Los deberes de Diego Martínez en el Espanyol

Los deberes de Diego Martínez en el Espanyol

Diego Martínez, en su presentación con Mao Ye (i.) y Domingo Catoira (d.)
Diego Martínez, en su presentación con Mao Ye (i.) y Domingo Catoira (d.) | @RCDEspanyol

El nuevo técnico deberá resolver en los próximos días aspectos como las salidas, renovaciones y llegadas para diseñar su plantilla

Diego Martínez se reencontrará con Vadillo, al que tuvo en el Granada, y podría ser clave para el fichaje de Domingos Duarte

Como agua de mayo se esperaba la llegada de Diego Martínez en el Espanyol. Una vez consumada, el nuevo técnico empieza junio ya con varias patatas calientes a resolver cuanto antes. De la mano del director deportivo Domingo Catoira y siempre con el beneplácito y las indicaciones del propietario, Chen Yansheng, es momento de engrasar la maquinaria de cara a un mercado estival que se antoja clave para dar el ansiado paso al frente como proyecto.

Antes de entrar, dejen salir. Y en esa tesitura se encuentran varios futbolistas con condiciones distintas. Quedan libres el 30 de junio Oier, Dídac y Mérida, que no no continuarán. El portero será indemnizado con 30.000 euros al no ejecutar el año opcional de su contrato, apunta ‘La Grada’. También expira el vínculo de los López, Diego y David, dos pilares del vestuario. Diego Martínez deberá decidir si quiere contar con ellos. Aunque su futuro apuntaba a estar lejos del RCDE Stadium, parece que hay intención de ofrecerle otro año al cancerbero aunque habrá que ver con qué condiciones y si el de Paradela acepta. Con el polivalente jugador catalán, que admitió recientemente en ‘PQV’ que desea seguir, está menos claro.

A día de hoy solo se han ido los tres cedidos que no tenían opción de compra como Morlanes, Yangel Herrera y Loren. Vilhena sí la tiene, de algo menos de tres millones, y aunque la idea era pagarla su bajón de rendimiento y cambio de entrenador podrían cambiar el escenario.

Otro aspecto crucial es el de las renovaciones. Preocupa especialmente Melendo, emblema del club pero que no aguantará otro año a la sombra por mucho que sienta los colores. Está tentado por el Almería de Rubi, el técnico que le catapultó, y que además ha ascendido. Por su parte, los contratos de Pedrosa y Darder expiran en 2023 pero se quiere dejar todo atado: renovación o venta. No habrá problemas con el de Artà, más dudas existen con el lateral zurdo. De Tomás come aparte. Cada vez hay más runrún sobre su futuro y él debe ser la estrella del proyecto, pero con una buena oferta y si RDT se lo piensa, nunca se sabe.

Hay otros futbolistas como Joan Garcia, Miguelón, Embarba y Dimata que tiene vínculo más largo pero no han rendido acorde a lo esperado y podrían cambiar de rumbo. Habrá que hacer espacio a los cedidos que regresan como Víctor Gómez, Pol Lozano, Vadillo, Vargas y Becerra. Los dos canteranos se han ganado el derecho a triunfar en el primer equipo, mientras que Becerra no tiene sitio. Vadillo, que brilló en Granada con Diego Martínez, podría vivir una segunda oportunidad mientras que el ‘Monito’, con un gran año en Turquía, apunta a ser traspasado.

Por último, pero no menos importante, el capítulo de llegadas. Brian Oliván y Joselu están hechos a falta de oficialidad y llegará seguro un central y un centrocampista. Domingos Duarte, del Granada y al que Martínez conoce a la perfección, suena con mucha fuerza. Todos los pasos irán, o deberían ir, en la línea ambiciosa que dejó clara el entrenador en su presentación.

Temas