Ortega: "No vi ningún penalti. Ni el de Ludo"

Ortega: "No vi ningún penalti. Ni el de Ludo"

Joan Solé, Ludovic Fàbregas y Carlos Ortega, en SPORT
Joan Solé, Ludovic Fàbregas y Carlos Ortega, en SPORT | VALENTÍ ENRICH

El técnico azulgrana destacó su "tranquilidad" en los momentos más duros de una temporada muy difícil

El directivo Joan Solé se mostró "orgulloso del equipo" en la visita de la sección a SPORT con la Champions

Dos días después de conquistar en el Lanxess Arena la undécima Champions azulgrana, la plana mayor de la sección ha visitado este martes la redacción de SPORT con el precioso trofeo de campeones.

El directivo encargado de la sección Joan Solé, el entrenador Carlos Ortega y el segundo capitán Ludovic Fàbregas han llegado acompañados por el coordinador de la sección Joan Marin y por el responsable de prensa Uri Bonsoms, quien se ha encargado de coordinarlo todo a la perfección.

"Desde el principio la confianza en Carlos ha sido total. Lo que ha sufrido este hombre solo lo sabe él con la desconfianza del entorno, pero con su manera de trabajar, su discreción y su forma de llevar el equipo lo ha conseguido. Es un éxito de todos, pero también es un éxito suyo y se lo merece como deportista y como persona. Aquellas lágrimas caían con mucho sentimiento, pero también con mucha razón", indicó un satisfecho Joan Solé.

El directivo admitió que aún es posible "que haya un cuarto fichaje y la plantilla sea de 17. En el Barça no hay nunca nada perdido y estamos en ello. Estamos muy orgullosos de este grupo. Cuando entré me dijeron que es la sección más tranquila, la mejor del mundo y realmente ha sido todo lo contrario, pero lo hemos conseguido y para mí es un orgullo estar con ellos. Es un grupo magnífico, con un staff fantástico, por parte de los jugadores también mejor imposible y no tengo ningún reproche. Al contrario, es un honor para mí. Y para los cuatro que se van, para Yussuf, para Ángel, para Ali y para Leo, han sido excepcionales y han hecho mucho equipo".

La Champions del míster

Ortega ha sido uno de los grandes triunfadores de esta Champions tras llegar en una situación complicada por la traumática marcha de Xavi Pascual tras ganar todos los partido y con unos inicios tortuosos como no podía ser de otra manera al recibir a más de media plantilla muy 'tocada' tras los Juegos.

"Para nosotros y para mí en particular, empezar ganando la Champions puede dar mucha tranquilidad al proyecto. Es imposible tener más presión que esta temporada por todo. Las lágrimas eran por toda la temporada, que ha sido muy larga. Al principio no podíamos entrenar y fuimos tapando boquetes. Poco a poco nos fuimos entendiendo todos mejor y al final el ambiente en el vestuario ha sido muy bueno y ha acabado todo fantástico", explica el entrenador barcelonista.

Ortega, con Lluís Mascaró (director de SPORT) y con David Casanovas (director general de SPORT)

| VALENTÍ ENRICH

Uno de los momentos más duros del curso llegó cuando el equipo ya había puesto la velocidad de crucero y se vivió una noche durísima por la posible alineación indebida en los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Anaitasuna que no se solucionó hasta bien entrada la madrugada.

"Nosotros teníamos clarísimo que no era, pero pasamos una noche muy mala y creo que yo en particular. Aparte de las dos derrotas seguidas contra el Kielce, la lesión de Luka al principio de temporada... pero aquel día fue muy duro. ¡Con una plantilla más corta, todo hay que decirlo! Es que son tres jugadores menos que en la temporada pasada. Mira los jugadores que se fueron y que algunos que solían ser descartes como Domen Makuc o Haniel Langaro han jugado un papel relevante", admite el malagueño.

"Mis años de experiencia como entrenador me han servido para poder con todo lo que hemos vivido esta temporada. Si esto me pilla unos años antes quizá no lo habría soportado. He mantenido la tranquilidad en los momentos complicados y no era fácil. Por ejemplo, con las dos derrotas contra el Kielce, que a lo mejor el vestuario podía empezar a desconfiar", recuerda.

Sobre su manera de hacer las cosas, Ortega recalca que siempre trata "de decir la verdad y lo que pienso a los jugadores y no escondo nunca nada, que a veces es bueno y otras es malo. Yo creo que la gente poco a poco lo ha ido entendiendo. Cuando he tenido que ser duro con un jugador se lo he dicho a la cara y luego en grupo".

La plana mayor del balonmano azulgrana, en la redacción de SPORT

| VALENTÍ ENRICH

Sobre los penaltis de la final, el técnico reconoció que no vio ninguno. "Lo que queda son los títulos, dentro de unos años nadie se acordará de los partidos que has perdido, se acordarán del penalti de Ludo, que yo no vi, por cierto. No los miro nunca por superstición. Me doy la vuelta y me pongo de espaldas. Ni los nuestros ni los de ellos. Escuché gol y ya está, a celebrarlo", comentó.

"Ahora a descansar y a plantear la temporada que viene, que habrá que intentar conseguir todos los títulos otra vez. Tenemos que asentar un poquito más el segundo sistema defensivo y mejorar más en ataque, seguir insistiendo en el contragolpe y buscar una segunda forma. El siete para seis lo hemos trabajado, aunque lo hemos usado muy poco. No tenemos todavía supermecanizados los cambios como el Kiel y meter gol y que te metan uno no tiene sentido", avanza el andaluz.

Para terminar, Ortega quiso enviar un mensaje especial de agradecimiento a los cuatro que se van y habló sobre el curso que viene. "Ángel Fernández, Ali Zein, Yussef Benali y Leo Maciel han tenido un compromiso total y hay que darles las gracias. Han sido ejemplares y nos han ayudado muchísimo a conseguir los objetivos. De cara a la próxima temporada, el Barça cuando cambia jugadores es porque trata de mejorar. Sobre el papel yo creo que puede haber mejor plantilla, pero luego hay que jugar", concluyó Ortega.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil