El Barça y Ter Stegen, a ritmo de récord

El Barça y Ter Stegen, a ritmo de récord

Lluís Mascaró
Ter Stegen, en una imagen del Barça - Getafe de este domingo en el Camp Nou
Ter Stegen, en una imagen del Barça - Getafe de este domingo en el Camp Nou | VALENTI ENRICH

El Barça camina hacia una Liga de 100 puntos. De hecho, si gana sus dos próximos encuentros (Girona y Betis) será campeón de invierno con 50 puntos. Solo el Barça del malogrado Tito Vilanova (temporada 2012-13) y el Madrid de Mourinho (temporada 2011-12) han sido capaces de llegar a esa cifra récord. Y es que el equipo de Xavi está demostrando una extraordinaria solvencia en un campeonato que se ha convertido en su gran objetivo. Las estadísticas demuestran la eficiencia del conjunto blaugrana: ha ganado 14 de los 17 partidos disputados hasta ahora, con solo dos empates (ante el Rayo en el debut de la competición y en el derbi contra el Espanyol, curiosamente ambos en el Camp Nou) y una única derrota (en el clásico del Bernabéu).

Esta eficacia está basada, por supuesto, en el alto rendimiento global del equipo. Pero destaca especialmente la seguridad defensiva: solo se han encajado 6 goles, tres de ellos en un mismo partido, el que se perdió contra el Madrid. Gran parte de culpa de esta solidez la tiene un inmenso Ter Stegen, que ha mantenido su portería a cero en 13 encuentros. Su promedio es asombroso: 0,35 goles por partido. O, lo que es lo mismo, recibe un tanto cada 255 minutos. El meta alemán se encuentra en un momento de forma excepcional y ha recuperado su mejor virtud: vuelve a ser el portero que da puntos al equipo. Atrás han quedado sus problemas físicos y las dudas. Es incuestionable. Y ejerce el liderazgo desde la ascendencia que le otorgan sus intervenciones milagrosas. Aunque, también es verdad, la presencia de centrales soberbios como Araujo, Christensen y Koundé (cuando no juega de lateral) le facilita mucho el trabajo. 

El Barça lleva tres años sin ganar la Liga. Su último título en esta competición fue en la temporada 2018-19, la segunda de Ernesto Valverde como entrenador. De aquella plantilla solo quedan seis futbolistas: los porteros Ter Stegen e Iñaki Peña, los capitanes Sergio Busquets, Jordi Alba y Sergi Roberto y el extremo Ousmane Dembélé. Ya no está, por supuesto, Messi. Pero tampoco otros 18 jugadores que han ido abandonando el Camp Nou, víctimas de la necesaria revolución que ha sufrido la plantilla en los dos últimos años, especialmente desde la llegada de Laporta a la presidencia. El nuevo Barça que se está construyendo ya está preparado, después de demasiadas decepciones y fracasos, para recuperar la corona perdida. Y con récord de puntos si es necesario...