Diferencias entre gravel y ciclocross

Diferencias entre gravel y ciclocross

Compartir
gravel ciclocross diferencias bicicleta

Hace unos meses os hablaba del gravel, una modalidad distinta al ciclocross que está empezando a despuntar con fuerza en el sector. Una disciplina que combina naturaleza, aventura, velocidad y que a priori se presume como una alternativa bastante más segura al ciclismo de carretera.

Cada vez son más las personas que sienten interés por esta modalidad y que por lo tanto deciden informarse a través de internet antes de comprar una bicicleta de gravel o ciclocross. Ante esta situación y delante del extenso catálogo anual de las diferentes marcas surge una duda con fuerza y bastante común. ¿Gravel o ciclocross? ¿Son lo mismo? ¿Qué diferencias hay entre una bicicleta de gravel y una de ciclocross?

Preguntarse esto es absolutamente normal y es que poco se habla de las diferencias reales entre el gravel y el ciclocross. Dos modalidades con un enorme parecido, pero con importantes cambios, especialmente a nivel de geometría en la bicicleta, que el ciclista debería tener muy en cuenta antes de pasar por caja.

Por desgracia no todas las tiendas deciden informar correctamente al cliente. Exceso de stock, interés comercial… muchas pueden ser las razones que pueden llevar a los comercios a no actuar de forma justa y honrada. Por este motivo y con la intención de ayudar a todos los indecisos he decidido crear este post en el que analizaré detenidamente las semejanzas y diferencias entre el gravel y el ciclocross.

carrera ciclocross
El ciclocross presenta una visión más competitiva

Gravel y ciclocross. Un parecido razonable

No voy a negar algo evidente y es que el gravel y el ciclocross tienen un parecido más que importante.

Ambas modalidades se presentan como una alternativa mixta entre el ciclismo de carretera y el de montaña. Un ciclismo divertido que además permite al ciclista disfrutar de la bicicleta de una forma más segura y tranquila ya que ambas modalidades transcurren lejos del asfalto y de los vehículos a motor.

A nivel estético las bicicletas de gravel y ciclocross también guardan un importante parecido y es que a simple vista son identificadas como bicicletas de carretera modificadas. Manillar, cuadro y componentes de carretera pero con pedales y ruedas de montaña. Así podríamos definir de forma rápida y superficial las bicicletas de gravel y ciclocross.

A partir de aquí llega mi trabajo y es que, aunque a vote pronto pueda resultar algo complicado, debes detectar a simple vista las diferencias entre una bicicleta de gravel y una de ciclocross. Muchas personas tienden a confundir o a agrupar ambas disciplinas lo que les puede llevar a problemas tanto físicos (en forma de lesión) como mecánicos (las bicicletas no se utilizan exactamente para lo mismo). Una mala elección de talla o de modelo puede acarrear una mala postura y ello a la larga como sabemos puede ser perjudicial para nuestra salud.

Diferencias bicicleta de gravel y ciclocross

Tal y como comentaba las bicicletas de ciclocross y gravel NO son iguales.

Como norma general el ciclocross va muy vinculado a la práctica competitiva mientras que el gravel tiende a un uso más lúdico. Además el ciclocross transcurre por defecto en circuito y las distancias no acostumbran a ser muy largas. Sin embargo el gravel se desarrolla por pista y las distancias pueden llegar a ser muy largas.

Aunque se están creando las primeras competiciones propias de gravel podríamos decir que esta modalidad atrae a un público más cicloturista mientras que el ciclocross seduce a personas con ganas de ponerse un dorsal y de competir.

Estas diferencias tanto de uso como de perfil son las que llevan a los fabricantes a modificar las geometrías y los montajes. Las bicicletas de ciclocross presentan atributos enfocados a la competición y generalmente son bicicletas más agresivas y ligeras si las comparamos con los modelos exclusivos de gravel.

gravel bikepacking ciclocross
las bicicletas de gravel una opción perfecta para la practica del bikepacking

Podemos identificar visualmente una bicicleta de gravel por llevar una pipa más alta, un diseño muy parecido al que presentan las bicicletas de carretera gran fondo y que está pensando fundamentalmente para beneficiar la comodidad del ciclista con el paso de las horas.

Por otro lado, siguiendo con la estructura del cuadro, comentar que las bicicletas de gravel acostumbran a presentar un tubo horizontal más curvado mientras que las bicicletas de ciclocross tienen un corte más recto y agresivo. Podríamos decir que las bicicletas de gravel priorizan la comodidad, mientras que las de ciclocross buscan más rigidez y aerodinámica. La distancia entre ejes también es más grande en gravel.

En cuanto a componentes y accesorios también aparecen diferencias. Las cubiertas de gravel presentan un dibujo más liso, menos marcado y con una valón algo más ancho con la intención de alargar la vida útil de las mismas y de minimizar la pérdida en terrenos de asfalto o de pista compactada. En ciclocross la anchura máxima permitida de las cubiertas es de 33mm. Esta medida está limitada por la normativa de competición.

A nivel de desarrollo las bicicletas de ciclocross se comercializan últimamente con sistema monoplato, algo que permite quitar peso a la bicicleta (no necesitan desviador) y salvar el siempre molesto salto de cadena. En gravel las posibilidades de montaje y de elección acostumbran a ser más grandes. Doble plato y diferentes juegos de corona son los que tiene disponible el ciclista para afrontar con garantías cualquier tipo de pendiente.

diferencias bicicleta ciclocross gravel
A la izquierda una bicicleta de ciclocross, a la derecha una de gravel. Foto: Trek oficial

En ambas modalidades y en las bicicletas de gama media-alta se montan frenos de disco y pedales de MTB. Los cuadros pueden ser de aluminio o de carbono y las dos bicicletas se consideran una opción perfecta para la práctica del bikepacking.

Finalmente me gustaría invitar a todos aquellos que todavía no lo han hecho a presencia en directo una carrera de ciclocross. Se trata de un verdadero espectáculo. El ambiente que se genera es muy divertido y la mezcla de las diferentes categorías a la lo largo de la mañana permite que familias enteras vivan intensamente la pasión del ciclocross. En las carreras de ciclocross los ciclistas dan vueltas durante 60 minutos en circuito de 2-3 kilómetros. Se trata de una modalidad muy intensa y tremendamente técnica dónde la gestión de carrera, la inteligencia y la capacidad del ciclista para librar las averías acostumbran a marcar la diferencia. Una modalidad que despierta pasiones en Bélgica y los Países Bajos y que cada vez cuenta con más adeptos en nuestro país.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad