Inicio Noticias & Blog Las 7 dietas más peligrosas para adelgazar

Las 7 dietas más peligrosas para adelgazar

dietas más peligrosas

¡Hola a todos! Ya veis que hoy traemos un tema bastante polémico: las dietas; y es que es algo que no podemos tomar a la ligera. Para esta ocasión concreta hemos confeccionado una lista con siete dietas que hacen méritos por una mezcla de inefectividad, peligrosidad y popularidad.

No obstante, antes de entrar en materia iría bien aclarar algunas cuestiones. Porque hacer dieta se ha convertido en una parte tan cotidiana de nuestra cultura que es fácil olvidar los riesgos que conlleva. De hecho, la dieta suele ser el primer paso hacia un trastorno alimentario. Cuando las personas cambian drásticamente sus hábitos alimenticios en un intento por perder peso, pueden desarrollar rápidamente obsesiones poco saludables con la comida. Una alimentación restrictiva puede causar serios problemas de salud.

Hacer dieta también puede desencadenar conductas de atracones y purgas con vómitos provocados, así como ansiedad y depresión. En casos extremos, puede incluso conducir a la muerte; y esto no es alarmismo sino realidad. Así que antes de comenzar a contar calorías o saltarse comidas, recuerda que hacer dieta no está libre de riesgos.

¿Por qué las dietas no funcionan?

Cualquiera que haya hecho alguna vez una dieta conoce la dinámica: reducir las calorías, comer más verduras e ir al gimnasio (o lo que sea) varias veces a la semana. Y aunque no hay duda de que esta fórmula puede lograr una pérdida de peso a corto plazo, a menudo es difícil cumplirla. Además, una vez que dejamos de hacer dieta y volvemos a nuestros hábitos alimenticios habituales, a menudo recuperamos el peso perdido. Entonces, ¿por qué las dietas fracasan con tanta frecuencia a largo plazo?

  1. En primer lugar, cuando las personas restringen severamente su ingesta de calorías, en realidad pueden ralentizar su metabolismo. Esto hace que sea más difícil perder peso y no recuperarlo.
  2. En segundo lugar, eliminar grupos de alimentos completos o eliminar ciertos alimentos, puede provocar antojos y atracones. Y finalmente, la mayoría de las dietas simplemente no son sostenibles a largo plazo.
  3. Limitar estrictamente lo que uno come no es realista ni placentero para la mayoría de las personas, razón por la cual muchas finalmente se abandonan las dietas.

Si estás buscando perder peso y no recuperarlo, es importante encontrar un enfoque que te funcione para y que puedas mantener a largo plazo. Para algunas personas esto significa hacer pequeños cambios tanto en su dieta como en su estilo de vida, los cuales puedan mantener indefinidamente. Otros pueden necesitar reiniciar periódicamente su sistema con un enfoque más estructurado como una desintoxicación o limpieza. Pero cualquiera que sea la ruta que elijas, recuerda que la pérdida de peso sostenible no ocurre de la noche a la mañana: es un viaje que requiere tiempo, esfuerzo y perseverancia. Y dicho esto, aquí vamos con:

Las 7 dietas más peligrosas de la historia

Cada año surgen nuevas dietas hasta debajo de las piedras. Y cada año, la gente parece estar más y más desesperada por perder peso. En su búsqueda del cuerpo perfecto, muchas personas están dispuestas a probar cualquier cosa. Desafortunadamente lo de “cualquier cosa” es literal y puede resultar realmente peligroso. Estas son 7 de las dietas más peligrosas de la historia.

La dieta de la tenia (solitaria)

Esta dieta se hizo popular por primera vez en la época victoriana como una forma para que las mujeres adelgazaran antes de sus grandes bailes de debutantes. La premisa es simple (aunque asquerosa): te tragas una tenia o huevos de tenia (a menudo en forma de píldora) y, cuando la tenia crece, se come los alimentos que tú comes, lo que resulta en una pérdida de peso espectacular; obvio, ya que es directamente como no comer. Por supuesto, existen algunos riesgos graves asociados con esta dieta. Las tenias pueden crecer hasta 9 metros de largo y vivir dentro de tus intestinos durante años; tiempo durante el cuál pueden bloquear el intestino, causar anemia severa, epilepsia o hasta la muerte.

La dieta de la bella durmiente

Esta dieta no es tan peligrosa como ineficaz (y realmente rara). La mente privilegiada tras la idea de esta dieta es que si duermes mucho, no tendrás tiempo para comer. Por lo tanto, las personas que deseen perder peso de esta forma deberán permanecer dormidas deliberadamente durante días o incluso semanas.

El problema es que cuando estás dormido, tu cuerpo apenas está quemando calorías, por lo que no estás perdiendo peso. Y cuando finalmente despiertes de tu hibernación, tendrás un hambre voraz que probablemente te hará comer en exceso y tirando al traste tu arduo trabajo. Bastante absurdo, ¿no?

La dieta de la bola de algodón

Esta dieta de moda alcanzó su punto máximo en 2012 entre las comunidades pro-anorexia en internet, pero desde entonces afortunadamente ha caído en desgracia. Aún así, vale la pena mencionarla porque es muy peligrosa. La idea detrás de la dieta de las bolas de algodón es que al sustituir la comida real por bolas de algodón empapadas en zumo de naranja, puedes consumir muy pocas calorías y sentirte saciado.

