Cesc Fàbregas confiesa que Henry le convenció para fichar por el Mónaco

El mediocentro catalán ha admitido que no habría fichado por el equipo monegasco si no fuese por la insistencia de Henry

Cesc y Henry coincidieron en el Arsenal entre 2003 y 2007, donde formaron una gran relación

Cesc habló con lEquipe dos años después de su llegada a Mónaco
Cesc habló con lEquipe dos años después de su llegada a Mónaco | AFP

En enero de 2019, Cesc Fàbregas dejó el Chelsea para poner rumbo a Mónaco, donde le esperaba una nueva etapa de su carrera futbolística en el futbol francés.

En Mónaco, se reencontró con un viejo amigo, Thierry Henry, que en ese momento era el entrenador del equipo del principado. Henry y Cesc se conocieron en el Arsenal, donde coincidieron desde la llegada del catalán en 2003, hasta la salida de Henry hacia Barcelona, en 2007. Cuatro temporadas en las que se formó una gran relación de amistad entre ambos.

Una relación sin la que, muy posiblemente, tal y como ha confesado el centrocampista de Arenys de Mar, Fàbregas no hubiera acabado jugando en el Estadio Luis II. Así lo ha explicado el propio Cesc en una entrevista en l'Equipe: "Probablemente no (hubiera venido a Mónaco). Es un amigo mío. Me llamó sin parar durante tres o cuatro semanas" admite el exbarcelonista. 

Cesc y Henry celebrando un tanto juntos en la última temporada en Highbury

| EFE

Aunque, finalmente, los malos resultados condenaron a Henry, que fue despedido pocas semanas después de la incorporación de Cesc, dejando al Campeón del mundo en 2010, en Mónaco, pero sin su amigo para ayudarle: "Sé que puede ocurrir. El fútbol no espera a nadie. Un día eres el mejor y al día siguiente eres el peor. Puedes ganar un Mundial, pero si no eres bueno al día siguiente, la gente te silbará. Así es el fútbol. Te jubilas y unos años después los niños ya no te conocen. Durante tu carrera, te invitan a un restaurante y dos años después tienes que pagar como todo el mundo. Así son las cosas", admitió.

A sus 33 años, Cesc sigue a demostrando un buen nivel en la Ligue 1, una competición de la que ha analizado su evolución: "Es un campeonato muy físico, con muchos contraataques, muchos regates también. A veces veo pases fáciles y los jugadores prefieren regatear. Pero hay mucho talento".

Cesc también habló de Neymar, con el que coincidió durante una temporada en el Barça, y lamentó que no juegue más partidos como '10' en el PSG, dado su talento en esa posición: "Neymar es especial. Dondequiera que juegue, siempre marcará la diferencia. A los jugadores les gusta eso, puedes darles un poco más de libertad. Pero a otros no", comentó antes de nombrar a los futbolistas, que se pueden permitir no defender por su capacidad para decidir encuentros: "Messi, Cristiano y Neymar, pero Neymar defiende", dijo.

Cesc se está recuperando de una lesión en el gemelo izquierdo que le mantiene alejado de los terrenos de juego desde principios de diciembre. Este sábado, el Mónaco se enfrenta al Olympique de Marsella en un partido que puede definir las opciones reales de ambos equipos en la Ligue 1, un encuentro en que Cesc podría reaparecer un mes y medio después de su última lesión.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil