Negro futuro para los cedidos del Real Madrid

Negro futuro para los cedidos del Real Madrid

Kubo no tiene sitio en el Real Madrid
Kubo no tiene sitio en el Real Madrid | Efe

Odriozola y Mayoral tienen opciones de volver en el proyecto que prepara el club para la próxima temporada

Brahim tiene un año más de cesión en el Milán, y Kubo, Reinier, ambos extracomunitarios, y Chust no tienen sitio

De los seis jugadores que el Real Madrid tiene cedidos, sólo dos tendría opciones de quedarse en la plantilla para la próxima temporada, Odriozola y Mayoral. Los otros cuatro no entran en los cálculos del club por diferentes motivos. Kubo, Reinier, Brahim y Chust tienen difícil quedarse, aunque en principio se incorporarían en pretemporada, salvo Brahim, siempre y cuando no encuentren destino antes de que empiece.

Odriozola vuelve de su cesión en la Fiorentina y tendría plaza en la plantilla como relevo de Carvajal y liberando de esas labores defensivas a Lucas Vázquez que recuperaría su posición por delante. Sin embargo, el Madrid no descarta un traspaso ante el interés de la Fiorentina en ficharlo e incluso la Juventus que ha mostrado interés por el donostiarra, así como alguno de los candidatos a la presidencia del Athletic. Borja Mayoral también podría tener una oportunidad de quedarse si pasa el examen al que le someterá Ancelotti en pretemporada. El Madrid busca un nueve y el canterano pugna al puesto junto al castillista Lacasa siempre y cuando no fichen otro nueve para ser suplente de Benzema.

SIN SITIO EN EL EQUIPO

Los que no tienen opciones de quedarse por su condición de extracomunitarios son Takefusa Kubo y Reinier. El primer equipo tiene cubiertas las tres plazas de extranjeros por Vinicius, Rodrygo y Militao. Ambos seguirán cedidos sin descartar un traspaso en caso de que llegue alguna oferta interesante por ellos. Ninguno ha brillado en sus cesiones esta temporada, por lo que necesitan mejorar sus prestaciones si en el futuro aspiran a ser parte de la plantilla madridista. Son dos jugadores interesantes que ficharon por su proyección pero no acaban de explotar.

Brahim tiene un año más de cesión en el Milán, donde ha brillado aunque con un rendimiento de más a menos. Al equipo italiano le seduce la posibilidad de quedárselo en propiedad, pero su oferta es baja y el Madrid no lo va a regalar. De hecho y si Ancelotti lo pide, podría volver en caso de que Asensio y Ceballos abandonen el equipo. El último es el central Chust, que ha jugado cedido en el Cádiz. El fichaje de Rudiger le cierra la puerta de regreso con Vallejo también en el equipo. El club podría promocionar al castillista Gila que ha destacado esta temporada y al que Ancelotti ha hecho debutar.