El Real Madrid, preocupado por el estado físico Benzema

El delantero no acaba de recuperarse de sus molestias musculares y hay inquietud con que pueda volver peor tras jugar el Mundial

Sigue sin entrenarse a pleno rendimiento con Francia, lo que demuestra que estaba lesionado y no pudo jugar con su equipo

Benzema y Varane entrenan entrenan al margen del grupo

@equipedefrance

Alejandro Alcázar

Alejandro Alcázar

Pasan los días y Karim Benzema sigue sin recuperarse al cien por cien de sus problemas musculares, que le impiden entrenarse al mismo ritmo que sus compañeros de la selección francesa. En el Real Madrid empieza a preocupar que sus dolencias sigan alargándose en el tiempo y más con un Mundial de por medio que quiere jugar. Una situación compleja que podría devolverlo a Valdebebas peor de lo que se fue una vez finalizado el campeonato.

El seleccionador francés Didier Deschamps todavía no sabe si podrá contar con el delantero madridista para el debut mundialista ante Australia. Benzema alterna entrenamientos con sus compañeros y en solitario, toca balón, pero no acaba de completarlos, aunque los responsables de los tricolor alegan que sigue un plan específico para llegar en buenas condiciones al estreno. Son los mismos mensajes que daba Ancelotti, que en vísperas de los últimos partidos acababa confirmando que sería baja y así hasta en cinco de los últimos seis de los madridistas.

PIEZA CLAVE EN EL REAL MADRID

Benzema es pieza clave en el engranaje del equipo de Ancelotti, del que esperan que afronte la segunda fase de la temporada en plenas condiciones después de una primera en la que ha estado casi el mismo tiempo en la enfermería (835’) que en el campo jugando (955’). La lectura positiva durante su ausencia ha sido la irrupción de Rodrygo como sustituto, dando la oportunidad al brasileño de tener continuidad y así dar el salto para demostrar que puede ser titular.

El francés se lesionó el 6 de septiembre cuando sufrió una lesión en el músculo semitendinoso en el cuádriceps y una sobrecarga en el muslo derecho. Estuvo 23 días recuperándose y volvió a jugar, pero dos semanas después volvió a la enfermería por una ‘fatiga muscular’ según informaba Ancelotti ante la ausencia de partes médicos. El italiano aseguraba que no tenía “buenas sensaciones” en los entrenamientos, y que si no estaba al cien por cien no jugaba. Ahora la responsabilidad es para Deschamps, que tendrá que decidir si juega o no dependiendo de las “sensaciones” que tenga el madridista.