¿Tubular o cubierta? Ventajas, inconvenientes y aspectos a tener en cuenta.

¿Tubular o cubierta? Ventajas, inconvenientes y aspectos a tener en cuenta.

Compartir

Qué es mejor para las ruedas de tu bici, ¿tubular o cubierta?. Seguro que tu mismo o algún compañero de grupeta habéis tenido dudas acerca de qué neumático es mejor. El eterno debate de si realmente existe una sistema mejor y de si ambos modelos son compatibles entre sí es uno de los temas más habituales entre aficionados y practicantes de ciclismo.

En este artículo vamos a despejar todas esas dudas recurrentes, analizando las principales ventajas e inconvenientes de ambos sistemas dejando claro cuál de ellos se adapta mejor a cada perfil de ciclista, explicando en qué situaciones vale la pena y compensa el esfuerzo económico de adquirir un tubular para bicicleta o, por lo contrario, es mejor mantener el clásico y práctico sistema de cámara y cubierta.

Ventajas tubular

 – Mayor ligereza: Por norma general los tubulares son bastante más ligeros que las cubiertas, en primer lugar porque el tubular es únicamente una sola pieza (con la ayuda de la cinta de sellado) mientras que las cubiertas vienen montadas también con el pequeño lastre añadido de una cámara. Además los compuestos acostumbran a ser algo más ligeros. Pese a todo, cada vez es menor la diferencia de peso entre un tubular y una cubierta de alta gama.

-Mejor calidad de rodadura: Generalmente los tubulares presentan, comparativamente, una mejor calidad de rodadura. El agarre (con presiones similares) acostumbra a ser mejor y los compuestos del material permiten al tubular mantener mejor el agarre ante cambios de temperatura en el asfalto.

Agarre tubular rueda de bici
Los tubulares son utilizados por todos los equipos de competición.

– Menor rozamiento (resistencia al avance): Los tubulares tienen mucho menos rozamiento con el asfalto, gracias en gran medida a una presión bastante superior a la de las cubiertas. Los tubulares se pueden hinchar bastante más, lo cual permite al neumático tener un contacto menor en cuanto a superficie de contacto directo con la carretera. El avance de la las ruedas es mucho más efectivo y la bicicleta desliza bastante mejor. Puedes leer más acerca de la presión ideal para tubulares y cubiertas aquí.

– Pérdida de presión progresiva: Con el tubular y gracias a su sistema de auto sellado podemos terminar, en ocasiones, la ruta sin problemas pese a sufrir un pequeño pinchazo. La presión se pierde de forma más progresiva que con las cubiertas y la capacidad de reacción para reparar el pinchazo, llegar a una gasolinera o terminar de llegar a casa es mucho mejor con tubular.

Inconvenientes tubular

– Precio: Evidentemente uno de los mayores hándicaps de los tubulares sigue siendo su precio. Un tubular tiene un coste, hoy por hoy, muy superior al de una cubierta, y pese a que las cubiertas de alta gama también tienen un precio elevado, montar un juego de tubulares sigue suponiendo una inversión más elevada. Para ello cada vez es más habitual tener un juego de ruedos con cubiertas para entrenar y otro con tubulares para competir.

– Dificultad de reparación: En caso de sufrir una avería o un pinchazo el tiempo de reparación es mayor con un tubular. Además la dificultad y las herramientas necesarias también complican bastante más el sistema frente al clásico y practico montaje de cámara y cubierta.

el sellado de los tubulares es fundamental para el correcto funcionamiento.

 – Mayor desgaste: Pese a que en circunstancias normales el desgaste no tiene porque ser mayor, es cierto que en caso de frenazo brusco o de tener algún derrape el tubular queda bastante más maltrecho y el riesgo a pinchar se incremente de forma significativa. Por otro lado las cubiertas se puede apurar siempre bastante más, al contar con la capa de la cámara debajo

– Dificultad de substitución: En caso de tener que substituir tu viejo tubular por uno de nuevo es probable que tengas que acudir a tu taller mecánico de confianza, algo que no ocurre con las cubiertas gracias a un montaje mucho más rápido y fácil. El montaje de un tubular es bastante más complejo y su sellado inicial es fundamental para garantizar un correcto funcionamiento

Ventajas cubierta

– Precio: Seguramente la mayor ventaja de las cubiertas es su precio. Un precio bastante más ajustado al de los tubulares y que permite substituir la cubiertas viejas a un precio realmente bajo. Las ruedas con cubiertas son más adecuadas para principiantes y para personas con un presupuesto más ajustado. Tanto por su menor coste inicial como para sus gastos futuros.

– Facilidad reparación y montaje: La reparación y el montaje son mucho más rápidos y prácticos. Unos desmontables son más que suficientes para arreglar fácilmente un pinchazo y no es necesario acudir a ningún taller mecánico para cambiar tus cubiertas.

– Mejor absorción vibraciones y baches: Al presentar una presión de hinchado menor, la absorción de las vibraciones es algo mejor. Los pequeños baches se notan menos y la conducción acostumbra a ser ligeramente más cómoda

Las bicicletas y ruedas de alta gama siempre acostumbran a ir con tubular. Aquí la bicicleta TREK de Alberto Contador.

Inconvenientes cubierta

Mayor resistencia de avance (rozamiento): Tal y como comentábamos anteriormente la presión de hinchado es menor en las cubiertas y esto dificulta ligeramente el avance de la bicicleta. El deslizamiento por el asfalto es algo más costoso. Este aspecto no tiene apenas incidencia en el entrenamiento pero si algo más en la competición, donde todo suma y cualquier ayuda extra es bienvenida.

– Pérdida de presión por completo: En caso de pinchazo o de pellizcar la cámara la rueda perderá la presión rápidamente y por completo, algo que como hemos comentado no ocurre con los tubulares gracias a su sistema de auto sellado automático.

– Menor hinchado: La presión media y máxima autorizada por los fabricantes siempre es menor que la de un tubular. Un aspecto que puede ser un pequeño hándicap especialmente para la competición y para los que busquen superar sus tiempos en las marchas cicloturistas.


Conclusión

Lo cierto es que pese a no existir una opinión definitiva acerca de qué sistema es mejor, debemos tener claro cuál de ellos se adapta mejor a nuestras características y a nuestras exigencias.

Generalmente las cubiertas son ideales para entrenar por su facilidad de montaje y de reparación y para todos aquellos quienes no compitan. En definitiva son la opción ideal para todos aquellos que quieran evitar problemas, riesgos y dispongan de un presupuesto algo más ajustado.

Los tubulares, por otro lado, son ideales para aquellos que quieran estar a la última en material, llevar una bicicleta controlada al gramo o para aquellos que compitan o busquen optimizar su rendimiento en las marchas cicloturistas.

Otra posibilidad, muy extendida en la actualidad, es tener un juego de ruedas con cámara y cubierta para entrenar y otro con tubulares para competir o realizar las salidas más exigentes del fin de semana.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad