El danés acumula ya ocho encuentros del torneo de la regularidad y, con el sobre el ‘verde’, el Barça solo ha encajado tres tantos (uno de penalti). En 544 minutos, ha registrado dos bloqueos, seis intercepciones, 38 recuperaciones,19 despejes, 23 duelos ganados… y solo ha cometido cinco faltas. Es el central impoluto. Silencioso. Y, en fase de construcción ofensiva, ha ayudado con una media de 63,9 pases (94% de acierto) por envite y una asistencia.

De 'tapado' a titular indiscutible

"Me da mucha confianza y seguridad. Muchísima. En su zona pasan pocas cosas. Transmite una sensación de tranquilidad. Hace muchas cosas bien: tiene salida de balón, agresividad en juego aéreo... Es un fichaje muy bueno de la dirección deportiva. Él está muy feliz y cada vez tiene más confianza. Ya empieza a dominar el idioma. Su progresión ha sido muy buena", reflexionó Xavi sobre el zaguero, que se ha ganado su confianza a base de trabajo y unos números excelentes, en su penúltima rueda de prensa.

Llegó como ‘tapado’ y ya es una pieza fundamental en el Barça. Su extraordinario rendimiento está ‘liberando’ a Araujo y Koundé, a quienes el técnico egarense está utilizando como laterales derechos en partidos de máxima exigencia como la final de la Supercopa de España. Hábil en salida de balón y sobrio en tareas defensivas, Christensen se ha ganado su sitio en el conjeturable once de gala culé. Si las molestias que notó el pasado domingo no reaparecen, el exjugador del Chelsea será muy importante en las semanas venideras, en las que el equipo se jugará su futuro en las tres competiciones que aún tiene opción de ganar.