El Marsella resucita ante el Sporting de Trincao

El Marsella resucita ante el Sporting de Trincao

A pesar del retraso del partido, el Olímpico de Marsella se llevó la victoria frente al Sporting CP con un resultado de 4-1. | TELEFÓNICA

El exazulgrana adelantó a los portugueses en el primer minuto pero la expulsión de Adán les condenó

'Les olympiens' logran su primera victoria en esta edición de la Champions y se meten en la pelea

Dos malas actuaciones del portero español Antonio Adán, que acabó expulsado, condenaron al Sporting de Portugal, que se había adelantado en el primer minuto frente al Olympique de Marsella, que pudo remontar (4-1) y sumar sus primeros tres puntos en la Liga de Campeones y se reenganchó a la competición.

FICHA TÉCNICA
Champions League

MAR

4 ________________ 1

SCP

ALINEACIONES

Marsella

Pau López; Mbemba, Balerdi, Bailly (Gigot 77'); Clauss (Kaboré 33'), Guendouzi, Veretout (Rongier 62'), Tavares; Ünder (Gueye 62'), Harit (Gerson 77'), Alexis.

Sporting CP

Adán; Inácio, St.Juste (Marsà 46'), Reis; Esgaio, Ugarte (Nazinho 46'), Morita, Nuno Santos (Paulinho 46'); Trincao, Gonçalves (Sotiris 46'); Edwards (Israel 26').

Goles

0-1 M.1 Trincao; 1-1 M.14 Alexis; 2-1 M.16 Harit; 3-1 M.28 Balerdi; 4-1 M.84 Mbemba.

Árbitro

Davide Massa (Italia) T.A.: Veretout (43') / St.Juste (34'), Santos (40'), Esgaio (43') T.R.: Adán (23').

Incidencias

Orange Velodrome. Puerta Cerrada.

Tras un tempranero tanto de Trinçao, el exmeta del Real Madrid regaló el empate al chileno Alexis Sánchez, estuvo en el origen del segundo tanto marsellés y recibió una roja directa que obligó a su equipo a afrontar más de una hora de juego por debajo en el marcador y con un hombre menos.

Impulsado por el marroquí Amine Harit, con un luchador Alexis Sánchez, el Marsella aprovechó la ocasión para seguir soñando con Europa.

El Sporting, que había sumado dos triunfos hasta ahora, deberá seguir peleando. El equipo de Ruben Amorim demostró la irregularidad que le tiene atenazado en el campeonato nacional.

La noche se anunciaba extraña, con las gradas casi vacías por una sanción impuesta al Marsella y un inicio retrasado a causa de los atascos que provocaron la llegada tardía de los portugueses.

Un retraso que fue mayor de lo previsto, lo que provocó el enfado evidente del técnico marsellés, Igor Tudor, que lo hizo saber a los oficiales de la UEFA en el túnel de vestuarios.

El desconcierto siguió en el césped en el campo francés y Trincao, jugador cedido por el Barcelona, lo aprovechó a los 50 segundos en una internada por la izquierda en la que apenas encontró resistencia hasta presentarse en la frontal del área y poder colocar una parábola en el palo contrario que superó al meta español Pau López.

Se mascaba la tragedia en el Velódromo inerte, donde comenzaba a temerse una decimoséptima derrota en los últimos 18 partidos europeos, pero la comodidad con la que negociaba el duelo el equipo luso viró en exceso de confianza en su guardameta y capitán, el español Antonio Adán, que a los 13 minutos despejó tarde y se encontró con una pierna del chileno Alexis Sánchez, que conseguía el primer tanto de los franceses en esta edición de la Liga de Campeones.

Tres minutos más tarde, Adán volvió a entregar el balón al rival, que en un rápido contragolpe desactivó la defensa lisboeta y permitió al marroquí Harit adelantar a su equipo.

El exmeta del Real Madrid prolongó el nerviosismo y dio la estocada a su equipo cuando en el 23 salió de su área para despejar un balón, pero lo hizo con una mano, lo que le valió la expulsión.

El partido se le había colocado muy cuesta arriba al Sporting, que en el 28 vio empeorar la situación cuando el uruguayo Franco Israel, que ocupó el puesto bajo los palos, no midió bien la salida en un saque de falta y facilitó el tercer gol marsellés, en un buen cabezazo del argentino Leonardo Balerdi.

Tras el descanso, Ruben Amorim revolucionó su equipo en busca de más verticalidad, pero también sabedor de que tenía muy difícil dar la vuelta al duelo, que decayó en intensidad, sobre todo en las áreas, donde apenas se contaron las llegadas.

En una de las pocas, Mbemba se deshizo de la defensa lusa para lograr el cuarto tanto cuando solo quedaban seis minutos para el final y Alexis Sánchez falló el quinto con la portería vacía.