Por supuesto, las bolas de algodón no son alimento y no le brindan a tu cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente. Es más, comer grandes cantidades de algodón puede provocar asfixia y obstrucciones intestinales que pueden resultar fatales.

La dieta hCG

Es un protocolo de adelgazamiento que combina una dieta muy baja en calorías con gonadotropina coriónica humana (hCG), una hormona que ayuda a quemar grasas. La dieta hCG fue diseñada por primera vez por el Dr. A.T.W. Simeons en 1954 y se compone de dos partes: una dieta muy baja en calorías como decíamos, e inyecciones diarias de hCG.

La primera parte de la bajada de calorías de la dieta está destinada a ayudar a cambiar el metabolismo y pasar de quemar músculo a quemar grasa, mientras que la hCG ayuda a atacar y descomponer las reservas de grasa persistentes en el cuerpo, como las de las caderas, muslos y vientre. Los seguidores de esta dieta afirman que puede hacerte perder entre 450 y 900 gramos al día pero, ¿es esto realmente posible?

Un estudio de 2013 publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology concluyó que quienes siguieron la dieta hCG perdieron más peso y grasa corporal que quienes siguieron una dieta estándar baja en calorías sin inyecciones de hCG. Además, otro estudio publicado en 2011 afirma que aquellos que usaron inyecciones de hCG perdieron más peso, tuvieron una mayor reducción en la circunferencia de la cintura y reportaron menos hambre que aquellos que no usaron inyecciones de hCG. Si bien la investigación sugiere que la dieta hCG puede ofrecer algunos beneficios para la pérdida de peso, es importante tener en cuenta que estos estudios fueron pequeños y se necesita más investigación antes de poder llegar a conclusiones definitivas.

Sin embargo, la FDA cataloga este método para bajar de peso como peligroso y fraudulento. Aparentemente deteriora el valor nutricional de los micronutrientes; provoca un desequilibrio electrolítico; produce alteraciones estructurales y funcionales a largo plazo en el corazón; produce otros síntomas como cansancio, irritabilidad, ansiedad, depresión, edema o acumulación de líquidos, riesgo de coágulos en la sangre o agrandamiento de las mamas en los hombres.

La dieta del pomelo

Es una popular dieta que existe desde hace muchos años. También conocida como la dieta de Hollywood o la dieta de la Clínica Mayo, se basa en la premisa de que comer pomelo puede impulsar la pérdida de peso. No hay evidencia científica que respalde esta afirmación y, en general, se considera que la dieta no es saludable. Restringe las calorías y los nutrientes, y puede provocar efectos secundarios como fatiga, dolor de cabeza y estreñimiento. La dieta del pomelo no es una forma efectiva de perder peso o mejorar la salud, y debe evitarse.

La dieta de la sopa de repollo

Esta es una de las dietas más populares de los últimos años. Este plan de dieta ganó popularidad debido a su simplicidad y supuesta capacidad para ayudar a las personas a perder peso rápidamente. Consiste en comer una gran cantidad de sopa de repollo durante siete días. En este tiempo también se anima a las personas a comer otros alimentos bajos en calorías, como frutas y verduras. Si bien la dieta de la sopa de repollo puede ayudar a algunas personas a perder peso a corto plazo, no es una forma sostenible o saludable de perder peso a largo plazo. El repollo es bajo en nutrientes y la falta de variedad en esta dieta puede conducir a la desnutrición. Además, la pérdida de peso rápida asociada con esta dieta a menudo es solo peso de agua, y se recupera rápidamente una vez que las personas vuelven a sus hábitos alimenticios normales. Por estas razones, la dieta de la sopa de repollo tampoco es una forma efectiva ni saludable de perder peso.

La dieta Atkins

Esta es una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos que en principio puede parecer efectiva para perder peso y mejorar la salud en general. La dieta funciona al reducir los niveles de insulina del cuerpo, lo que promueve la quema de grasa almacenada para obtener energía. Supuestamente puede ayudar a promover la pérdida de peso, reducir la presión arterial y mejorar los niveles de colesterol. La dieta también es relativamente simple de seguir, lo que la convierte en una opción atractiva para aquellos que buscan perder peso.

Sin embargo, algunos expertos han expresado su preocupación por los efectos a largo plazo en la salud de la dieta Atkins, en particular para aquellos que consumen grandes cantidades de carne y otros alimentos ricos en proteínas. Un estudio publicado en el British Medical Journal que siguió a 4000 mujeres durante 15 años en Suecia, concluyó que las dietas tipo Atkins bajas en carbohidratos pueden aumentar el riesgo a largo plazo de enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Estas 7 dietas no solo son ineficaces por las razones expuestas inicialmente, sino que también son peligrosas. Así que si estás buscando perder peso, sigue métodos probados como la restricción de calorías y el ejercicio, en lugar de recurrir a dietas de moda que podrían terminar haciendo más mal que bien. ¡Tu salud te lo agradecerá a la larga! No dudes en dejar tus dudas en la caja de comentarios. Gracias por leernos.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad