Asensio amenaza con explotar

No está contento con el rol que tiene con Ancelotti y amenaza con pedir su salida en el mercado de invierno

Ha pasado de ser el niño mimado de Zidane a tener que competir para ganarse el puesto y los minutos

Asensio habló en rueda de prensa antes del importante partido de cuartos de final de los Juegos ante Japón | PERFORM

Marcos Asensio no está contento con el papel que tiene a las órdenes de Carlo Ancelotti. De vivir al refugio de los mimos de Zidane, lo puso 48 de los 52 partidos de la temporada pasada rindiera o no, a tener que competir con sus compañeros por ganarse los minutos. El italiano ha cambiado su rol y lo ha pasado de delantero a centrocampista, donde tiene mucha competencia y más con el fichaje de Camavinga, que ha sorprendido por su rápida y efectiva adaptación al equipo.

Asensio no ha sido titular en ninguno de los seis partidos disputados por el Real Madrid cuando el curso pasado era fijo para Zidane. Suma 68 minutos en cinco suplencias y no jugó ni un minuto en Valencia. Quedarse en el banquillo en Mestalla ha provocado esa amenaza de explotar y pedir su salida en el mercado de invierno, según ‘El Larguero’, aduciendo que en verano tuvo ofertas muy importantes (Tottenham y Milán) y las rechazó por quedarse en el Madrid.

LA DURA COMPETENCIA

Ancelotti prefiere a Bale en la derecha y Rodrygo como relevo directo antes que al balear. Pero el italiano no ha cambiado su idea ni con la lesión del galés, principalmente porque Vinicius se ha colado en el puesto de Hazard y ahora el belga es el relevo de Bale con Rodrygo como primer relevo. Asensio no se ha ganado el puesto después de las muchas oportunidades que tuvo con Zidane para asentarse en el equipo titular. Sus prestaciones dejaron mucho que desear en una temporada en el que fue criticado por su irregularidad y escasa aportación ofensiva: 7 goles en 48 partidos.

La competencia va a seguir creciendo para Asensio ya sea en la medular o en el ataque. O eleva su rendimiento, asume galones cuando juegue y encaja en el entramado táctico en el juego sin balón, o su presencia seguirá menguando. El Madrid no es el PSG y si quiere irse le abrirá la puerta, pero no lo va a regalar. Tiene contrato hasta el 2023 y una cláusula de 700 millones de euros. Si llega una buena oferta, el club no la rechazará si el jugador solicita marcharse en una etapa en la que están renovando el equipo sin que el balear haya demostrado ser un jugador importante después de seis temporadas en el equipo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil