Un Raúl culé con el espíritu de Puyol

Raúl Expósito es uno de los grandes talentos defensivos del fútbol base del Barça. El sabadellense actúa en el Cadete B tanto de lateral como de central

A sus 14 años, Expósito destaca por un carácter y determinación para ganar los duelos defensivos que le convierten en un defensa de enorme proyección

Las promesas de La Masia: Raúl Expósito

MAITE JIMÉNEZ

Jaume Marcet

Jaume Marcet

Disfrutar defendiendo y jugar en el Barça puede parecer contradictorio, pero Raúl Expósito es un buen ejemplo de que en la cantera del Barça crecen perfiles de jugadores de naturaleza muy diferente. Raúl tiene ADN Barça. El nombre de Raúl tiene connotaciones históricas madridistas pero Raúl Expósito es 100% culé.

El sabadellense juega de blaugrana desde la temporada 2016-17. Llegó al prebenjamín del Barça procedente del Tibidabo Torre Romeu. Es el club de uno de los barrios más humildes de la capital vallesana. Todos los habitantes de Torre Romeu tienen un fuerte sentimiento de pertenencia a este distrito.

El orgullo es una de las características de Raúl Expósito, un defensa que compite de una manera bestial. En Sant Joan Despí consideran que, con Cubarsí, es el jugador de la cantera del Barça con mayor empaque defensivo. Raúl tiene un buen toque de balón y notables cualidades ofensivas, pero el aspecto diferencial de su juego es la pasión con la que defiende. Cuando hay un balón dividido, Raúl Expósito se impone siempre con autoridad. Ya no es una cuestión de fuerza ni velocidad, Raúl le suma, a estas virtudes físicas, una concentración y una valentía en los duelos que le convierten en un seguro defensivo.

Un gesto curioso del central del Cadete B del Barça Raúl Expósito

Un gesto curioso del central del Cadete B del Barça Raúl Expósito / Dani Barbeito

Líder de la defensa

Cuando todos tus compañeros gozan tocando, creando y atacando, Raúl va contra corriente y es feliz anticipándose a los delanteros rivales y mandando en la zaga.

Su manera de liderar la defensa recuerda a la de Carles Puyol. Como el mítico ex-capitán culé, Raúl no necesita cometer faltas para imponer su ley. Es la ley del que marca la línea con autoridad y determinación. Para defender se necesita sumar cualidades físicas y habilidades tácticas pero además de ello, el sabadellense le añade un extra de coraje que le permite evitar los contragolpes de los rivales.

Ocho temporadas de formación en el Barça

A campo abierto y ante atacantes muy veloces, es donde, en ocasiones sufre, pero su colocación e instinto defensivo le permite apagar todos los fuegos que se pueden propagar en un partido. A sus 14 años, este cadete de primer año suma su octava temporada en el fútbol base del Barça.

En el fútbol-11 apenas suma 51 partidos de liga en los que ha anotado seis goles. Aunque su posición natural es la de central, Raúl tiene un sexto sentido para sacar provecho de las jugadas de estrategia.

Adrián Cuadrado celebra un gol con Raúl Expósito, Morifing Siriki e Ismael Ziani

Adrián Cuadrado celebra un gol con Raúl Expósito, Morifing Siriki e Ismael Ziani / Dani Barbeito

Sin ser excesivamente alto, se eleva con mucha potencia en el salto lo que le permite rematar con ventaja. Además, tiene mucha facilidad para aprovechar cualquier balón suelto en el área. Defender el área propia es su principal misión pero cuando pisa el área del rival también es dominante. En la mayoría de torneos de fútbol-7 ha destacado marcando goles que han significado triunfos destacables como en La Liga Promises.

Raúl Expósito, en la temporada 2020-21 con el Alevín A

Raúl Expósito, en la temporada 2020-21 con el Alevín A / Javier Ferrándiz

En las últimas temporadas ha alternado la posición de central con la de lateral. De ‘2’ rinde a un gran nivel y especialmente con la idea de la dirección del fútbol base que apuesta por laterales bajos que limitan sus subidas al ataque y tienen un rol más de correctores que de carrileros.