Gravel: las claves del nuevo ciclismo

Gravel: las claves del nuevo ciclismo

2214
2
Compartir
gravel , la nueva moda ciclista

Polivalencia, libertad y naturaleza. Probablemente las tres mejores palabras para definir el concepto de gravel. Una modalidad ciclista originaria de los Estados Unidos que ha llegado a Europa y a nuestro país con fuerza y como una de las tendencias actuales más importantes dentro del mundo del ciclismo.

¿Qué es el gravel?

Con el aumento de los accidentes, el tráfico excesivo de las grandes ciudades y la temeridad de algunos conductores el ciclismo se está convirtiendo cada día en un deporte más peligroso. Subirse a una bicicleta es toda una lotería y eso de jugarse la vida constantemente a nadie le gusta. Por este motivo y por muchos otros nació el gravel, una modalidad ciclista diferente y con un público creciente que le permite presentarse como una de las mejores alternativas deportivas en la actualidad.

Debemos considerar el gravel como una adaptación ciclista a nuestros tiempos en forma de una interesante mezcla entre ciclismo de carretera y ciclismo de montaña. El gravel nos permite exprimir al máximo los alicientes de ambas disciplinas  y disfrutar de un ciclismo sin límites ni restricciones que aparezcan fruto de la montura de nuestra bicicleta.

Con el gravel se acabó decidir entre montaña y carretera, entre asfalto y tierra. Ahora puedes disfrutar gracias a esta disciplina de un ciclismo más versátil y más dinámico.

Con el gravel se acabó aquello de decidir entre asfalto y tierra.

Bicicletas gravel: características

El gravel como cualquier modalidad ciclista tiene a su propia bicicleta. Una bicicleta diferente pero que a nivel estético presenta un parecido más que razonable con las bicicletas de carretera.

Aún así y por mucho que algunos se empeñen en afirmarlo, las bicicletas gravel son bastante más que bicicletas de carreteras con las ruedas gordas, ya que los cuadros, los acabados y toda la estructura son mucho más resistentes que los que pueda presentar una bicicleta convencional de asfalto. Además las “gravel” se acostumbran a montar con unos desarrollos  más parecidos a los del MTB que a los de carretera.

Las características de una bicicleta gravel son bastante particulares y a las anteriormente mencionadas se les suma el montaje de unos neumáticos bastante más anchos que a los habituales de 23 o 25 mm y la incorporación de unos frenos de disco hidráulicos o mecánicos para mejorar la seguridad y garantizar una mejor calidad de frenada.

Las gravel tienen sus propias características

Te aconsejo que si te estás planteando seriamente la compra de una bicicleta gravel no caigas en el fatal error de pensar que estás comprando una bicicleta de carretera pesada o una mountain bike sin suspensión. Libérate de estos pensamientos negativos y trata de concebir el gravel como una modalidad diferente, independiente y con sus propios alicientes. Una bicicleta gravel siempre te va a aportar mucha más libertad y mucho más dinamismo que una bicicleta de carretera súper ligera o una mountain bike con doble suspensión.

¿Gravel o carretera?

La duda entre comprarse una bicicleta de carretera o una de gravel es bastante común entre los ciclistas aficionados. El hecho de tener que decantarse por una u otra modalidad es un verdadero problema y como es lógico nadie quiere arrepentirse de la decisión apenas unos meses después.

En primer lugar debes tener claro que el gravel te aporta siempre más libertad que la carretera, que la bicicleta es más polivalente y que  no te vas a quedar nunca más con las ganas de adentrarte por algún caminito de tierra.

Si eres un ciclista que no compite, ni quiere ir a buscar grandes objetivos en marchas cicloturista te recomiendo que te decantes por el gravel. Una decisión que casi con total seguridad también aplaudirán tus familiares al tratarse de una modalidad bastante más segura que el ciclismo de carretera.

El gravel se puede practicar durante todo el año y con una bicicleta de esta tipología vas a poder rodar de forma segura y divertida por pistas de tierra y por recorridos alternativos que nunca disfrutarías con una bicicleta de carretera. Con esta nueva modalidad ciclista la relación directa con la naturaleza y con los paisajes es también mucho más destacada.

Con esta nueva modalidad puedes adentrarte en plena naturaleza.

 Por el contrario si te gusta competir u ocasionalmente te planteas objetivos concretos te recomiendo que te decantes por la bicicleta de carretera. Una disciplina más clásica en la que la velocidad y la competitividad es mucho más elevada.

Trata de valorar tus intenciones a corto y a largo plazo y a partir de aquí toma una decisión final.  Ante la duda  te aconsejo que te decantes por una bicicleta gravel, en caso de perder la forma por algún contratiempo personal o familiar el rencuentro con las dos ruedas siempre será algo más placentero.

Gravel y ciclocross (CX): diferencias y semejanzas.

Muchas personas tienden a confundir el ciclocross con el gravel. Dos disciplinas con similitudes evidentes pero también con pequeñas diferencias que conviene tener en cuenta.

A grandes rasgos y a nivel visual la estructura de ambas bicicletas es prácticamente idéntica. De hecho bastantes marcas del sector tienden a agrupar ambas disciplinas dentro del mismo perfil, grave error. Las bicicletas de ciclocross y las de gravel no son iguales.

Aunque pueda parecer lo mismo la orientación de las dos modalidades  y por lo tanto también de las bicicletas es totalmente diferente. El ciclocross va muy ligado a la práctica competitiva y a entrenamientos o competiciones de corta o media duración, mientras que el gravel  va enfocado, a un perfil más cicloturista y a grandes distancias.

 A simple vista se pueden apreciar las diferencias geométricas entre una bicicleta de gravel (foto inferior) más cómoda y un de ciclocross (arriba) bastante más agresiva.

Por este motivo la geometría y el montaje de ambas bicicletas es diferente. Las bicicletas de ciclocross (CX) presentan unas características propias orientadas a la competición y generalmente son bicicletas más agresivas que las gravel.

La pipa de las bicis de gravel suele ser más alta, en un diseño muy similar a las bicicletas de carretera gran fondo con la intención de mantener la comodidad del ciclista con el paso de las horas.

A nivel de montaje tanto el desarrollo como las cubiertas presentan importantes diferencias. Las cubiertas de gravel tienen un taco menos marcado y acostumbran  a ser más anchas con la intención de tener una mayor duración y perder lo mínimo posible al rodar por carretera.

En cuanto al desarrollo las bicicletas de gravel presentan una mayor número de opciones, con más coronas y la posibilidad o no de montar un monoplato. El ciclocross se decanta actualmente siempre por el monoplato.

Finalmente el “sloping” o inclinación del tubo horizontal también acostumbra  a presentar diferencias. Las bicicletas de ciclocross son más rectas con un corte más agresivo, mientras que las de gravel presentan un tubo horizontal más curvado. A grandes rasgos las bicicletas de ciclocross son más rígidas y algo más manejables en curva, mientras que las gravel son más cómodas y más polivalentes.

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

  1. Buen articulo. Muchas gracias. Justo estoy en este dilema. Pero podría saber si puedes poner un neumático de carretera en el caso haga una salida de carretera.

  2. Hola: claro que puedes, yo estuve en ese mismo dilema viniendo de una de carretera. Compre una trek sl5gravel y un juego de ruedas para carretera, y no puedo estar más contento. Ahora no entiendo cómo más gente no opta por estas bicis. Salud.

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad